Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

coronavirus

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Publicado en por Skiper

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Fuente: https://dailyexpose.uk/2022/04/13/us-dod-contract-covid-research-ukraine-nov-2019/

Traducción, corrección de la traducción, remarcado y subrayado del texto relevante: Skiper

El mundo comenzó a escuchar sobre un nuevo coronavirus a principios de enero de 2020, con informes de una supuesta nueva enfermedad similar a la neumonía que se extendió por Wuhan, China. Sin embargo, el mundo no supo realmente de Covid-19 hasta febrero de 2020, porque no fue hasta el día 11 de ese mes que la Organización Mundial de la Salud nombró oficialmente a la nueva enfermedad del coronavirus como Covid-19.

Entonces, siendo esta la verdad oficial, ¿Por qué los datos del gobierno de los Estados Unidos muestran que el Departamento de Defensa de los EE.UU. (DOD) otorgó un contrato el 12 de noviembre del 2019 a Labyrinth Global Health INC. para la 'Investigación COVID-19', al menos un mes antes de la supuesta aparición del nuevo coronavirus y tres meses antes de que se le denominara oficialmente Covid-19?.

Sin embargo, los impactantes hallazgos no terminan ahí. El contrato adjudicado en noviembre de 2019 para la 'Investigación COVID-19' no solo tenía instrucciones de llevarse a cabo en Ucrania, sino que, de hecho, era parte de un contrato mucho más grande para un 'Programa de reducción de amenazas biológicas en Ucrania'.

Quizás eso explica por qué Labyrinth Global Health ha estado colaborando con EcoHealth Alliance de Peter Daszak y Metabiota de Ernest Wolfe desde su formación en 2017.

 

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

El Gobierno de los Estados Unidos tiene un sitio web llamado 'USA Spending', una fuente oficial de datos abiertos de información sobre el gasto federal. Según el sitio, el 12 de abril de 2021, el gobierno de los EE.UU. ha gastado 3,63 billones de dólares "en respuesta a COVID-19". Pero esa no es la única información sobre Covid que se puede encontrar dentro del sitio.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Ocultos dentro de la 'Búsqueda de adjudicaciones' hay detalles sobre un contrato otorgado por el Departamento de Defensa a una empresa llamada 'Black & Veatch Special Projects Corp', que supuestamente es "una empresa global de ingeniería, adquisiciones, consultoría y construcción que se especializa en el desarrollo de infraestructura"...

El contrato fue adjudicado el 20 de septiembre de 2012 y se describe como “Servicios Profesionales, Científicos y Técnicos”. Obviamente, esto es muy vago y muy probablemente de poco interés para cualquiera que se tope con este dato. Pero hay algo contenido en lo profundo de los detalles que debería ser de interés para cualquiera y para todos.

El 'Historial de adjudicaciones' para el contrato contiene una pestaña para 'Sub-Adjudicaciones' que detalla los destinatarios, la fecha de acción, el monto y una descripción muy breve de 115 transacciones de Sub-Adjudicación. La mayoría de los Sub-Awards son extremadamente mundanos para cosas como "equipo de laboratorio para Kiev" o "muebles de oficina para Kiev".

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Pero hay un Sub-Premio que se destaca entre los demás, y se le otorgó a Labyrinth Global Health INC por "Documentación de manuscritos de SME e investigación de COVID-19".

Un premio para la investigación de Covid-19 no es exactamente impactante cuando el mundo supuestamente está bajo las garras de una pandemia de Covid-19, pero considerando el hecho de que el subcontrato se adjudicó el 12 de noviembre de 2019, al menos un mes antes de la supuesta aparición de el nuevo coronavirus, y tres meses antes de que se denominara oficialmente Covid-19, el premio a la investigación de Covid-19 debería ser una sorpresa para todos.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Pero la conmoción no termina ahí, porque el lugar donde se ordenó el contacto para la investigación de Covid-19 fue Ucrania, al igual que todo el contrato otorgado por el DOD a Black & Veatch Special Projects Corp.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Los detalles del contrato que se encuentran en el sitio 'USA Spending' en realidad revelan que el departamento específico del Departamento de Defensa que otorgó el contacto fue la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA). El contrato se adjudicó el 20 de septiembre de 2012 y concluyó el 13 de octubre de 2020.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Si bien los detalles son vagos, el sitio del gobierno de EE.UU. también revela que $21,7 millones del contrato de $116,6 millones se gastaron en un "programa de reducción de amenazas biológicas en Ucrania".

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

¿Por qué el Departamento de Defensa pagó a una empresa que supuestamente es “una empresa global de ingeniería, adquisición, consultoría y construcción especializada en desarrollo de infraestructura” para ayudar a implementar un “programa de reducción de amenazas biológicas en Ucrania”?.

¿Y por qué tanto el DOD como dicha compañía pagaron a Labyrinth Global Health INC para llevar a cabo una investigación de COVID-19 en Ucrania al menos un mes antes de la supuesta aparición del nuevo coronavirus, y tres meses antes de que se llamara oficialmente Covid-19?.

Fundada en 2017, Labyrinth Global Health supuestamente es una "pequeña empresa propiedad de mujeres con una gran experiencia y un historial comprobado que apoya iniciativas para el avance científico y médico".

Se describen a sí mismos como “una organización multicultural e internacional con oficinas en cuatro países y un equipo de expertos con diversos antecedentes y competencias, que incluyen microbiología, virología, salud global, enfermería de enfermedades infecciosas emergentes, antropología médica, epidemiología de campo, investigación clínica y salud y sistemas de información."

Una de esas oficinas está ubicada en Kiev, Ucrania, que la compañía denomina "una puerta de entrada a Europa del Este".

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

El equipo de liderazgo de Labyrinth Global está formado por Karen Saylors, PHD, quien es la Directora Ejecutiva; Mary Guttieri, PHS, quien es directora científica; y Murat Tartan, quien es el director financiero.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Karen Saylors, PhD, quien cofundó Labyrinth Global Health, supuestamente ha trabajado en el campo de la salud pública internacional durante más de una década y ha pasado muchos años viviendo en África estableciendo redes de vigilancia global, “trabajando con socios para mejorar la política de salud global sobre enfermedades infecciosas” detección, respuesta y control de enfermedades”.

En Labyrinth, el Dr. Saylors se especializa en estudios que tienen como objetivo comprender y mitigar el riesgo biológico y conductual de transmisión de enfermedades. El Dr. Saylors trabajó con la Red de Ensayos Clínicos de la Universidad de Oxford en Vietnam en la investigación de vigilancia de enfermedades zoonóticas y continúa coordinando con socios regionales sobre brotes emergentes en poblaciones animales y humanas.

Pero, ¿Quiénes son los socios con los que la Dra. Karen Saylors y Labyrinth Global Health eligen trabajar?. No son otros que la 'Eco Health Alliance' y la 'Metabiota'.

La Dra. Karen Saylors, Eco Health Alliance y Metabiota trabajaron juntos en el programa 'PREDICT' de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) desde 2009, mientras que Labyrinth Global Health trabajó junto con EHA y Metabiota en el programa PREDICT desde 2017.

Lanzado en 2009 y financiado por USAID, PREDICT fue un sistema de alerta temprana para enfermedades nuevas y emergentes en 21 países. Fue dirigido por el Davis One Health Institute de la Universidad de California ("UC") y los socios principales incluyeron EcoHealth Alliance ("EHA"), Metabiota, Wildlife Conservation Society y Smithsonian Institution, y como acabamos de revelar; Laberinto Salud Global. PREDICT fue un precursor del Proyecto Global Virome más ambicioso.

La USAID describe a PREDICT por haber realizado “contribuciones significativas para fortalecer la vigilancia global y las capacidades de diagnóstico de laboratorio para virus conocidos y recientemente descubiertos dentro de varios grupos de virus importantes, como los filovirus (incluidos los ebolavirus), los virus de la influenza, los paramixovirus y los coronavirus”.

Este es uno de los muchos estudios publicados por Eco Health Alliance, Metabiota y Labyrinth Global Health que prueban la conexión:

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

PREDICT se asoció con la organización sin fines de lucro Eco Health Alliance (EHA) para llevar a cabo su esfuerzo de 9 años para catalogar cientos de miles de muestras biológicas, “incluidos más de 10,000 murciélagos ”. Un estudio de 2015 financiado por PREDICT sobre "diversidad de coronavirus en murciélagos" también incluyó a Peter Daszak, presidente de EHA, entre sus participantes.

Eco Health Alliance figura como socio del Instituto de Virología de Wuhan ("WIV") en las páginas archivadas de su sitio web y fue mencionado como uno de los "socios estratégicos" del instituto por el Director General Adjunto del Instituto de Virología de Wuhan en 2018.

En particular, la relación entre el Instituto de Virología de Wuhan y el establecimiento estadounidense de biodefensa fue promovido por el asesor de políticas de EHA, David R. Franz, ex comandante del laboratorio de armas biológicas de EE.UU. en Fort Detrick.

La Dra. Shi Zhengli de Instituto de Virología de Wuhan, conocida como “Batwoman”, también había trabajado con Daszak de EHA en estudios relacionados con los murciélagos. Ya en 2005, Daszak y Zhengli estaban realizando investigaciones sobre coronavirus similares al SARS en murciélagos. Varios estudios financiados por PREDICT sobre coronavirus similares al SARS y gripe porcina cuentan con las contribuciones de Zhengli y Daszak. Quizás el más notable de estos es un estudio PREDICT de 2015 y financiado por los NIH del que es coautora titulado: "Un grupo de coronavirus de murciélago circulante similar al SARS muestra potencial para la emergencia humana ".

Por su parte, Nathan Wolfe es el fundador de Metabiota y la organización sin ánimo de lucro Global Viral. Pasó más de ocho años realizando investigaciones biomédicas tanto en el África subsahariana como en el sudeste asiático. Como era de esperar, Wolfe es un joven líder mundial del Foro Económico Mundial. Más notablemente, desde 2008 había sido miembro del DSRC de DARPA, Consejo de Investigación de Ciencias de la Defensa, hasta que se disolvió.

Todas estas personas y organizaciones han estado trabajando durante al menos la última década estudiando coronavirus y ayudando a establecer biolaboratorios en Ucrania. Todos utilizando fondos del Departamento de Defensa de EE. UU. para hacerlo. Puedes leer mucho más sobre esto aquíaquí y aquí.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Dejando a un lado los biolaboratorios en Ucrania por ahora, volvamos al tema del Covid-19. Si el gobierno de los EE.UU. estaba financiando la investigación de Covid-19 antes de que se supiera públicamente que existía, esto sugiere que sabían que Covid-19 existía de forma natural o que estaban involucrados en la construcción de este virus en un laboratorio.

Pero si la evidencia del contrato no es suficiente para que usted llegue a esta conclusión (debería serlo), entonces tal vez combínela con la evidencia de que el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. (NIAID) y Moderna tenían un candidato a ser coronavirus en Diciembre de 2019.

Un acuerdo confidencial que se puede ver aquí establece que los proveedores de 'Moderna' junto con el 'Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas' (NIAID) acordaron transferir los 'candidatos a vacunas contra el coronavirus de ARNm' desarrollados y de propiedad conjunta de NIAID y Moderna a los destinatarios' La Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill' el 12 de diciembre de 2019.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

El acuerdo de transferencia de material fue firmado el 12 de diciembre de 2019 por Ralph Baric, PhD, en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y luego firmado por Jacqueline Quay, Directora de Licencias y Apoyo a la Innovación en la Universidad de Carolina del Norte el 16 de diciembre de 2019.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

El acuerdo también fue firmado por dos representantes del NIAID, uno de los cuales era Amy F. Petrik PhD, especialista en transferencia de tecnología que firmó el acuerdo el 12 de diciembre de 2019 a las 8:05 am. El otro firmante fue Barney Graham MD PhD, investigador del NIAID; sin embargo, esta firma no estaba fechada.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Los firmantes finales del acuerdo fueron Sunny Himansu, investigador de Moderna, y Shaun Ryan, consejero general adjunto de Moderna. Ambas firmas se realizaron el 17 de diciembre de 2019.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Todas estas firmas se realizaron antes de tener conocimiento de la supuesta aparición del nuevo coronavirus. No fue hasta el 31 de diciembre del 2019 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se dio cuenta de un supuesto grupo de casos de neumonía viral en Wuhan, China. Pero incluso en este punto no habían determinado que un presunto nuevo coronavirus fuera el culpable, sino que afirmaron que la neumonía era de “causa desconocida”.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. otorgó un contrato para 'Investigación COVID-19' en Ucrania 3 meses antes de que se supiera que existía el Covid-19

Todo esto requiere mucha más investigación para encajar todas las piezas del rompecabezas, pero esto es lo que definitivamente sabemos hasta ahora:

👉 Un nuevo coronavirus surgió en Wuhan en diciembre de 2019.
👉 El mundo no se enteró de este nuevo coronavirus hasta principios de enero de 2020.
👉 El mundo no sabía que este nuevo coronavirus se llamaba Covid-19 hasta febrero de 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud lo nombró oficialmente así.
👉 El Departamento de Defensa de EE.UU. adjudicó un contrato de servicios profesionales, científicos y técnicos a Black & Veatch Special Projects Corp', que supuestamente es “una empresa global de ingeniería, adquisiciones, consultoría y construcción especializada en desarrollo de infraestructura”.
👉 Ese contrato involucraba un programa de reducción de amenazas biológicas en Ucrania.
👉 Como parte de este contrato más amplio, el 12 de noviembre de 2019 se adjudicó otro contrato a Labyrinth Global Health para 'Investigación sobre la COVID-19'.
👉 Esto se otorgó al menos un mes antes de la supuesta aparición del nuevo coronavirus, y tres meses antes de que se denominara oficialmente Covid-19.
👉 Global Health trabaja junto con 'Eco Health Alliance' y 'Metabiota', y participó en el programa USAID PREDICT. Todas estas personas y organizaciones han estado trabajando durante al menos la última década estudiando coronavirus y ayudando a establecer Biolabs en Ucrania. Todos utilizando fondos del Departamento de Defensa de EE.UU. para hacerlo.
👉 La información que se encuentra aquí apunta a que Eco Health Alliance participó en la creación del virus Covid-19.
👉 La información que se encuentra aquí apunta a que Moderna participó en la creación del virus Covid-19.
👉 'Moderna', junto con el 'Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas' (NIAID) acordaron transferir 'candidatos a vacunas contra el coronavirus de ARNm' desarrollados y de propiedad conjunta de NIAID y Moderna, a los destinatarios 'La Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill' el el 12 de diciembre de 2019.

