Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Posts con #violencia de genero femenina tag

La violencia es la violencia

Publicado en por Skiper

La violencia es la violencia, pero en el reino unido no es violencia cuando la que agrede a un hombre es una mujer. En el reino unido el 40% de la violencia doméstica está dirigida contra los hombres. 

 

 

Ver comentarios

El maltrato a hombres, una violencia invisible

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.rtve.es/noticias/20130811/hombres-maltratados/729222.shtml

http://img.irtve.es/imagenes/2011-siete-hombres-murieron-manos-parejas/1375445355815.jpg

En  2011 siete hombres murieron a manos de sus parejas o exparejas.

La vergüenza hace que la mayoría no se atreva a denunciar.

"No podía creer que mi mujer me hiciera tanto daño", dice uno de ellos.

 

 

“Mi novio se ha intentado suicidar”, dijo ella al avisar a la Policía. A las pocas horas, tras varias contradicciones y ver los resultados de la autopsia, la mujer, de 34 años, fue detenida por matar a su pareja. Ocurrió en Madrid el pasado mes de junio y es uno de los pocos casos que se han conocido este año de hombres asesinados a manos de mujeres con las que mantenían una relación. Son pocos, pero también víctimas.

 

En 2011 siete hombres murieron a manos de sus parejas o exparejas, según los datos del informe sobre violencia doméstica del Consejo General del Poder Judicial. Los agresores fueron cinco mujeres y dos hombres.

Esta violencia no es comparable a la violencia de género ni en cifras ni en cuanto al origen y trasfondo social y cultural. En ese mismo periodo 62 mujeres murieron asesinadas por sus parejas. Apenas supone un mínimo porcentaje de esta dramática estadística y tal vez esa sea una de las razones que explica la ausencia de estudios específicos sobre las víctimas masculinas.

 

 

Este tipo de maltrato se engloba dentro de la llamada violencia doméstica. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística casi un 25% de las denuncias de violencia doméstica de 2011 corresponde a hombres maltratados por sus parejas. Del total de 5.632 personas denunciadas por violencia doméstica, el 76,2% fueron hombres y un 23,8% mujeres. 

"Muchas de las mujeres que maltratan a sus parejas han sufrido violencia a lo largo de su infancia y/o por parte de sus parejas. El número de casos de mujeres que ejercen la violencia sin haberla recibido previamente es menor al de los hombres", explica Iñaki Lajud, psicólogo de la Fundación Aspacia, dedicada a eliminar la violencia, proteger a las víctimas y promover la igualdad.

 

 

"No podía creer que mi mujer me hiciera tanto daño"

Rafael es madrileño, tiene 51 años y estuvo casado durante más de 18 con la que creía la mujer de su vida. Es el único que ha querido contar abiertamente su caso a RTVE.es. "Al poco tiempo de casarme, todo cambió", empieza su relato.

 


Cuenta su historia entre el llanto y la rabia y reconoce que no era consciente de ser un hombre maltratado ya que no podía imaginar que la mujer de la que se enamoró fuera capaz de hacerle tanto daño.

"Yo he sido maltratado psicológicamente y también fisícamente. Mi mujer me hacía responsable de todos sus problemas, me hacía sentir culpable e incluso llegó a pegarme un par de veces, de lo cual yo no me defendí, claro", explica Rafael a RTVE.es. "Me gritaba delante de los vecinos en plena calle, me humillaba en público y yo no sabía cómo reaccionar", reconoce.

"Un día ella me empezó a arañar la cara y yo le dije a mi cuñado -que vivía con nosotros- que bajara rápido porque no sabía en qué iba a acabar eso. Puso a mi familia en mi contra y me anuló como persona", explica.

Rafael no tuvo la valentía de denunciar a su mujer hasta que se separó. Ahora se arrepiente de no haberse dado cuenta antes. "Estoy con problemas psicológicos y de ansiedad. He llorado muchísimo, así no se puede vivir", concluye su testimonio.

