Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Tiro al canario: ¿figura la 'mano visible' de los bancos centrales tras la caída del oro?

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.elconfidencial.com/mercados/2013/04/18/tiro-al-canario-figura-la-mano-visible-de-los-bancos-centrales-tras-la-caida-del-oro--9828

La histórica corrección del oro, que entre las sesiones del viernes y el lunes cayó un 13% en su mayor desplome en 30 años, continúa envuelta de incógnitas. Resultó tan espectacular que se presta a todo tipo de interpretaciones… e incluso de conspiraciones. ¿Y si fue un movimiento orquestado -uno más- por los bancos centrales? 

 

 

Las sospechas se apoyan en un punto de partida: una orden de venta, de 124 toneladas de oro, que llegó el viernes al mercado. Tras una operación de esa envergadura no figura un inversor cualquiera, sino uno poderoso, con lo que las pesquisas apuntan hacia los bancos centrales.

Como era de esperar, a partir de esa orden la caída del metal precioso corrió como la pólvora, porque además el terreno es propicio para que ocurra.

En un mercado en el que, según los expertos, el oro en papel supera en 100 veces el oro físico, una maniobra de esas proporciones desencadena una auténtica cadena vendedora porque los stop loss -órdenes fijadas para detener las pérdidas- saltan de forma automática y retroalimentan así los descensos.

Como, además, estaba por medio una cota tan relevante como la de los 1.500 dólares, la velocidad y la magnitud de las caídas se precipitaron. 

 

 

La pregunta es: ¿por qué estarían interesados los bancos centrales en provocar una caída del oro? Para que el metal precioso no actúe como elemento incómodo, es decir, para que no sea el canario en la mina.

En un momento en el que existe el temor a que las extraordinarias políticas monetarias de instituciones como el Banco de Japón, la Reserva Federal (Fed) y el Banco de Inglaterra desemboquen en tensiones inflacionistas, la evolución del oro podría ser empleada como un termómetro de esas expectativas.

Si subiera, ratificaría esos pronósticos porque ese encarecimiento sería visto como una estrategia de protección contra el futuro retorno de la inflación; en cambio, un descenso de la cotización del oro implicaría la reflexión contraria: como no hay tanto temor a que los precios se encarezcan, el metal precioso desciende. 

 

 

"Las acciones, los bonos, las divisas... Todo está intervenido a través de las impresiones de dinero o de la imposición de límites a la fluctuación de las monedas, como hace Suiza", valora Marion Mueller, fundadora de oroyfinanzas.com. En esa maquinaria solo faltaría una pieza: la del oro. De ahí las sospechas actuales.

"Unos movimientos tan violentos como los del viernes y el lunes son muy sospechosos. No me extrañaría que algún banco central estuviera tras ellos", reconoce un experto de un banco internacional que prefiere no ser citado. 

 

 

Esas sospechas se dirigen, principalmente, a la Fed. Más que nada por el creciente debate que estaba comenzando a producirse con respecto al impacto inflacionista de su actual política monetaria.

Si los temores con respecto a los precios remiten, la institución presidida por Ben Bernanke puede mantener durante más tiempo los estímulos. Además, ningún otro banco central atesora tanto oro. Según las estadísticas que recoge el World Gold Council (WGC), a finales de 2012 tenía en su almacén 8.133,5 toneladas del metal dorado. 

 

 

En Estados Unidos, la polémica está muy viva. Inversores o expertos financieros como James Rickards, Paul Craig Roberts o Andrew Maguire ven la mano visible de la Fed detrás de las fuertes caídas sufridas entre el viernes y el lunes. Y para que la teoría de la conspiración sea completa, no puede faltar Goldman Sachs, que apenas dos días antes del inicio del desplome del oro difundió un informe en el que rebajaba sus previsiones sobre el metal precioso.  

 

Y ya de paso, el petróleo

Y aún hay más: como, además, la caída de la cotización del oro provoca el descenso de los índices de materias primas en los que el metal está presente, su retroceso ejerce un efecto arrastre sobre otras materias primas.

Como el petróleo, que se encuentra en mínimos desde julio en Europa y desde diciembre en EEUU, cuyo retroceso también aleja las presiones inflacionistas. Dos pájaros de un tiro. O mejor aún: dos canarios. 


Comentar este post