¿A qué apunta todo esto?. Eso es algo para que usted reflexione y decida. Pero le prometemos que hay mucho más por venir de lo anterior...

Ver comentarios

Cómo el ejército de EE.UU. creó el Covid-19

Publicado en por Skiper

Cómo el ejército de EE.UU. creó el Covid-19

Fuente: https://greatgameindia.com/how-us-military-created-covid-19/

Traducción, corrección de la traducción y subrayado del texto relevante: Skiper

Aviso al lector: Los diversos enlaces del artículo original no están presentes en la traducción y corrección del artículo pero pueden encontrarse en el original. 

El estudio, "Homología de MSH3 y vínculo de recombinación potencial con el sitio de escisión de furina del SARS-CoV-2", publicado en Frontiers el 21 de febrero de 2022, identificó que un pequeño fragmento de código en Covid es idéntico a parte de un gen patentado por Moderna tres años antes de la pandemia. 

Los científicos afirman que existe una posibilidad entre tres billones de que la secuencia de Moderna apareciera aleatoriamente a través de la evolución natural.
Además, el Instituto Nacional de Salud anunció el 16 de marzo de 2020 que ha comenzado la primera prueba en humanos de una vacuna experimental para el nuevo coronavirus. Pero muchos expertos creen que las vacunas no pueden desarrollarse tan rápidamente a menos que la cepa del virus se obtenga antes.

Definitivamente no es una coincidencia. La investigación sobre el coronavirus en EE.UU. comenzó diez años antes.

Definitivamente no es una coincidencia. La investigación sobre el coronavirus en EE.UU. comenzó diez años antes.

¡El ejército de los EE. UU. comenzó a estudiar el virus de los murciélagos en 2012!
En junio de 2012, NCDC, en colaboración con el CDC, de EE.UU., inició un nuevo programa titulado “La primera encuesta de murciélagos para patógenos zoonóticos emergentes en la República de Georgia” financiado por DTRA para fortalecer la vigilancia de murciélagos e implementar varios métodos de diagnóstico de laboratorio junto con laboratorio vinculante. capacidad.

Los colaboradores de los CDC visitaron Georgia y realizaron la primera ronda de capacitación en muestreo de campo de murciélagos y métodos de laboratorio. La vigilancia se inició en cinco regiones de Georgia en junio de 2012.
Se tomaron muestras aleatorias de doscientos treinta y seis murciélagos de ocho especies de diferentes dormideros, ya sea manualmente o usando redes de acuerdo con los protocolos de los CDC. Otra parte de las muestras se entregaron a los CDC (Atlanta) para la detección de múltiples patógenos. Otra parte se mantiene en el NCDC para un examen más detenido.

Cómo el ejército de EE.UU. creó el Covid-19

Proyecto G-2101
En el marco del Programa de Compromiso Biológico Cooperativo (CBEP), los científicos de armas biológicas realizaron experimentos con coronavirus de murciélago y descubrieron coronavirus.

El Centro Internacional de Ciencia y Tecnología (ISTC) y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Georgia y Estados Unidos iniciaron estudios sobre patógenos zoonóticos en murciélagos (G-2101) el 1 de febrero de 2014.

El Centro Internacional de Ciencia y Tecnología (ISTC, por sus siglas en inglés) se estableció en 1992. El objetivo principal del ISTC era brindar a los antiguos científicos soviéticos sobre armas de destrucción en masa y misiles la oportunidad de redirigir su trabajo hacia actividades pacíficas.

Lela Urushadze fue gerente del proyecto G-2101 y viróloga en el Centro Lugar. Siete de los científicos georgianos involucrados en el proyecto G-2101 resultaron ser ex científicos de armas biológicas que habían trabajado previamente en el desarrollo de armas biológicas. Entre ellos está Paata Imnadze, el director del centro Lugar.

Lela Urushadze fue gerente del proyecto G-2101 y viróloga en el Centro Lugar

Lela Urushadze fue gerente del proyecto G-2101 y viróloga en el Centro Lugar

La inversión total del proyecto ascendió a $100.000. El Centro Lugar descubrió coronavirus, similares a los coronavirus epidémicos SARS y MERS, según la gerente del proyecto G-2101 y viróloga del Centro Lugar, Lela Urushadze. Estos resultados fueron publicados por Lela Urushadze en su disertación.

Cómo el ejército de EE.UU. creó el Covid-19

Proyecto P-781
El proyecto de patógenos de murciélagos, liderado por Estados Unidos, comenzó antes de la pandemia del nuevo coronavirus.

Según el documento publicado por el Ministerio de Defensa de Rusia el 17 de marzo, uno de los acuerdos de proyecto entre el centro de ciencia y tecnología de Ucrania, el Instituto de medicina veterinaria experimental y clínica y el centro de investigación de salud pública de Lugar muestra que Ucrania y Georgia cooperan estrechamente. en el marco del proyecto P-781 “el riesgo de nuevas infecciones causadas por murciélagos insectívoros en Ucrania y Georgia”.

El representante de los Estados Unidos confirmó la duración del proyecto en 36 meses; el proyecto aún está en progreso y se espera que esté completamente terminado el 1 de octubre de 2022.

Igor Nikulin, microbiólogo y ex miembro de la comisión de armas químicas y biológicas de las Naciones Unidas, dijo que los documentos publicados son muy ilustrativos. “A 36 meses de la fecha de finalización del proyecto, se puede concluir que el proyecto se inició en octubre de 2019, es decir, antes del estallido de la pandemia del nuevo coronavirus”.

US Biolabs en Ucrania: la punta del iceberg
Estados Unidos invirtió más de $200 millones en laboratorios en Ucrania que realizan actividades biológicas peligrosas, incluida la investigación con muestras de coronavirus de murciélago. Documentos confidenciales de biolaboratorios eliminados por la Embajada de EE.UU. y publicados por GreatGameIndia exponen que fue el propio ex presidente de EE.UU. Barack Obama quien autorizó la construcción de biolaboratorios en Ucrania  para crear patógenos peligrosos.

Mientras realizaban una operación especial en Ucrania, las fuerzas rusas obtuvieron documentos confidenciales de estos laboratorios. Aquí hay una lista de estadounidenses que coordinan la investigación de armas biológicas en los biolaboratorios del Pentágono en Ucrania .

Robert Pope
Rhys M. Williams
Joanna Wintrol
Steven L. Edwards
Lance Lippencott
David Mustra
Mary Guttieri
Nita Madhav
Scott Thornton

Los biolaboratorios estadounidenses en Ucrania son solo la punta del iceberg de su largo historial de experimentos químicos y biológicos en todo el mundo. Estados Unidos ha establecido en secreto laboratorios biológicos en muchos lugares del mundo y está involucrado en la militarización biológica.

También se llevó a cabo una investigación similar en China bajo el Instituto Nacional de Salud del Dr. Anthony Fauci. Los fondos para el proyecto se canalizaron a través de EcoHealth Alliance.

Como GreatGameIndia informó anteriormente, Google y USAID financiaron la investigación realizada por EcoHealth Alliance de Peter Daszak sobre la investigación del coronavirus del murciélago "asesino"  durante más de una década. También se hicieron esfuerzos para financiar en secreto dicha investigación en la India, que fue derribada rápidamente por la administración india.

Se descubrió que los CDC financiaban al Centro Manipal para la Investigación de Virus (MCVR) de Karnataka por llevar a cabo en secreto una investigación sobre el letal virus Nipah, un patógeno considerado una arma biológica potencial. El hecho de que un laboratorio privado poco cualificado estuviera manipulando en secreto un virus peligroso bajo las narices del gobierno a instancias de una agencia extranjera generó grandes preocupaciones dentro del aparato del ministerio de salud.

Esta no fue la primera vez que se llevó a cabo una investigación peligrosa en India sin mantener informado al gobierno. En febrero del año pasado, los funcionarios confirmaron que investigadores financiados con fondos extranjeros estaban realizando estudios sobre murciélagos y cazadores de murciélagos (humanos) en el estado nororiental de Nagaland.

Lo que es más alarmante fue que dos de los 12 investigadores pertenecían al Departamento de Enfermedades Infecciosas Emergentes del Instituto de Virología de Wuhan, el mismo instituto donde se cree que se originó el brote de Covid-19. El estudio de Nagaland fue financiado por la agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Los resultados del estudio se publicaron en la  revista PLOS Neglected Tropical Diseases, creada originalmente por la Fundación Bill y Melinda Gates.

Preocupaciones de bioseguridad
El virólogo holandés Ron Fouchier es una figura controvertida en el campo de la virociencia. Creó la cepa de virus más letal del mundo y su investigación provocó una controversia mundial para desfinanciar y cerrar tales experimentos. Los expertos han expresado su preocupación legalmente de que tales experimentos no solo podrían conducir a una pandemia mundial, sino que también podrían conducir al bioterrorismo.

En un informe mordaz sobre los experimentos de Fouchier, Lynn Klotz, miembro científico principal del Centro para el Control de Armas y la No Proliferación, escribió para el Boletín de los Científicos Atómicos:

De mayor preocupación es la liberación de un virus de influenza aviar altamente patógeno, transmisible por el aire y creado en laboratorio, como los virus H5N1 transmisibles por el aire creados en los laboratorios de Ron Fouchier en los Países Bajos.

Dadas las muchas formas en que puede ocurrir un error humano, es dudoso que las medidas de prevención de errores humanos de Fouchier puedan eliminar la liberación de la gripe aviar transmisible en el aire a la comunidad a través de infecciones de laboratorio no detectadas o no informadas.

La influenza aviar altamente patógena y transmisible por el aire a los mamíferos  creada en los laboratorios de Fouchier debería poder infectar a los humanos a través del aire, y los virus podrían ser mortales.

Como se informó en  el informe de investigación de GreatGameIndia, Fouchier fue quien envió el coronavirus del SARS saudita al científico canadiense Frank Plummer en el Laboratorio Nacional de Microbiología en Winnipeg. Fue bajo el mandato de Plummer cuando la espía china de guerra biológica Xiangguo Qiu y su equipo contrabandearon virus mortales del laboratorio canadiense al Instituto de Virología de Wuhan.

El jurado aún está deliberando sobre si los resultados de tales estudios de "investigación de interés de doble uso" deben hacerse públicos o no. Mientras que algunos dicen que es necesario que la comunidad científica vaya más allá, otros advierten que, en primer lugar, nunca deberían realizarse estudios como estos.

Washington es particularmente responsable de exportar investigaciones tan letales a los países en desarrollo después de la controversia. Si no es cierto, ¿Por qué Estados Unidos no publica materiales detallados para probar su inocencia? ¿Por qué EE.UU. ha estado solo obstruyendo el establecimiento del mecanismo de verificación de BWC y negándose a verificar sus instalaciones biológicas en el país y en el extranjero durante las últimas dos décadas? ¿Cuándo invitará EE.UU. a expertos para investigar el origen del virus en EE.UU.?.

Información adicional relacionada: 

Ver comentarios

Australia y Nueva Zelanda son objetivos de la experimentación psicológica Covid

Publicado en por Skiper

Australia y Nueva Zelanda son objetivos de la experimentación psicológica Covid

Fuente del artículo: https://www.pandemic.news/2022-03-24-australia-new-zealand-covid-psychological-experimentation.html

Fuentes de referencia o relacionadas con el artículo: DailyExpose.es y NaturalNews.com

Traducción y corrección de la traducción: Skiper

Mucho antes de que el coronavirus de Wuhan (COVID-19) se convirtiera en una pandemia mundial, los terroristas psicológicos del Reino Unido invadían silenciosamente Australia y Nueva Zelanda y manipulaban a sus respectivos gobiernos para que establecieran "equipos de empujón" para influir en el sentimiento público sobre las cosas.