 

 

Una violencia más silenciosa

Del informe del CGPJ sobre violencia doméstica se desprenden algunos datos sobre el perfil del hombre maltratado. Ninguno de los asesinados por sus parejas puso denuncia, tenían una edad media de 44 años (en 2010 fue de 42 años). Solo cinco de ellos mantenían la convivencia en el momento de la muerte (un 71% frente al 100% del año 2010) y todos ellos eran de nacionalidad española.

 

 

Se trata de una violencia más invisible, silenciosa y enmascarada. A un hombre le cuesta más admitirlo, la mayoría no es capaz de denunciarlo y tiene que ser su entorno quien dé ese primer paso.

"La mayor parte de las denuncias que nos llegan son llamadas de auxilio de mujeres del entorno de la víctima, la hermana, la madre o alguna amiga. Hay muchos que lo niegan, no lo asumen y acaban viendo el maltrato como algo normal", explica Víctor Martínez Patón, abogado especialista en estos casos.

 

 

El hecho de que los hombres maltratados sean pocos en comparación con las mujeres hace que la sociedad no esté tan concienciada como sí lo está con el drama de la violencia de género. Esto, junto al golpe a la autoestima que supone para ellos, la falta de atención de los medios e incluso una menor ayuda ante su tragedia, tampoco ayuda a que el hombre denuncie el maltrato. La vergüenza se apodera de ellos.

 

 

"Aquí interviene el factor género, en donde socialmente al hombre se le pide fortaleza, dinero y producción. Admitir y manifestar que está siendo agredido por su pareja se interpreta como una señal de debilidad, que cuestiona su virilidad y masculinidad", explica el psicólogo Iñaki Lajud. "En ocasiones los hombres nos han hecho comentarios del tipo: yo no fui a la Policía porque seguro que se iban a reír de mí", apunta Lajud.

 

Por todos estos motivos las víctimas se muestran reticentes a contar su historia y es su abogado quien narra sus denuncias en tercera persona.

"Tenía un cliente que me contaba que cuando llegaba a casa de trabajar su mujer le rompía una botella de cristal en la cabeza. Él siempre decía que no le pegaba todos los días y que ella tenía problemas psicológicos”. Es, sin diferencia de sexo, la justificación de una víctima ante su maltratador.

 

 

Maltrato psicológico y físico

La historia de Rafael es solo una de las que llega hasta este buffete de abogados especializado en maltrato masculino. Un despacho que recibe unas 100 denuncias de este tipo al año. Patón explica que se dan más casos de maltrato psicológico pero que -aunque a la gente le cueste creerlo- también hay muchos físicos. "Yo he visto casos de costillas rotas, pies rotos a golpes y caras magulladas", explica Martínez Patón a RTVE.es.

 

 

Este letrado cuenta un caso en el que la mujer finalmente fue condenada por maltrato y en la actualidad está a punto de entrar en prisión. Él recibía agresiones constantes. Paradójicamente era un hombre grande, un guardia de seguridad que nunca se defendió de los golpes de su mujer, de complexión menuda. Al principio él no quería denunciar, "pero al final accedió".

 

 

Finalmente el juez la condenó a un año de prisión por agresiones físicas. "Al no querer pagar la responsabilidad civil, está a punto de entrar en prisión. Fue una sentencia justa", opina el abogado de la víctima.

Martínez Patón cree que hay diferencias legales cuando la víctima es un hombre y opina que "no se trata de igual manera". "La violencia de género tiene una pena superior a la violencia doméstica. Las amenazas y coacciones en caso de que la víctima sea mujer son delito y si la víctima es un hombre se trata de una falta, lo que supone solo una multa", pone de ejemplo este letrado.

Aunque se trata de problemas con un origen diferente, Patón considera la legislación "totalmente injusta" ya que “se protege más a la mujer”. “No hace falta diferenciar, hay que proteger a las víctimas pero a todas por igual, hombres incluidos”, concluye este abogado.

 

 

"Empezó a pegarle en plena calle a puñetazo limpio"

Otro de los casos que se le quedó grabado a este abogado ocurrió hace un año. Él era un hombre español, de estatura normal y ella, una mujer deportista muy corpulenta. De origen extranjero y muy violenta, contaba que vino a España huyendo de la policía de su país por haber matado a dos de sus novios. Algo que, con el paso del tiempo y los acontecimientos, su marido acabó creyendo.