No fue hasta que la pandemia entró en pleno apogeo que la gente comenzó a darse cuenta de que se estaban utilizando "estrategias psicológicas encubiertas" para manipular los pensamientos de las personas. Parte de la razón por la que tomó tanto tiempo averiguarlo es porque las tácticas utilizadas estaban "por debajo de su nivel de conciencia".

Las mismas tácticas, por supuesto, también se usaban en el Reino Unido, donde todo comenzó. “El pueblo británico ha sido sometido a un experimento psicológico no evaluado sin que se le haya dicho que eso es lo que está sucediendo”, dijo un asistente habitual de SAGE, el organismo gubernamental del Reino Unido que coordinó la respuesta a la gripe Fauci del país.

“Todo esto se trata de tratar de dirigir el comportamiento en la dirección que una élite ha decidido, en lugar de decidir si es lo correcto o lo ético”.

Se trajeron equipos de manipulación del comportamiento a Australia y Nueva Zelanda desde el Reino Unido para aumentar en secreto el cumplimiento del fascismo COVID

Unidad Nudge en Australia y Nueva Zelanda

Unidad Nudge en Australia y Nueva Zelanda

Unidad Nudge en Australia y Nueva Zelanda

Unidad Nudge en Australia y Nueva Zelanda

Durante dos años y contando, las tácticas totalitarias de “desplegar el miedo, la vergüenza y el chivo expiatorio” corrieron desenfrenadas. Se utilizó a funcionarios públicos y científicos del gobierno para difundir imágenes e ideas aterradoras, asustando a la gente para que cumpliera.

“Los tecnócratas verdes han confiado durante mucho tiempo en la ciencia del comportamiento para eludir el debate democrático”, informó el Daily Exposé. “El medio ambiente fue la primera área donde se diseñaron y adoptaron intervenciones conductuales en Gran Bretaña. Qué es lo siguiente. ¿Seremos 'empujados' a Net Zero?.

En lugar de cuestionar nada durante la pandemia, los medios controlados por las corporaciones amplificaron los mensajes de miedo provenientes de estas unidades de apoyo. Esto también ocurrió en Down Under, con las siguientes personas trabajando en unidades de apoyo en Australia y Nueva Zelanda:

Dr. Alex Gyani, Director de Investigación y Metodología, APAC
Amy Yung, Contadora Financiera
Bowen J. Fung, Asesora de Investigación
Caitlin Court, Asesora,
Carina Lutke, Contadora y Gerente Oficial (Sydney)
Dra. Elizabeth Convery, Asesora Principal de Investigación
Emma Leith, Asesora Asociada
Erin Howard, Gerente de Proyecto
Dra. Erin Lawn, Asesora Asociada
Karen Cronan, Gerente de Operaciones, Australia y Asia Pacífico
Dra. Vera Newman, Asesora de Investigación
Tash Woods, Asesora
Sheridan Hartley, Directora del Programa
Saul Wodak, Asesor Asociado
Dr. Rory Gallagher, Director General, Australia y Asia-Pacífico
Ravi Dutta-Powell, Asesor Principal
Laura Moyce, Oficial de Crecimiento y Estrategia
Dra. Karen Tindall, Asesora Principal.

Seguro que hay un montón de Karens en ese grupo. Dos nombres en particular que merecen una mención adicional son Rory Gallagher y Alex Gyani. Gallagher lideró la creación de la Unidad de Perspectivas del Comportamiento del Departamento del Primer Ministro y el Gabinete de Nueva Gales del Sur, que fue la primera agencia australiana dedicada a aplicar “percepciones” del comportamiento a las políticas públicas.

Un par de ejemplos de su trabajo incluyen un programa de "reevaluación" de COVID que persuadió con éxito a un 12 por ciento más de personas a hacerse la prueba si sienten que tienen síntomas. El otro es el autoaislamiento de COVID, con los esfuerzos de Gallagher resultando en un 29 por ciento menos de personas que violan las órdenes de quedarse en casa.

Gyani también ayudó a diseñar estrategias para que los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda convencieran a más personas de cumplir con los dictados de COVID. En 2018, fue nombrado como uno de los 100 futuros líderes gubernamentales de Apolítico y alguien "para observar quién continuará transformando gobiernos en los próximos años".

Una de las especialidades aparentes de Gyani es utilizar estrategias de "investigación" y "promoción de la salud" para convencer a más personas de que se "vacunen" contra la gripe Fauci.

Ver comentarios

Un vínculo "sorprendente" entre los niveles de vitamina D y Ómicron: Los niveles bajos están asociados con la gravedad de Ómicron y otras variantes

Publicado en por Skiper

Un vínculo "sorprendente" entre los niveles de vitamina D y Ómicron: Los niveles bajos están asociados con la gravedad de Ómicron y otras variantes

Fuente: https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-fallible-mind/202202/striking-link-between-vitamin-d-levels-and-omicron

PUNTOS CLAVE
Un nivel bajo de vitamina D3 está asociado con una enfermedad grave por COVID-19.
Los resultados son igualmente relevantes para Ómicron como para las cepas anteriores, y es probable que aún estén por llegar.
La vitamina D afecta a muchos órganos y al sistema inmunológico.
Un estudio es el primero en examinar los niveles de vitaminas existentes en las personas antes de contraer COVID. “Nos pareció notable y sorprendente”


Un estudio reciente realizado por científicos israelíes encontró diferencias "sorprendentes" en las posibilidades de contraer la enfermedad grave de COVID-19 entre las personas con niveles suficientes de vitamina D antes de contraer el virus y las que no.

La mitad de las personas con deficiencia de vitaminas desarrollaron una enfermedad grave y potencialmente mortal en comparación con menos del 10 por ciento de las que tenían niveles normales. El estudio es el primero en examinar los niveles de vitaminas existentes en las personas antes de contraer COVID. "Nos pareció notable y sorprendente", dijo el autor principal, "ver la diferencia en las posibilidades de convertirse en un paciente grave cuando se carece de vitamina D en comparación con cuando no se tiene".

Los datos provienen de 253 personas que ingresaron en un hospital entre el 7 de abril de 2020 y el 4 de febrero de 2021, un período de tiempo antes de que apareciera la variante Ómicron altamente infecciosa. Los resultados, sin embargo, son "igualmente relevantes" para Ómicron que para las cepas anteriores, dicen los autores del estudio.

La vitamina D se sintetiza naturalmente en la piel humana y requiere exposición directa a la luz solar (específicamente, UV-B). La luz artificial, por brillante que sea, no es suficiente. Dado que la pandemia ha mantenido a muchas personas principalmente en el interior durante más de dos años, es fácil ver cómo un número considerable de personas podría haber caído por debajo del umbral de niveles adecuados de vitaminas, que convencionalmente es de al menos 20 nanogramos por mililitro de sangre.

Sin embargo, nuevos datos indican que incluso esto es demasiado bajo: ahora se recomienda un nivel mínimo de 50 nanogramos por mililitro. Se cree que los niveles por debajo de esto causan respuestas inmunitarias innatas débiles en pacientes hospitalizados con COVID.

La dieta juega un papel mucho menor en la ingesta y el mantenimiento de la vitamina. Es soluble en grasa en lugar de agua y se encuentra en alimentos como pescado graso fresco, champiñones, yemas de huevo, yogur con toda la grasa, hígado de res y pato. Para la mayoría de las personas con una exposición solar inadecuada, la única forma práctica de garantizar buenos niveles es con suplementos de vitamina D3.

A lo largo de la vida, la vitamina regula el metabolismo del calcio, que es crucial para el desarrollo y mantenimiento de huesos sanos. Previene el raquitismo en niños y la osteoporosis en adultos. Esto último da como resultado huesos quebradizos y, en consecuencia, fracturas evitables de otro modo. La debilidad muscular y ósea también hace que las personas sean propensas a las caídas. Su metabolito activo actúa como una hormona que se dirige al riñón y otros órganos, lo que le otorga un papel en las enfermedades cardíacas, la diabetes, el cáncer y las células inmunitarias (un tema complejo que va más allá del alcance de esta publicación).

La investigación publicada en The Lancet y compilada antes de la aparición de las variedades de COVID encontró que, en comparación con los medicamentos ficticios (placebo), la vitamina D adecuada también redujo el riesgo de contraer otras infecciones respiratorias.

Los investigadores israelíes advirtieron que la vitamina D era solo "una pieza del complejo rompecabezas" subyacente a los casos graves de COVID-19. Por sí sola no constituye prueba de causa. Sin embargo, parece servir como un marcador útil para señalar a las personas que pueden desarrollar una enfermedad grave.

Referencias

Niveles de 25-hidroxivitamina D3 previos a la infección y asociación con la gravedad de la enfermedad por COVID-19. 3 de febrero de 2022. PLOS One. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0263069

Vitamina D, un nutriente esencial con funciones versátiles en casi todos los órganos. Revista internacional de investigación nutricional y de vitaminas 10.1024/0300-9831/a000151.

Suplementos de vitamina D para prevenir infecciones respiratorias agudas: una revisión sistemática y metanálisis de datos agregados de ensayos controlados aleatorios. The Lancet: Diabetes y Endocrinología. https://doi.org/10.1016/S2213-8587(21)00051-6

Asociación entre el nivel preoperatorio de 25-hidroxivitamina D y las infecciones adquiridas en el hospital después de la cirugía de derivación gástrica en Y de Roux

SA Quraishi, et al. Cirugía JAMA vol. 149(2) páginas 112-118. DOI: 10.1001/jamasurg.2013.3176

Chauss, D. et al. La señalización autocrina de vitamina D desactiva los programas proinflamatorios de las células TH1. Nature Immunol 23, 62–74 (2022). https://doi.org/10.1038/s41590-021-01080-3

Sobre el Autor: Richard E. Cytowic, MD, MFA, profesor de neurología en la Universidad George Washington, es conocido por devolver la sinestesia a la corriente principal de la ciencia. Wednesday Is Indigo Blue, con David Eagleman, ganó la Medalla Montaigne.

Información adicional al margen del artículo:

Ver comentarios

Lista de 31 estudios que muestran que las mascarillas faciales son inútiles contra el COVID-19

Publicado en por Skiper

 1  https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.05.18.21257385v1.full-text

 2  https://swprs.org/face-masks-evidence/

 3  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29395560/

 4  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32590322/

 5  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15340662/

 6 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26579222/

 7  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31159777/

 8  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4420971/

 9  https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.04.01.20049528v1

10 https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.03.30.20047217v2

11 https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp2006372

12 https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2749214

13 https://www.cmaj.ca/content/188/8/567

14 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5779801/

15 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19216002/

16 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4420971/

17 https://academic.oup.com/cid/article/65/11/1934/4068747

18 https://www.jstage.jst.go.jp/article/bio/23/2/23_61/_pdf/-char/en

19 https://link.springer.com/article/10.1007/BF01658736

20 https://www.journalofhospitalinfection.com/article/0195-6701(91)90148-2/pdf

21 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2493952/pdf/annrcse01509-0009.pdf

22 https://web.archive.org/web/20200717141836/https://www.cidrap.umn.edu/news-perspective/2020/04/commentary-masks-all-covid-19-not-based-sound- datos

23 https://www.nap.edu/catalog/25776/rapid-expert-consultation-on-the-effectiveness-of-fabric-masks-for-the-covid-19-pandemic-april-8-2020

24 https://www.nap.edu/read/25776/chapter/1#6

25 https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/26/5/19-0994_article

26 https://academic.oup.com/annweh/article/54/7/789/202744

27 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6599448/

28 https://www.acpjournals.org/doi/10.7326/M20-1342

29 https://link.springer.com/article/10.1007/s00392-020-01704-y

30 https://clinmedjournals.org/articles/jide/journal-of-infectious-diseases-and-epidemiology-jide-6-130.php?jid=jide

31 https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1130147308702355

Ver comentarios

La inmunidad natural es un 700 % mejor que la vacuna para la variante Delta

Publicado en por Skiper

La inmunidad natural es un 700 % mejor que la vacuna para la variante Delta

Fuente: https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2021/08/03/variente-delta-covid-19-inmunidad-natural.aspx

HISTORIA RESUMIDA
👉 Los datos presentados al Ministerio de Salud de Israel el 17 de julio de 2021 revelaron que, de los más de 7 700 casos de COVID-19 reportados desde mayo de 2021, solo 72 ocurrieron en personas que ya tuvieron COVID-19, una tasa menor al 1%.
👉 Por el contrario, más de 3 000 casos, o casi el 40%, ocurrieron en personas que ya recibieron la vacuna antiCOVID-19.
👉 En otras palabras, las personas que ya recibieron la vacuna tenían casi un 700% más de probabilidades de desarrollar COVID-19 que las que tenían inmunidad natural a una infección previa, y esto se debe a la variante Delta, que ha provocado más infecciones en Israel.
👉 Es muy raro volver a infectarse por COVID-19 después de haber tenido la enfermedad; ya que un estudio descubrió que la tasa promedio de reinfección era solo del 0.27%.
👉 En este punto, aunque existan tratamientos efectivos disponibles, la alta tasa de supervivencia documentada de COVID-19 y el conocimiento de que, si ya lo tuvo, es probable que ya sea inmune a más infecciones y la razón para vacunarse sea dudosa.

Un tema recurrente que transmiten los funcionarios de salud pública y los medios de comunicación es que la inmunidad inducida por la vacuna es superior a la inmunidad natural, pero los datos preliminares de Israel (un país con más del 60% de su población vacunada), demuestran que es todo lo contrario.

Los datos presentados al Ministerio de Salud de Israel el 17 de julio de 2021 revelaron que, de los más de 7 700 casos de COVID-19 reportados desde mayo de 2021, solo 72 ocurrieron en personas que ya tuvieron COVID-19, una tasa menor al 1%. Por el contrario, más de 3 000 casos, o casi el 40% ocurrieron en personas que ya recibieron la vacuna anti COVID-19. De acuerdo con Israel National News:

“Tenemos un total de 835 792 israelíes que se sabe que se han recuperado del virus y los 72 casos de reinfección representan el 0.0086% de las personas que ya estaban infectadas con COVID.

Por el contrario, los israelíes que ya recibieron la vacuna tenían 6.72 veces más probabilidades de infectarse después de recibirla que después de la infección natural, con más de 3 000 de los 5 193 499, o el 0.0578%, de israelíes que se vacunaron e infectaron en la última ola".

En otras palabras, las personas que ya recibieron la vacuna tenían una probabilidad casi 700% mayor de desarrollar COVID-19 que las que tenían inmunidad natural a una infección previa, y esto se debe a la variante Delta, que ha provocado más infecciones en Israel.

La tasa de reinfección por COVID es del 0.27%
Es muy raro volver a infectarse por COVID-19 después de haber tenido la enfermedad. ¿Qué tan raro? Investigadores de Irlanda llevaron a cabo una revisión sistemática que incluyó a 615 777 personas que se recuperaron del COVID-19, con una duración máxima de seguimiento de más de 10 meses.

"La reinfección fue un evento poco común", anotaron, "y ningún estudio reportó un aumento en el riesgo de reinfección con el tiempo". La tasa absoluta de reinfección osciló entre 0% y 1.1%, mientras que la tasa promedio de reinfección fue de solo 0.27%.

Otro estudio reveló resultados igual de alentadores. Monitoreo a 43 044 personas con anticuerpos positivos contra el SARS-CoV-2 durante hasta 35 semanas, y solo el 0.7% se reinfectó. Cuando se aplicó la secuenciación del genoma para estimar el riesgo de reinfección a nivel de población, el riesgo se estimó en 0.1%.

Una vez más, no hubo indicios de disminución de la inmunidad durante siete meses de seguimiento, y los investigadores concluyeron que “la reinfección es rara. La infección natural parece provocar una fuerte protección contra la reinfección con una eficacia >90% durante al menos siete meses".

Otro estudio de Israel también hizo que los investigadores cuestionaran "la necesidad de vacunar a las personas previamente infectadas", después de que su análisis demostrara riesgos similares de reinfección entre las personas con inmunidad natural o inducida por la vacuna. La vacuna tuvo una eficacia global estimada para prevenir la reinfección del 92.8%, en comparación con el 94.8% de la inmunidad natural adquirida a través de una infección previa.

Por qué la inmunidad natural es mejor
Al hablar con el periodista Daniel Horowitz, el patólogo Dr. Ryan Cole explicó que la inmunidad natural produce una inmunidad amplia que no se puede igualar con la vacuna:

"Una infección natural induce cientos y cientos de anticuerpos contra todas las proteínas del virus, incluyendo la envoltura, membrana, nucleocápside y spike. Docenas y docenas de estos anticuerpos neutralizan el virus cuando se encuentran de nuevo.

Además, debido a la exposición del sistema inmunológico a estas proteínas (epítomas), nuestras células T también montan una memoria sólida. Nuestras células T son las "defensas" del sistema inmunológico y la primera línea de defensa contra los patógenos. La memoria de las células T para las personas infectadas con SARSCOV1 es de 17 años y aun funciona".

Además, en 2020 se reportó que las personas que se recuperaron del SARS-CoV, un virus que está genéticamente relacionado con el SARS-CoV-2 y pertenece a la misma especie viral, mantuvieron niveles significativos de anticuerpos neutralizantes al menos 17 años después de la infección inicial. Esto también sugiere que debe esperarse una inmunidad natural a largo plazo contra el SARS-CoV-2.

Sin embargo, con la vacuna, los datos israelíes sugieren que las personas que recibieron la vacuna a tiempo, en enero de 2021, se vuelven más susceptibles al virus, lo que sugiere que su eficacia podría disminuir después de unos seis meses.

Este sentimiento lo compartió el jefe de investigación y desarrollo el médico de Pfizer, Mikael Dolsten, quien dijo que "después de seis meses, podría haber riesgo de infección con la disminución esperada de anticuerpos". Pfizer busca autorización de uso de emergencia para una tercera dosis de refuerzo de su vacuna antiCOVID-19 en Estados Unidos.

De acuerdo con Cole, parte de la razón de la disminución de la inmunidad inducida por la vacuna se debe a que "generamos una respuesta de anticuerpos solo a la proteína spike y sus proteínas constituyentes" y "como el virus muta de preferencia en la proteína spike, estas proteínas tienen una forma diferente y los anticuerpos ya no se pueden unir de manera eficiente a estas nuevas formas".

La inmunidad natural contra el COVID podría durar toda la vida
En un principio se sugirió que la inmunidad natural al COVID-19 podría ser de corta duración. Esto se basó en los primeros datos sobre el SARS-CoV-2, que descubrieron que los títulos de anticuerpos disminuyeron muy rápido en los primeros meses después de que se recuperaron del COVID-19. Sin embargo, de acuerdo con un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, si ya tuvo COVID-19, incluso en un caso leve, es probable que sea inmune de por vida, como es el caso de la recuperación de muchos agentes infecciosos.

De acuerdo con el autor principal del estudio, Ali Ellebedy, Ph.D., profesor de patología e inmunología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, “Es normal que los niveles de anticuerpos bajen después de una infección aguda, pero no bajan hasta cero; sino que se estabilizan".

Los investigadores encontraron un patrón bifásico de concentraciones de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, en el que se descubrieron altas concentraciones de anticuerpos en la respuesta inmunológica aguda que se produjo en el momento de la infección inicial. Los anticuerpos disminuyeron en los primeros meses después de la infección, como era de esperar, luego se estabilizaron hasta casi el 10% al 20% de la concentración máxima detectada.

Cuando ocurre una nueva infección, las células llamadas plasmablastos proporcionan anticuerpos, pero cuando el virus se elimina, las células B de memoria más duraderas se mueven para monitorear la sangre en busca de signos de reinfección. Las células plasmáticas de la médula ósea (BMPC) también existen en los huesos y actúan como "fuentes persistentes y esenciales de anticuerpos protectores". Ellebedy dijo que es probable que la protección proporcionada por la inmunidad adquirida de forma natural continúe "de forma indefinida":

“Estas células [BMPC] no se dividen. Están inactivas, por lo que solo se acomodan en la médula ósea y secretan anticuerpos. Lo hicieron desde que combatieron la infección y continuarán haciéndolo de forma indefinida".

En otra explicación de por qué los niveles de anticuerpos caen después de la infección inicial, pero no es una indicación de inmunidad menguante, Cole le dijo a Horowitz:

“Sí, nuestros niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, sin embargo, de forma científica, se demostró que las células B de memoria que producen anticuerpos están presentes en nuestros ganglios linfáticos y médula ósea. Están preparados y listos para producir una amplia gama de anticuerpos tras la preexposición viral.

En términos fisiológicos y energéticos, sería casi imposible mantener altos niveles de anticuerpos contra todos los patógenos a los que estamos constantemente expuestos, y nos veríamos como el 'hombre malvaviscos Stay-Puft' de los ganglios linfáticos, de forma constante, si se requiriera que el sistema inmunológico lo hiciera".

¿Por qué se censura la inmunidad natural y los protocolos de tratamiento a tiempo?
El Dr. Peter McCullough es internista, cardiólogo, epidemiólogo y profesor titular de medicina en el Texas A&M College of Medicine en Dallas. También tiene una maestría en salud pública y es conocido por ser uno de los cinco investigadores médicos más publicados en los Estados Unidos, además de que es el editor de dos revistas médicas.

En nuestra entrevista reciente, habló sobre la importancia del tratamiento a tiempo contra el COVID-19 y las posibles motivaciones detrás de la supresión de tratamientos seguros y efectivos. También le dijo a Horowitz, “[N]unca ha habido una segunda infección por [COVID-19] confirmada más allá de los 90 días con síntomas cardinales similares o peores y prueba de PCR Antígeno/Secuenciación confirmada”.

En agosto de 2020, el artículo histórico de McCullough titulado: "Pathophysiological Basis and Rationale for Early Outpatient Treatment of SARS-CoV-2 Infection" se publicó en línea en el American Journal of Medicine después del "Multifaceted Highly Targeted Sequential Multidrug Treatment of Early Ambulatory High-Risk SAR", que se publicó en Reviews in Cardiovascular Medicine en diciembre de 2020.

Aunque las primeras opciones de tratamiento estaban disponibles cuando comenzó la pandemia, a los pacientes se les dijo que se quedaran en casa y no hicieran nada, hasta que la infección hubiera progresado hasta el punto en que tuvieran problemas para respirar. Una vez en el hospital, a los pacientes con COVID se les colocó de forma rutinaria ventilación mecánica, una práctica que se descubrió que era letal.

Pero McCullough ha sido un firme defensor del tratamiento a tiempo para el COVID, al igual que otros médicos pioneros como los que están detrás del protocolo MATH +. Él cree que el objetivo final al suprimir el tratamiento temprano era asegurar el lanzamiento de una campaña de vacunación masiva..

De hecho, tratamientos efectivos como la ivermectina, un antiparasitario de amplio espectro que también tiene actividad antiinflamatoria, han demostrado tener un éxito notable para prevenir y tratar el COVID-19, pero todavía los ignoran en favor de tratamientos más costosos, menos efectivos y vacunación experimental masiva.

En este punto, aunque existan tratamientos efectivos disponibles, la alta tasa de supervivencia documentada del COVID-19 y el conocimiento de que, si ya lo tuvo, es probable que ya sea inmune a más infecciones y la razón para vacunarse sea dudosa. Incluso la variante Delta tiene una tasa de letalidad muy baja del 0.2% en el Reino Unido, que cae al 0.03% en las personas menores de 50 años.

La infección natural destrozara a todas las variantes
Si decide recibir una vacuna antiCOVID-19, significa que participa en un experimento sin precedentes con una terapia génica no aprobada, cuyos beneficios no pueden superar los riesgos, en especial si ya tuvo COVID-19 y es probable que ya sea inmune.

Como señaló Horowitz, “la infección natural es el único fenómeno que por fin acabará con todas las variantes, y todo el enfoque debe estar en lograr que las personas mayores y otras personas vulnerables reciban tratamiento a tiempo en el momento en que sientan los síntomas e incluso un régimen profiláctico de ivermectina cuando sea apropiado".

Mientras tanto, McCullough señaló que, al vacunarse, se prepara para una inmunidad muy estrecha, muy diferente a la amplia inmunidad adquirida naturalmente, que se podría superar muy fácil por un virus más virulento. Como dijo en nuestra entrevista que mencioné antes:

“Lo que sé con base en la literatura en este momento es que podría haber un riesgo dado el estrecho espectro de cobertura inmunológica. Podría haber una inmunidad tan estrecha que una cepa más virulenta podría abrumarla.

La variante más reciente es la Delta. Esa es la más débil de todas las variantes y la más fácil de tratar, Pero si alguien, digamos una entidad nefasta, crea un virus más virulento, podría diseñarse muy fácil para superar una inmunidad muy estrecha a la que cientos miles de millones de personas estarán conectados con una inmunidad estrecha".

***

Artículo relacionadoLa OMS manipula y altera el término de "Inmunidad colectiva/Inmunidad de rebaño" para asociarla solo a las vacunas

Ver comentarios

El autoritarismo científico erosiona la propiedad privada y la libertad humana

Publicado en por Skiper

El autoritarismo científico erosiona la propiedad privada y la libertad humana

Fuente: https://www.activistpost.com/2021/07/scientific-authoritarianism-erodes-private-property-and-human-liberty.html

 

"Una diferencia fundamental entre las dictaduras modernas y todas las demás tiranías del pasado es que el terror ya no se usa como un medio para exterminar y atemorizar a los oponentes, sino como un instrumento para gobernar masas de personas que son perfectamente obedientes". ~ Hannah Arendt ~ (Los orígenes del totalitarismo, 1966)

 

Como recipiente de una beca de investigación visitante EC Harwood en el Instituto Americano de Investigación Económica, me inspiran los relatos de las batallas de principios que libró el coronel Harwood en apoyo de los ideales detrás de la Constitución de los Estados Unidos. Al prestar juramento de apoyar ese gran documento como estrella polar, su apoyo a la causa de la libertad humana y la dignidad personal lo llevó a ser un opositor vocal de las políticas del New Deal de FDR. Como tal, continuó haciéndolo a pesar de las órdenes de sus comandantes militares de cesar sus críticas, y finalmente eligió retirarse anticipadamente de una prometedora carrera militar como graduado de West Point.

Mi lección de sus valientes actos contra las instituciones más poderosas de Estados Unidos es que ser un verdadero patriota requiere apoyar una ideología de libertad individual en lugar de aceptar intereses partidistas que violan los preceptos fundamentales. Como tal, los estadounidenses que deseen un país unido y próspero deben seguir el ejemplo de Edward Harwood para desafiar la autoridad de los funcionarios gubernamentales y cuestionar las afirmaciones de los "expertos" que utilizan como apoyo.

Este comportamiento contrario es aún más urgente dado el giro de la política pública en los últimos años que expandiría los poderes políticos más allá de los sueños más locos de FDR, a expensas de los derechos de propiedad privada y la libertad humana. Tal como están las cosas, las políticas públicas se han orientado cada vez más hacia respuestas a las afirmaciones de que las acciones irresponsables de los seres humanos están causando la degradación ambiental y el cambio climático.

Si bien la aparición de un nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, y la enfermedad que podría causar, Covid-19, están ahora en el centro del escenario, comparten la misma facturación con el primero solo ligeramente en segundo plano. En todo caso, este par de amenazas ofrece un conveniente pretexto para que los funcionarios del gobierno busquen ampliaciones en sus poderes que les otorguen un mayor control sobre las acciones humanas y los recursos privados. Inicialmente, el espectro del cambio climático no fue suficiente para inducir a la mayoría de los ciudadanos a aceptar un mayor poder político que disminuiría su libertad y restringiría sus derechos personales.

Sin embargo, el miedo aumentó durante la reciente pandemia basada en pronunciamientos que reflejaban la autoridad de los "expertos" hizo que las personas dejaran de pensar en la salud como un problema personal y abrazaran la "salud pública". La noción de que la “salud pública” refleja una realidad objetiva debe ser cuestionada, especialmente porque se presta mucha atención a uno solo entre muchos virus y a una sola enfermedad entre las muchas dolencias que afligen a la humanidad. Es preocupante que estas hazañas políticas de prestidigitación hayan inducido a muchos ciudadanos a aceptar una construcción colectiva artificial, con la solidaridad dominando la autonomía individual y la seguridad por encima de la libertad humana.

Si bien la salud humana y la protección o rehabilitación del medio ambiente natural son objetivos indiscutiblemente valiosos, un enfoque holístico de estos asuntos requiere considerar su impacto en la vida individual de los seres humanos.

Las restricciones al comportamiento individual y al uso de recursos para servir a la "salud pública" o al medio ambiente natural implican una confusión malsana de política y "ciencia". Al final, las intervenciones no farmacéuticas relacionadas con la pandemia de Covid-19 podrían convertirse en un ensayo general que sirva como hoja de ruta para la “acción climática” para contrarrestar el calentamiento global.

Incluso si hay acuerdo sobre los problemas que surgen de la actividad humana, el debate debería centrarse en la eficacia de la gama de acciones correctivas disponibles. Como tal, la búsqueda de soluciones debe comenzar con el entendimiento de que las intervenciones gubernamentales a menudo pueden causar problemas en lugar de ser un remedio apropiado.

Por ejemplo, los gobiernos no sirvieron como guardianes del medio ambiente natural como se ve en la destrucción ecológica en nombre del socialismo autoritario practicado por el bloque soviético o la China continental (Roja). En esos casos, la ampliación del alcance de las acciones privadas y la retirada (parcial) del control estatal sobre los recursos trajo mejoras.

Si bien estos obvios fracasos del autoritarismo asociado con el comunismo los llevaron a ser ampliamente rechazados, existe el riesgo de que el autoritarismo de base ecológica o pseudocientífica pueda reemplazarlo.

En su libro, La contrarrevolución de la ciencia , FA Hayek identificó tal posibilidad bajo la rúbrica de "cientificismo" que implicaba un cambio en el método científico desde el empirismo estricto, el pensamiento crítico y la objetividad hacia lo no empírico, puramente subjetivo, elitista y enfoque colectivista para hacer ciencia.

Como tal, el consenso reemplaza el empirismo estricto y la crítica abierta independiente normalmente asociada con el método científico. Dado que el cientificismo, dado que el "consenso científico" triunfa sobre todo lo demás, incluida la razón, existe el peligro de que las falsedades, incluso las que se han probado previamente como falsas, puedan ser elevadas por una mayoría de "científicos" que las aceptan.

Una forma emergente de cientificismo sigue las líneas de los burócratas de la era comunista que se dedicaron a la ingeniería social y obligaron a los individuos a actuar en nombre de la comunidad en general. La búsqueda de objetivos sociales, ya sea de “salud pública” o ambientalismo, que ignoran los derechos individuales y la libertad humana, a menudo ha llevado a resultados desastrosos. De hecho, los peores fracasos del socialismo en la búsqueda de objetivos sociales fueron provocados por consecuencias no deseadas e imprevistas.

Además de la depredación material asociada con los experimentos históricos con el socialismo, hubo una pérdida de capital social por interferir con la confianza mutua que tiende a surgir de los intercambios voluntarios. Si los ciudadanos se resisten a los límites a su libertad individual y sus derechos para lograr objetivos colectivos, la represión autoritaria se convierte en un instrumento inevitable para "pacificar" a las masas.

Esos excesos y abusos del poder del Estado se produjeron en una amplia gama de regímenes colectivistas. Por ejemplo, los nacionalsocialistas bajo Adolf Hitler implementaron políticas que podrían atraer a algunos de los ecologistas más extremos de la actualidad. Un elemento de la filosofía del Partido Nazi (gemeinnutz vor Eigennutz) promovía el bien del conjunto por encima del bien del individuo. Por un lado, hubo una oposición explícita al consumo de alcohol y tabaco.

Más inquietantemente, se requirió la esterilización obligatoria de los enfermos mentales, que terminó con la esterilización de 350.000 personas en contra de su voluntad en 1939. Los técnicos médicos, fundamentales para las operaciones del Estado nazi, perpetuaron las narices científicas de la evolución y la higiene genética basada en la eugenesia para promover el desarrollo racial. pureza.

Es posible que muchos partidarios de los nazis en los primeros días del régimen nunca hayan imaginado los terribles resultados de seguir esta repugnante ideología. Como tal, se debe tener cuidado al evaluar la sabiduría "científica" que informa las ansiedades sobre el deterioro del medio ambiente natural o la salud de los miembros de una comunidad. Así como muchas de las verdades aceptadas del movimiento verde se basan en la aplicación selectiva de la ciencia, también lo son las "verdades" que guían las políticas de salud en la época del Covid-19.

Si bien Hitler usó generalidades falsas sobre judíos y gitanos, los ambientalistas se basan en afirmaciones exageradas que a menudo no están respaldadas por la lógica, la ciencia o los datos. Tenga en cuenta las profecías incumplidas de un informe del Club de Roma (“límites del crecimiento”) que preveía un conflicto armado mundial inevitable que surge de agotamiento de los recursos antes del final de la 20 ª siglo.

Un ejemplo de "cientificismo" que aborda el medio ambiente natural podría identificarse como "ecologismo", es decir, intervenciones impuestas por el estado, regulaciones y coacción para proteger el medio ambiente natural. Sin embargo, estas acciones deben minimizar la interferencia con el ejercicio pacífico de la libertad de elección y la búsqueda de la dignidad personal, o el daño al medio ambiente humano podría exceder los beneficios.
Un efecto del ecologismo es fomentar la intolerancia hacia la elección individual y oponerse a la propiedad privada de la propiedad y los recursos. Prueba de ello se encuentra en actos de ecoterrorismo, y el hecho de que la confiscación de propiedad privada para promover objetivos ambientales haya atraído apoyo.

En el extremo, los ambientalistas tienden a afirmar que la naturaleza es inherente y objetivamente valiosa. Pero esta queja es incoherente ya que las acciones humanas son una parte ineludible de la realidad del mundo natural. Por lo tanto, los intentos de evocar razones éticas para los mandatos contra la alteración humana o el uso de algunas partes del mundo natural son arbitrarios e inapropiados.

Del mismo modo, los edictos en apoyo de la "salud pública" que ignoran la acción humana han provocado una ruptura en el tejido social al inducir a las personas a ver a los demás como un vector peligroso de la enfermedad. Los mandatos de enmascaramiento para toda una población, los encierros en toda la comunidad y los pasaportes de vacunas contradicen la noción fundamental de justicia de que se presume la inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad. Mientras tanto, los gobiernos alientan a los ciudadanos a informar o avergonzar a cualquiera que se niegue a aceptar los límites trazados por sus arbitrarios objetivos de "salud pública".

Uno de los peores elementos de las políticas pandémicas es el impacto en los niños de los mandatos de "salud pública". A los niños les ha aterrorizado que les digan que las violaciones de estas reglas pueden causar la muerte de un ser querido. A su vez, esos temores no solo desestabilizan su salud mental, sino que también pueden abrir una brecha entre ellos y sus padres.

Es notable que en menos de un año, casi todo el Estado impuso intervenciones no farmacéuticas que contradecían décadas de conocimiento médico y científico establecido. Es casi como si la “ciencia” siguiera una política, y no al revés.

Por ejemplo, los cierres de fronteras se habían considerado inapropiados, el uso de mascarillas como estrategia general era ineficaz, el poner en cuarentena a toda la población estaba equivocado y el sistema inmunológico humano se consideraba la primera línea de defensa contra los patógenos. Todas fueron canceladas de la misma manera que las estatuas de los veteranos de guerra confederados.

Cambiar la atención de las políticas de "salud pública" a las que abordan el medio ambiente natural, las que ignoran el medio ambiente humano, puede ser contraproducente para lograr sus objetivos. Restringir a las personas por motivos de protección del medio ambiente natural podría empeorar la situación de las comunidades si los empresarios no pueden actuar como motores del crecimiento económico y la innovación.

Tal como está, la supresión del acceso a las recompensas (beneficios) basadas en el mercado tiende a ralentizar el ritmo del avance tecnológico y a frenar las ganancias en los ingresos. Si bien un menor número de avances en tecnología puede obstaculizar el aumento de los ingresos, hacerlo también inhibirá tanto los medios como la motivación para la protección del medio ambiente.

En todo caso, la intervención del gobierno y la regulación del comportamiento humano no son las únicas formas de resolver los problemas del medio ambiente natural o la salud de los miembros de una comunidad. Se debe poner más energía intelectual en formas de aprovechar los efectos beneficiosos de la elección voluntaria en los mercados como un sustituto de la coacción de los mandatos gubernamentales.

Por su parte, los economistas han realizado un esfuerzo considerable para examinar las formas en que el sistema de precios puede producir las reducciones deseadas en la contaminación y problemas similares. De manera similar, una alineación de las capacidades privadas con los intereses públicos condujo a avances notablemente rápidos en la investigación de vacunas (incluso si los efectos a largo plazo siguen siendo desconocidos).
En el caso de los problemas ambientales, se han propuesto mecanismos basados ​​en el mercado, como la comercialización de los derechos de contaminación o la privatización de las áreas silvestres y la vida silvestre. También existen técnicas innovadoras como el “etiquetado” electrónico que permiten identificar la propiedad de recursos dispersos o rastrear fuentes de contaminación y fijar un precio al comportamiento.

Cada una de estas propuestas se basa en proporcionar incentivos que fomenten un mejor seguimiento y un mejor uso de los recursos y el medio ambiente. En particular, la propiedad privada proporciona un fuerte incentivo para el uso cuidadoso de los recursos naturales al permitir que los propietarios se beneficien directamente de la conservación y preservación que pueden traer valores mejorados en el presente y el futuro.

A medida que avanza este milenio, la comunidad mundial enfrenta presagios mixtos de esperanza y desesperación para el futuro. Si bien la desaparición global de los regímenes autoritarios merece tres aplausos, los resultados de la mayor conciencia de los problemas ambientales podrían justificar solo dos vítores, dependiendo de a dónde nos lleven. Desafortunadamente, el avance de la "salud pública" sobre la salud individual invita a dos abucheos.

Si la lógica del ecologismo conduce a la erosión de los derechos de propiedad y la libertad humana de los derechos ambientales impuestos coercitivamente, es casi seguro que debilitará el apoyo a la preservación del medio ambiente natural. De manera similar, los gobiernos de “autoritarismo científico” y los organismos internacionales para controlar el comportamiento humano en respuesta a la pandemia se han vuelto cada vez más polémicos a medida que los ciudadanos pierden la paciencia y comienzan a resistirse a las directivas de “salud pública”.

Los intentos de imponer una aceptación incuestionable de afirmaciones científicas específicas denigrando públicamente a los oponentes o negando el apoyo a la investigación y los proyectos que no apoyan la narrativa del “consenso” no promueven la ciencia, per se. Especialmente si silencia el pensamiento independiente.

Existe el riesgo de crear una dicotomía de ciencia "buena" y "mala", lo que lleva a una situación tóxica donde las posiciones son guiadas y endurecidas por políticas partidistas. La verdadera ciencia no debe considerarse monolítica.

Al igual que con la filosofía, hacer ciencia requiere una mente abierta y escéptica. No se debe confiar en los científicos que buscan presentar una voz unificada y autorizada o que se guían por intereses partidistas cuando opinan sobre la “salud pública” o el medio ambiente natural.

Resistir el avance del autoritarismo científico se ha convertido en la primera línea para la protección de la libertad humana y la santidad de la propiedad privada.

Ver comentarios

La verdadera razón por la que Google y YouTube censuran la verdad sobre las vacunas

Publicado en por Skiper

La verdadera razón por la que Google y YouTube censuran la verdad sobre las vacunas

Fuente: https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2021/07/26/censura-de-google-por-inversion-en-vacunas.aspx

Autor: Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola

 

HISTORIA RESUMIDA
- La empresa matriz de YouTube, Google, invierte de forma directa en la "vacuna" COVID de AstraZeneca/Oxford. Por eso YouTube censura todo lo que amenace el despliegue y futuros beneficios de las terapias de modificación genética contra el COVID-19.

- Silicon Valley ha impulsado la transformación del sistema sanitario en un sistema basado en la telemedicina y atención personalizada por medio del uso de la inteligencia artificial (IA). Google está muy involucrado en este movimiento.

- Google también se asoció de forma directa con el ejército estadounidense, que cada vez se involucra más en un programa transhumanista.

- DARPA invirtió mucho en tecnologías transhumanistas para utilizarlas en soldados, incluyendo interfaces de cerebro-máquina y otras ideas aún más extremas. En fechas recientes, se asociaron con el Wellcome Trust para crear algo llamado "Wellcome Leap", un movimiento para introducir el transhumanismo.


El abogado alemán y cofundador de la Comisión Alemana Extraparlamentaria de Investigación sobre el Coronavirus, el Dr. Reiner Fuellmich, entrevistó a Whitney Webb, una reportera de investigación independiente, sobre quién está detrás de la censura de YouTube a los investigadores médicos y a sus trabajos publicados.

Ella relata cómo un médico consiguió que se publicara un análisis de riesgo-beneficio de los mandatos de los cubrebocas en la publicación médica llamada Journal of Pediatrics. Creó un breve video sobre sus descubrimientos, y a los pocos minutos de publicarlo en YouTube, el video fue eliminado. Pero ¿qué es lo que ocurre? ¿Quién está detrás de la censura de los trabajos científicos revisados por pares? ¿Quién trata de influir en qué?.

Google invierte en la 'vacuna' antiCOVID
Como señaló Webb, la empresa matriz de YouTube, Google, invirtió de forma directa en la "vacuna" COVID de AstraZeneca/Oxford. Aunque la vacuna de AstraZeneca se presentó como un producto sin fines de lucro, esto está muy lejos de ser verdad. Los creadores de esta herramienta de modificación genética son Adrian Hill y Sarah Gilbert, del Instituto Jenner para la Investigación de Vacunas.

Mientras que, el Instituto Jenner es el desarrollador oficial de la vacuna, las patentes reales y los derechos de autor de la vacuna de AstraZeneca son propiedad de una empresa privada llamada Vaccitech, que fue fundada por Hill y Gilbert. Entre los inversores de Vaccitech se encuentran:

- Google Ventures
- The Wellcome Trust, que tiene una relación de muchos años con el movimiento eugenésico
- El gobierno británico
- BRAAVOS, una sociedad de inversión de capital creada por un ejecutivo del Deutsche Bank. La inversión de BRAAVO se oculta de forma parcial, ya que BRAAVO es el principal accionista de Oxford Science Innovation, que a su vez invirtió en Vaccitech
- Intereses chinos, incluyendo una sucursal bancaria china y una empresa farmacéutica llamada Fosun Pharma

Todos estos inversores se beneficiarán de esta "vacuna" en algún momento en un futuro próximo, y Vaccitech manifestó con total claridad a sus accionistas el potencial de beneficios futuros, ya que señala que es muy probable que la vacuna antiCOVID-19 se aplique cada año y se actualice cada temporada, al igual que la vacuna contra la gripe estacional.

Desde luego que AstraZeneca prometió que no obtendría ningún beneficio de esta vacuna antiCOVID-19, pero este compromiso tiene un límite de tiempo. El voto sin fines de lucro expirará una vez que la pandemia haya terminado y la propia AstraZeneca puede determinar en qué momento.

Google protege sus intereses financieros
Dado que Google tiene un interés financiero directo en la "vacuna" antiCOVID-19 de AstraZeneca, ¿acaso resulta sorprendente que sus subsidiarias, como YouTube, censuren la información que amenaza la rentabilidad futura de estos productos? Yo pienso que no.

En términos más generales, Silicón Valley ha ejercido presión para transformar el sistema sanitario en su totalidad en un sistema basado en la telemedicina e inteligencia artificial (IA). Se trata de sustituir a los médicos por aplicaciones basadas en la inteligencia artificial.

“Empezaron a redefinir la atención sanitaria como una forma de controlar la vida de las personas, al afirmar que es en beneficio para la población, la colectividad y también para su salud personal, cuando en realidad es una manera de implantar estas tecnologías transhumanistas o tecnocráticas con el pretexto de que se trata de una empresa relacionada con la salud", afirma Webb.

Desde luego que Google está muy involucrado en todo esto. También están asociados de forma directa con el ejército de los Estados Unidos. "Por lo tanto, el hecho de que censuren elementos que se oponen a la narrativa que quieren presentar en asuntos relacionados con la salud pública, no debería sorprender a nadie", dice Webb.

Johnson & Johnson
Por su parte, la vacuna antiCOVID de Johnson & Johnson se hace por una empresa estadounidense llamada Emergent BioSolutions, antes conocida como BioPort. Según Webb, BioPort se creó como una extensión de las instalaciones británicas de biodefensa en Porton Down.

En su artículo de abril de 2020, titulado "A Killer Enterprise: How One of Big Pharma's Most Corrupt Companies Plans to Corner the COVID-19 Cure Market", Webb detalla el historial plagado de escándalos de BioPort y su rol en los ataques con ántrax de 2001, así como en la crisis de opioides. En 2004, la empresa cambió su nombre a Emergent BioSolutions. Webb agrega lo siguiente:

"Estuvieron muy involucrados en lo que ocurrió con los ataques con ántrax de 2001, porque básicamente fue la única forma en que iban a conseguir salvar su programa de vacunas contra el ántrax, que era obligatorio para el personal militar estadounidense", dice.

"Desde entonces, han estado involucrados en escándalos, pero fueron elegidos para fabricar la vacuna antiCOVID de Johnson & Johnson a pesar de eso; y la persona que pusieron a cargo del control de calidad en esta instalación que fabricaba estas vacunas de Johnson & Johnson no tiene experiencia en el campo de la química o del desarrollo farmacéutico.

Tiene experiencia como jefe de equipos de inteligencia militar para el ejército estadounidense, en Irak y Afganistán. También es un experto en Irán y Corea del Norte.

En fechas más recientes, el escándalo que se ha producido en los Estados Unidos con la vacuna de Johnson & Johnson es que estos lotes estaban "arruinados", dicen que básicamente no eran utilizables, y quién sabe lo que les habría pasado a las personas si se hubiese utilizado de forma generalizada.

Por supuesto que Johnson & Johnson obtuvo la aprobación gracias a Emergent BioSolutions, pero en realidad no recibieron ninguna sanción como empresa. Están muy relacionados con el ejército estadounidense, con la CIA, así como con un contratista militar de Ohio, Battelle, que también tiene muchos vínculos con los ataques con ántrax".

Muchas preguntas sin respuesta
Una de las mayores preocupaciones que se plantean en esta entrevista es si existen controles o revisiones independientes sobre el contenido de estas vacunas antiCOVID. ¿Qué es lo que contienen en realidad? Cuestiona el médico y epidemiólogo alemán, Dr. Wolfgang Wodarg. Todas se utilizan bajo la Autorización de Uso de Emergencia (EUA), lo cual permite eludir muchos controles estándar.

Wodarg se pregunta si es posible que la industria farmacéutica utilice la EUA para aprender más sobre el funcionamiento real de la tecnología del ARNm, al utilizar a la población como conejillo de indias.

En general, existen normas y reglamentos muy estrictos sobre el uso de la tecnología de modificación genética en humanos. Han podido obtener una autorización EUA, que permite eludir algunas normas de seguridad estándar, sólo porque las denominan como "vacunas".

Wodarg señala que, con base en los ingredientes declarados, es imposible explicar el magnetismo que reportan miles de personas en todo el mundo, el cual provoca que imanes, llaves, cubiertos, monedas, celulares y cualquier otra cosa se adhieran a sus cuerpos.

El fenómeno parece comenzar justo alrededor del sitio de la inyección, pero después de varias semanas, casi todo el cuerpo se magnetiza (aunque "magnetizado" no es del todo exacto, ya que muchos objetos no magnéticos pueden adherirse al cuerpo).

"DARPA invirtió en tecnologías transhumanistas para utilizarlas en los soldados, incluidas las interfaces de cerebro-máquina y otras ideas aún más extremas. Hace poco tiempo, se asociaron con Wellcome Trust para crear algo llamado 'Wellcome Leap', un movimiento algo inquietante que pretende introducir el transhumanismo".
Entonces, ¿Quién controla lo que añaden en estas vacunas? Wodarg señala que se comprobó que algunas inyecciones sólo contienen solución salina, lo que sugiere que en realidad algunas personas reciben una inyección de placebo, aunque se les diga que reciben la verdadera y no se hayan inscrito en un ensayo formal.

¿Se realizan estudios "encubiertos" que no se nos han informado? Hay muchas preguntas sin respuesta sobre lo que ocurre con el lanzamiento de la "vacuna" antiCOVID. Webb indica:

"Sin duda hay que estar más atentos a los fabricantes de la vacuna porque al parecer los desarrolladores se limitan a desarrollar la fórmula, que luego entregan a los fabricantes que son los que fabrican y crean la vacuna que se inyecta en las personas".

En el caso de los Estados Unidos, Emergent BioSolutions es el principal fabricante de la vacuna de Johnson & Johnson, así como de algunas otras, pero esta empresa tiene un historial terrible. El Pentágono perdió un juicio en 2004 en el que se le acusó de utilizar al personal militar estadounidense como ratas de laboratorio en un ejercicio experimental no autorizado de esa vacuna que producían contra el ántrax.

BioPort, ahora Emergent BioSolutions, está muy relacionada con el ejército estadounidense, y también con el departamento de salud y servicios humanos. En cuanto a la tecnología del ARNm, estoy seguro de que han aprovechado esta oportunidad para utilizarla más a fondo. Por lo tanto, yo diría que la cara oculta de la vacuna de ARNm es el ejército estadounidense.

Si analizamos la tecnología de ARNm de Pfizer y de Moderna, ambas empezaron con una importante inversión en el 2013, por parte de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa [DARPA, por sus siglas en inglés], que es la rama de investigación avanzada del ejército estadounidense".

El programa 'DARPA' de Google
Según Webb, DARPA invirtió mucho en tecnologías transhumanistas para utilizarlas en soldados, incluyendo interfaces de cerebro-máquina y otras ideas aún más extremas. Recientemente se asociaron con Wellcome Trust para crear algo llamado "Wellcome Leap", un movimiento para introducir el transhumanismo.

Como se mencionó anteriormente, Wellcome Trust tiene profundas raíces en el movimiento eugenésico, por lo que esta colaboración es mucho más inquietante.

Ahora, Regina Dugan, Directora general de Wellcome Leap, trabajó en DARPA. En 1996, comenzó a trabajar allí y fue la primera mujer directora, desde 2009 a 2012. En 2013, aprobó la financiación de DARPA para Pfizer y Moderna. En 2012, dejó DARPA para crear un equivalente de DARPA llamado Tecnologías y Proyectos Avanzados (ATAP, por sus siglas en inglés) de Google.

Después, se encargó de un proyecto similar en Facebook, llamado Building 8. Según Webb, en esencia, Wellcome Leap está concebido como un "DARPA de la salud mundial", con todas las connotaciones transhumanistas que conlleva.

En cuanto a la cuestión de los experimentos encubiertos con un público desprevenido, a Wodarg le preocupa mucho que los fabricantes de la "vacuna" antiCOVID-19 puedan experimentar con diversas cantidades de nanopartículas lipídicas, lo que podría ayudar a explicar algunos de los efectos letales, y quizás incluso el fenómeno de transferencia que parece producirse entre las personas vacunadas y no vacunadas.

Por supuesto, no sabemos si se hacen ensayos comparativos secretos sin que nosotros lo sepamos. Lo que sí sabemos es que Moderna trabaja desde hace muchos años en la tecnología de las vacunas de ARNm y no había podido resolver el problema de la toxicidad de los nanolípidos. Cuando la dosis era demasiado baja, el ARNm no permanecía el tiempo suficiente como para que el medicamento funcionara, mientras que cuando era demasiado alta, se volvía tóxico.

A pesar de los años de trabajo, nunca pudieron determinar una dosis efectiva de ARNm que no fuera tóxica en el nanolípido. Al menos nunca anunciaron el éxito. Ahora ¿debemos creer que han resuelto todo en menos de un año? No, lo más probable es que nunca se hayan dado cuenta y que utilicen la tapadera de la pandemia para lanzar al público una vacuna sin analizar, bajo el pretexto de la autorización de uso de emergencia.

Es probable que la campaña pública de vacunación contra el COVID les ayude a determinar una dosis eficaz y no tóxica, de modo que ese conocimiento pueda aplicarse a otros medicamentos y vacunas de modificación genética. Es muy conveniente, ya que no son responsables de ninguno de los daños y muertes que causan sus productos, y ahora sus sujetos de prueba humanos y no remunerados se cuentan por miles de millones.

¿De qué trata en realidad la campaña de vacunación?
Según Fuellmich, actualmente todas las pruebas sugieren que no nos enfrentamos a una emergencia médica que justifique el uso de estas herramientas de modificación genética, así que la pregunta es ¿por qué la promueven de una forma tan inaudita? Debe haber una razón para ello, y si no es para afrontar una emergencia médica, entonces, ¿para qué es? Webb se pronuncia, y dice:

“La presión de Silicon Valley para rehacer la atención sanitaria es lo que denominan medicina de precisión. La describen como medicamentos, vacunas y terapias genéticas orientadas a la persona; es decir, dirigidas al genoma del individuo. Por eso observamos este repunte, con el pretexto de las pruebas contra el COVID-19, de este enorme esfuerzo por acumular datos genéticos de personas en todo el mundo.

Sin duda, gran parte de esto está en manos de las mismas empresas de Silicon Valley. En el caso del oeste de los Estados Unidos, Verily, que es una subsidiaria de Google, ha estado realizando muchas pruebas de COVID-19 y, al mismo tiempo, intenta que su asistencia sanitaria con IA se base en estos datos genéticos.

Muchas de esas mismas tecnologías para la medicina de precisión también proceden del ejército de Estados Unidos e implican diagnósticos predictivos en los que dicen, con base en un algoritmo de IA, que es probable que padezca esta enfermedad, ya sea COVID, cáncer o cualquier otra, antes de que muestre los síntomas de la misma.

Ahora mismo, Google lo desarrolló en forma conjunta con una parte del ejército llamada Unidad de Innovación de Defensa. Hay muchos otros ejemplos de esto. Por lo tanto, me gustaría argumentar que utilizar de forma generalizada estas vacunas de ARN y tratarlas como vacunas regulares, en vez de la terapia génica, es una forma de normalizar el mismo tipo de medicina de precisión basada en Silicón Valley que quieren que sea la nueva normalidad en la asistencia sanitaria alrededor del mundo".

Al empezar a descifrar la red interconectada de actores implicados en esta campaña de vacunación a nivel mundial, se vuelve una y otra vez a dos movimientos clave: el movimiento transhumanista y el movimiento eugenésico, que a mediados de los años 50 empezaron a fusionarse. Como señala Fuellmich, parece que observamos "la salida de una estrategia de muy larga duración" para reducir la población y alterar a los que quedan.

"Sí, eso es correcto", indica Webb. “Si nos basamos en alguien como Julian Huxley, Director general [fundador] de la UNESCO y antiguo presidente de la Sociedad Británica de Eugenesia, que todavía existe. Se llama Instituto Galton. No cambiaron de nombre sino hasta 1989.

Adrian Hill, de la vacuna AstraZeneca, habló en su centenario, en el que celebró los 100 años de la eugenesia. Wellcome Trust mantiene su archivo, que considera de gran utilidad para la medicina en general.

De vuelta a Julian Huxley, en 1946 dijo que debíamos volver a hacer viable lo impensable. Alrededor de 10 años después, acuñó el término transhumanismo y dijo que la edición de genes como ciencia eugenésica debía aplicarse junto con esfuerzos para fusionar humanos con máquinas como una forma de crear un nuevo ser humano o ser humano 2.0.

Recientemente, uno de sus miembros de la junta directiva publicó un libro que fue criticado de manera positiva por la prensa británica sobre la eugenesia en el siglo XXI. En primer plano están estos 'medicamentos' de edición genética. Creo que se trata del control, y, en última instancia sobre la eugenesia".

A continuación, Webb comenta sobre la reunión de las élites tecnocráticas, celebrada en enero de 2020 en Davos (Suiza), en la que un orador israelí, Yuval Harari, advirtió que nos adentramos en una era de dictadura digital en la que los seres humanos "ya no son almas misteriosas, ahora somos animales hackeables", gracias al uso de la ingeniería genética, a los avances en la interfaz de cerebro-máquina y a la tecnología. No es necesario decir que, instó a los miembros del Foro Económico Mundial a utilizar esta tecnología de forma inteligente.

Disensión fructífera
Para terminar, Webb sugiere que lo más probable es que la mejor y más eficaz forma de resistencia es la contraeconomía. Unirse con otros para producir lo que se necesita para sobrevivir, al margen de los sistemas centralizados y de las corporaciones que pretenden controlarnos.

"La protesta más poderosa en este momento sería una protesta económica", explica Webb. “Los gobiernos de todo el mundo sólo esperan más protestas violentas o disturbios. Tienen muchas herramientas y planes para enfrentarlos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, se ha iniciado una guerra contra el terrorismo doméstico que es evidente que estará dirigida a la disidencia, por la forma en que está redactada.

Ese es el tipo de respuesta que esperan, mientras que una protesta pasiva no violenta de resistencia económica y contraeconomía, es la forma más efectiva de contrarrestarlo en este momento.

Y creo que un movimiento más amplio de contraeconomía, además de un movimiento más amplio de personas que no consienten y que simplemente no se comprometen con el sistema, es algo que les produce más mucho temor, lo que creo que podría ser muy poderoso".

Ver comentarios

Desde diciembre de 2019 el NIAID y Moderna ya tenían una vacuna candidata contra el COVID

Publicado en por Skiper

Desde diciembre de 2019 el NIAID y Moderna ya tenían una vacuna candidata contra el COVID

Fuente: https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2021/07/17/vacuna-contra-el-covid-de-moderna-y-el-niaid.aspx

Notas al margen por Skiper: El subrayado de la información que considero importante es mío y no forma parte del artículo original.

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola

HISTORIA RESUMIDA
-Se dio a conocer que el 12 de diciembre de 2019, Moderna, junto con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), enviaron vacunas candidatas de ARNm contra el COVID a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
-Ralph Baric firmó el documento que establece que los proveedores acordaron transferir “las vacunas candidatas de ARNm contra el coronavirus, que fueron desarrolladas de manera conjunta por el NIAID y Moderna”, al investigador de la universidad
-Baric fue pionero en técnicas para manipular genéticamente los coronavirus, uno de los objetivos principales de la investigación en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV)
-Baric trabajó en estrecha colaboración con la Dra. Shi Zhengli del WIV, en una investigación que utiliza la ingeniería genética para crear un “nuevo virus similar al SARS en murciélagos... y que puede transmitirse de estos animales a los humanos"
-¿Por qué desde mediados de diciembre de 2019 Moderna, el NIAID y Baric ya sabían de la existencia del COVID-19? o ¿Por qué ya tenían preparada una vacuna desde antes de que se supiera que el virus representaba una amenaza para la humanidad?

Durante el último año pasaron tantas cosas que podría ser difícil recordar cómo era la vida antes del COVID. Pero volvamos a diciembre de 2019, cuando nadie se imaginaría que el distanciamiento social, el uso obligatorio de cubrebocas y los confinamientos dejarían de ser parte de las películas de ciencia ficción y se volverían una realidad.

En aquel tiempo, casi nadie sabía que se avecinaba una pandemia que cambiaría el mundo y fue hasta el 31 de diciembre de 2019, que se informó por primera vez sobre un brote de COVID-19 en Wuhan, China, y en este punto, se decía que se trataba de casos de neumonía viral, no de un nuevo coronavirus. Y digo "casi nadie" porque al parecer algunas personas ya sabían lo que nos esperaba.

El portal de noticias Daily Expose del Reino Unido reveló algunos documentos confidenciales que señalan que el 12 de diciembre de 2019, Moderna, junto con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), enviaron vacunas candidatas de ARNm contra el coronavirus a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, lo que provocó que se activaran las señales de alerta. Como informó el portal Daily Expose:

"¿Qué sabían Moderna y el NIAID que nosotros no?, En 2019 no hubo ningún tipo de coronavirus que representara una amenaza para la humanidad y que justificara crear una vacuna, además, la evidencia sugiere que el coronavirus de 2020 y 2021 tampoco representaba una amenaza para la humanidad".


La vacuna candidata contra el COVID-19 se creó desde antes de la pandemia
El acuerdo de divulgación confidencial establece la transferencia de material entre los proveedores, Moderna, NIAID y los Institutos Nacionales de Salud (NIH), al igual que la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Los proveedores acordaron transferir "las vacunas candidatas de ARNm contra el coronavirus, que fueron desarrolladas de manera conjunta por el NIAID y Moderna", al investigador de la universidad. Y según el Daily Expose, "el 12 de diciembre de 2019, el Dr. Ralph Baric, firmó este acuerdo en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, mientras que Jacqueline Quay, directora de Licencias y Apoyo a la Innovación en la Universidad de Carolina del Norte lo firmó el 16 de diciembre de 2019".

Pero recapitulemos todo lo que sabemos sobre este virus, sabemos con certeza que los investigadores del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) de China tenían acceso y hacían investigaciones de ganancia de función sobre los coronavirus, al manipularlos para volverlos más infecciosos para los humanos. También sabemos que colaboraron con científicos en los Estados Unidos y que recibieron fondos de los Institutos Nacionales de Salud para dichas investigaciones.

Según Peter Gøtzsche y el Instituto para la Libertad Científica, el Dr. Baric, quien recordemos firmó el acuerdo de transferencia de material para investigar la vacuna candidata de ARNm contra el coronavirus desde antes de que existiera una pandemia de COVID-19, fue pionero en técnicas para manipular genéticamente los coronavirus, que es uno de los objetivos principales de las investigaciones en el WIV.

Baric trabajó en estrecha colaboración con la Dra, Shi Zhengli, directora del Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes del WIV, también conocida como la "mujer murciélago", en una investigación que utiliza la ingeniería genética para crear un "nuevo virus similar al SARS en murciélagos y que puede transmitirse de estos animales a los humanos".

"Su trabajo se centró en mejorar la capacidad de los virus de los murciélagos para atacar a los humanos, con el fin de 'examinar el potencial de emergencia'. En el 2015 crearon un nuevo virus al tomar la columna vertebral del virus del SARS y remplazar su proteína Spike con una de otro virus de murciélago que se conoce como SHC014-CoV, el virus que fabricaron logró infectar un cultivo de células de laboratorio de las vías respiratorias humanas.

Escribieron que los paneles de revisión científica podrían considerar que su investigación es demasiado arriesgada, pero argumentaron que podría servir para estar preparado y mitigar futuros brotes. Pero el valor de los estudios de ganancia de función para prevenir la pandemia de COVID-19 fue completamente nulo, ya que es muy probable que esta investigación haya sido la causa de la pandemia en primer lugar".

 

Moderna obtiene la aprobación de uso de emergencia para su vacuna contra el COVID
Y como dice el refrán, lo demás ya es historia. El 12 de diciembre de 2019, la Dra. Amy Petrick, especialista en transferencia de tecnología del NIAID, firmó el acuerdo, junto con el Dr. Barney Graham, investigador del NIAID, cuya firma no tiene fecha. El 12 de mayo de 2020, solo unos meses después, la Administración de Alimentos y Medicamentos le otorgó a Moderna la designación de vía rápida para su vacuna ARNm-1273. Según el comunicado de prensa de Moderna:

"La ARNm-1273 es una vacuna de ARNm contra el SARS-CoV-2 que codifica una forma estabilizada por prefusión de la proteína Spike (S), que creó Moderna en colaboración con investigadores del Centro de Investigación de Vacunas (VRC) del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), un departamento de los NIH".

El 18 de diciembre de 2020, casi un año después de firmar el acuerdo de transferencia de material, la FDA emitió una autorización de uso de emergencia para la vacuna contra el COVID-19 de Moderna para su uso en personas de 18 años en adelante. El 10 de junio de 2021, Moderna también solicitó una autorización de uso de emergencia para aplicar su vacuna contra el COVID-19 en adolescentes de 12 a 17 años. Pero, a pesar de todo, aún no hay respuestas para algunas preguntas evidentes:

"No fue hasta el 9 de enero de 2020 que la OMS informó que las autoridades chinas determinaron que el brote se debió a un nuevo coronavirus que luego se conoció como SARS-CoV-2 con la supuesta enfermedad resultante denominada COVID-19, entonces, ¿por qué Moderna ya había creado una vacuna candidata de ARNm contra el coronavirus, que después transfirió a la Universidad de Carolina del Norte el 12 de diciembre de 2019?…Tal vez Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas deberían explicarlo ante un tribunal justicia".

El SARS-CoV-2 tiene una capacidad excepcional para infectar a los seres humanos
Nikolai Petrovsky, profesor de endocrinología de la Facultad de Medicina de la Universidad Flinders en Adelaide, Australia, se encuentra entre los que afirmaron que el SARS-CoV-2 parece estar diseñado de manera óptima para infectar a los seres humanos.

Su equipo trató de identificar una forma en que los animales podrían haberse mezclado para dar lugar al SARS-CoV-2, pero concluyó que no podía ser un virus de origen natural. Petrovsky declaró que era mucho más probable que el virus se hubiera creado en un laboratorio, sin utilizar ingeniería genética, al cultivarlo en diferentes tipos de células animales.

Para adaptar el virus a los humanos, tuvo que haberse cultivado en células que tienen el receptor ACE2 humano. Con el tiempo, el virus se adaptaría y tendría la capacidad de unirse al receptor humano. La organización llamada US Right to Know (USRTK) señaló que el tema de los sitios de unión es importante, ya que los sitios de unión distintivos de la proteína Spike de SARS-CoV-2 "confieren una unión y entrada 'casi óptimas' del virus en las células humanas".

Los científicos argumentan que los sitios de unión únicos del SARS-CoV-2 pueden ser el resultado de un desbordamiento natural, o bien, de la recombinación deliberada de un ancestro viral no identificado. Baric y otros, incluyendo a Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, con quien tiene una estrecha relación, se apresuraron a descartar la hipótesis de la fuga de laboratorio, que sugiere que el SARS-CoV-2 se filtró por accidente de un laboratorio en Wuhan, China. Pero, de acuerdo con Gøtzsche:

"El 9 de diciembre de 2019, justo antes de que comenzara la pandemia, Daszak concedió una entrevista en la que habló en términos entusiastas de cómo sus investigadores del Instituto de Wuhan habían creado más de 100 nuevos coronavirus relacionados con el SARS, algunos de los cuales podrían penetrar las células humanas y causar una enfermedad del SARS intratable en ratones humanizados…"

Además, la organización EcoHealth Alliance de Daszak financió una controvertida investigación de ganancia de función en el WIV; pero fue el NIAID quien otorgó los fondos a EcoHealth Alliance, para que luego los destinara al WIV. Daszak, a pesar de trabajar en estrecha colaboración con el WIV, formó parte del equipo de investigación de la Organización Mundial de la Salud que se encargó de identificar el origen del SARS-CoV-2, así que no es una sorpresa que este equipo descartara la teoría de fuga de laboratorio.

No fue hasta mayo de 2020 que se supo sobrel virus similar al SARS de Baric
Y hablando del virus similar al SARS que crearon Shi y Baric en el 2015, recordemos que esta investigación se realizó con una subvención de EcoHealth Alliance.

Y aunque se supone que la información relacionada con las secuencias de ADN y ARN del virus se debe enviar a una base de datos nacional de información biotecnológica, cuando se publica la investigación, esto no se hizo sino hasta años después, en medio de la pandemia de COVID-19. Según lo que informóAlexis Baden-Mayer, director político de la Asociación de Consumidores Orgánicos:

"El artículo, 'A SARS-like cluster of circulating bat coronaviruses shows potential for human emergence', que se publicó en la revista Nature en el año 2015, durante la moratoria de los NIH sobre la investigación de ganancia de función, se protegió porque inició antes de la moratoria y porque los NIH aprobaron la solicitud de Shi y Baric para continuar su investigación.

Nature, al igual que la mayoría de las revistas científicas, requiere que los autores envíen nuevas secuencias de ADN y ARN a GenBank, que es la base de datos del Centro Nacional de Información de Biotecnológica de los Estados Unidos. Sin embargo, el nuevo virus similar al SARS que crearon Shi y Baric no llego a GenBank hasta mayo de 2020".

Mientras tanto, Baric y Daszak participaron en una declaración científica que se publicó en The Lancet y que firmaron otros 26 científicos, para condenar las investigaciones sobre la hipótesis de fuga de laboratorio al considerarla una "teoría de la conspiración".

Daszak también fue nombrado comisionado de la Comisión Lancet sobre el COVID-19, pero ahora que su conflicto de interés extremo se hizo público, decidieron quitarle este nombramiento y sacarlo de la comisión.

Baric y Daszak restan importancia a la teoría de fuga de laboratorio
Cuando The Lancet publicó la declaración en febrero de 2020, Daszak aconsejó a Baric que no pusiera su firma porque no quería "que la relacionaran con su colaboración para maximizar una voz independiente", además los autores declararon que no existían conflictos de interés.

En una actualización que se publicó el 21 de junio de 2021, The Lancet declaró lo siguiente: "Algunos lectores cuestionaron la validez de esta divulgación, particularmente en lo que se refiere a uno de los autores, Peter Daszak". Posteriormente, la revista invitó a los autores a "reevaluar su conflicto de intereses", y, de pronto, Daszak tenía mucho más que decir. Actualizó su declaración de conflicto de intereses, que ahora señala lo siguiente:

"El trabajo de EcoHealth Alliance en China incluye la colaboración con una variedad de universidades y organizaciones gubernamentales de ciencias ambientales y de salud, todas las cuales se enumeran en publicaciones anteriores, tres de las cuales recibieron fondos de agencias federales estadounidenses como parte de subvenciones o acuerdos cooperativos de EcoHealth Alliance, tal y como lo informaron los NIH.

…El trabajo de EcoHealth Alliance en China implica evaluar el riesgo de propagación viral a través de la interfaz vida silvestre-ganado-humanos e incluye estudios serológicos y de comportamiento de personas, al igual que análisis ecológicos y virológicos de animales.

Este trabajo incluye identificar secuencias virales en muestras de murciélagos, lo que dio como resultado el aislamiento de tres coronavirus relacionados con el SARS en murciélagos y que ahora se utilizan como reactivos para probar terapias y vacunas.

También incluye producir una pequeña cantidad de coronavirus recombinantes de murciélago, para analizar la entrada de células y otras características de los coronavirus de murciélago para los que solo están disponibles las secuencias genéticas".

También es importante mencionar que se creó una junta de revisión especial: el comité de Supervisión y Control de Patógenos Potencialmente Pandémicos (P3CO), dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos con el fin de evaluar si las subvenciones que involucran patógenos peligrosos tienen más beneficios que riesgos.

Baden-Mayer explicó que "este comité se estableció como una condición para levantar la moratoria de 2014-2017 sobre la investigación de ganancia de función. Pero el comité P3CO opera en secreto, ni siquiera ha publicado una lista de sus miembros".

Daszak declaró en su divulgación actualizada que "los NIH revisaron el trabajo de virus recombinante y consideraron que no cumple con los criterios que justificarían una revisión más específica por parte de su comité de Supervisión y Control de Patógenos Potencialmente Pandémicos (P3CO)".

Pero, según el profesor de la Universidad de Rutgers, Richard Ebright, la subvención de los NIH para la investigación que involucra modificar los coronavirus de murciélagos en el WIV, se realizó porque el NIAID no la marcó para que la revisaran. En otras palabras, el WIV recibió fondos federales del NIAID sin que la investigación recibiera primero luz verde por parte de la junta de revisión del HHS.

Al parecer, de manera muy conveniente, el NIAID tuvo una laguna en el marco de revisión, resulta que es su responsabilidad marcar la posible investigación de ganancia de función para que la revisen, al omitirlo, la junta de revisión no sabe que debe hacerlo. Según Ebright, el NIAID y los NIH se encargaron de frustrar y evitar de manera sistemática que el P3CO del HHS pudiera revisar estas investigaciones, al "olvidar" marcarlas para su revisión.

¿Quién sabía qué y desde cuándo?
Ahora tenemos pruebas de que Moderna y el NIAID le enviaron sus vacunas candidatas de ARNm contra el coronavirus a Baric en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill desde mediados de diciembre de 2019, entonces, ¿ya sabían de la existencia del COVID-19? o ¿Por qué ya tenían preparada una vacuna desde antes de que se supiera que el virus representaba una amenaza para la humanidad?. Cada vez hay más señales de advertencia y conspiración, pero al final, la verdad saldrá al aire.

Ver comentarios

¿Dónde están las autopsias de todos aquellos que mueren después de la vacuna COVID?

Publicado en por Skiper

¿Dónde están las autopsias de todos aquellos que mueren después de la vacuna COVID?

Autor: Dra. Jane M. Orient, directora ejecutiva de la Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses, AAPS.

Fuente: https://www.wndnewscenter.org/those-dying-post-vaccine-where-are-the-autopsies/

Notas al margen por Skiper: La traducción y corrección de la traducción del artículo original corre de mi cuenta. De la misma forma, he subrayado ciertas partes del artículo que me parecen relevantes y que no están subrayadas en el artículo original.

 

En esta era de supuesta medicina científica y una pandemia, confiamos en los certificados de defunción para obtener estadísticas sobre la causa de la muerte, aunque se sabe que son extremadamente poco fiables.

Miles de personas sanas están muriendo inesperadamente, pero nuestras agencias de salud pública nos aseguran que sus muertes no fueron causadas por las vacunas contra el COVID. El número de muertes posteriores a la vacuna ha llegado a casi 7,000  (En los Estados Unidos), según el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS). Es el mejor sistema que tenemos, aunque pierde el 90%  o más de los eventos reales.

Pero he visto el informe de una sola autopsia. Este paciente había recibido una dosis de la inyección de Pfizer y murió cuatro semanas después. Aunque no hubo rasgos característicos de COVID-19, casi todos los tejidos dieron positivo en la PCR para el SARS-CoV-2.
Una madre de 45 años acaba de morir de problemas cardíacos e inflamación cerebral, poco después de recibir la vacuna COVID requerida antes de poder comenzar su trabajo en la Universidad Johns Hopkins (JHU). Habrá lágrimas y flores, pero probablemente no habrá autopsia, y no habrá pausas en las tomas exigidas para las personas si quieren trabajar en JHU.

Mi formación en medicina interna estaba en la edad oscura antes de la tomografía axial computarizada y las resonancias magnéticas, pero aún se suponía que debíamos hacer un diagnóstico preciso. Un paciente que murió sin antecedentes médicos era un caso donde teníamos que llamar al médico forense, quien decidiría si estaba indicada una autopsia. Todo lo que pudiera estar relacionado con la muerte, como los frascos de pastillas, era una prueba. Si se hubiera administrado una inyección, el vial se recuperaría si fuera posible. Con las vacunas, se supone que uno debe registrar el número de lote, por lo que sería posible verificar una muestra en busca de contaminantes.

Si el paciente fallecía en el hospital, se requería que el médico residente solicitara permiso para una autopsia. Se puede persuadir a los sobrevivientes que acepten una autopsia por la posibilidad de que su ser querido haya tenido una afección hereditaria o una infección que pueda afectar a otros. En cualquier caso, les aseguramos que su ser querido sería tratado con respeto y que los arreglos del funeral no se verían afectados. Un capellán se ofrecería como voluntario para asistir.

La razón más importante fue que el "altar de la verdad" era el mecanismo definitivo de "garantía de calidad". Los hospitales debían realizar autopsias a una determinada proporción de fallecidos para mantener su acreditación. Un estudio clásico de 100 autopsias seleccionadas al azar de cada uno de los tres años (1960, 1970 y 1980) reveló que se habían pasado por alto diagnósticos importantes en aproximadamente el 22% de los casos en las tres épocas, a pesar de la introducción de métodos de imagen modernos.

Desafortunadamente, las tasas de autopsias han caído del 25% a menos del 5% durante las últimas cuatro décadas. Nunca fue un productor de ingresos para nadie, excepto para los abogados de negligencias.

Siempre asistí a las autopsias si podía. Uno de mis maestros más importantes fue un paciente en el que habíamos pasado por alto una condición que era muy obvia cuando se abrió el cráneo. Puede que no pudiéramos salvarlo, pero como ni siquiera habíamos pensado en el diagnóstico, no tuvo ninguna oportunidad.

Decenas de miles de pacientes murieron de COVID antes de que una serie de 12 autopsias realizadas en Alemania mostraran que la mayoría tenía coágulos de sangre y no se podrían haber salvado forzando la entrada de aire a sus pulmones con un ventilador.
Si una persona muere después de una vacuna contra el COVID, me gustaría saber si hay picos de proteínas en los tejidos y vasos sanguíneos, y si hubo una reacción inmunológica que dañara esos tejidos. Si una madre pierde un bebé, me gustaría ver un examen completo de la placenta. ¿Se cortó el oxígeno y la nutrición del bebé debido a vasos sanguíneos dañados?.

Me sorprende que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y la Comisión Conjunta que acredita a los hospitales no exijan autopsias o pruebas de muestras de las vacunas. No es posible declarar un producto seguro y eficaz sin obtener pruebas directas de las víctimas potenciales.

Los fabricantes están protegidos contra la responsabilidad del producto, gracias al Congreso. Pero, ¿Dónde está la responsabilidad de las agencias gubernamentales encargadas de protegernos, o de las entidades privadas que coaccionan a los empleados o estudiantes a tomar un producto experimental, potencialmente peligroso o incluso letal?.

Si alguien a quien ama muere inesperadamente, llame al médico forense y solicite una autopsia forense.

Ver comentarios

1 2 3 4 5 6 7 8 9 > >>