"Sufría agresiones permanentes y le llegó a partir un pie a golpes. La última vez que la detuvieron fue porque empezó a pegarle en plena calle a puñetazo limpio", recuerda Patón.

 

 

Su abogado cuenta que le costó asumirlo, tardó en contarlo porque tenía miedo de que fuera a por él. Tras muchos golpes y varias amenazas huyó de casa y pidió una orden de alejamiento con un parte de lesiones en la mano. "El juez que nos tocó no le dio la orden de alejamiento porque le parecía increíble que una mujer pudiera hacer eso", cuenta indignado el letrado.

Tras cuatro meses de infierno, se divorció. Ahora está deprimido, de baja y necesita ayuda psicológica.


Ver comentarios

A prisión tras dar una paliza a su marido porque le tiró dos latas de cerveza a la basura

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.teinteresa.es/cantabria/santander/Condenada-prision-golpear-cerveza-queria_0_767923666.html

La mujer no podrá acercarse a menos de 300 metros del hombre ni de su domicilio.

En la condena se le impide comunicarse con el hombre por un periodo de dos años.

A causa de los golpes le causó daños en la nariz y hematomas en el cuello y la pierna izquierda.

 

 

La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha condenado a cuatro meses de prisión a una mujer que golpeó a su marido porque le tiró el contenido de dos latas de cerveza que ella pretendía tomarse pese a haber estado consumiendo bebidas alcohólicas durante todo el día.

Además, la mujer no podrá acercarse a menos de 300 metros del hombre ni de su domicilio, ni comunicarse con él por cualquier medio por un periodo de un año y cuatro meses.

La Audiencia considera que la mujer es culpable de un delito de lesiones leves en el ámbito familiar, con la atenuante de embriaguez, y estima así parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía tras la sentencia del Juzgado de lo Penal número 4 de Santander que la condenaba como autora de una falta de lesiones a una multa de 240 euros.

 

 

La acusada, María del Carmen M.C., se encontraba el 24 de noviembre de 2011, a las 00.50 horas, en compañía de su esposo en el domicilio familiar de Torrelavega cuando éste le tiró el contenido de dos latas de cerveza que ella pretendía tomar pese a haber estado consumiendo bebidas alcohólicas durante todo el día.

La mujer reaccionó golpeando a su marido, causándole una escoriación en la nariz así como un hematoma en el cuello y en la pierna izquierda.

El Ministerio fiscal considera que María del Carmen M.C. es responsable de un delito de lesiones por el que solicita una pena de nueve meses de prisión y la prohibición de acercarse a menos de 300 metros del marido y a su domicilio, así como de comunicarse con él por un periodo de dos años.

 

 

La Audiencia argumenta que debe estimarse el recurso de la Fiscalía porque no hay una situación de agresión mutua sino una "reacción violenta" de la mujer que agrede a su marido; no hay "pelea alguna" sino que la violencia es ejercida únicamente por la mujer.

No obstante, matiza que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones leves en el ámbito familiar "en atención a la levedad de las circunstancias del hecho", imponiendo por tanto penas inferiores a las solicitadas.


Ver comentarios

Sanidad retira de su renovada página web las campañas contra la violencia machista

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/sanidad-retira-renovada-pagina-web-campanas-violencia-machista/csrcsrpor/20120618csrcsrsoc_5/Tes

El ministerio que dirige Ana Mato asegura que no hay ninguna intencionalidad política. La única que publica es la campaña que anunció que recuperaría "No te saltes las señales. Elige Vivir". La web mantiene, sin embargo, todas las campañas antiguas sobre otros asuntos desarrolladas en los útimos años.

 

 

Sanidad ha renovado la página web del ministerio y lo que mas llama la atención es que al abrir la pestaña correspondiente a Violencia de Género y Trata han desaparecido todas las campañas de sensibilización contra los malos tratos que había desarrollado el gobierno de Zapatero y el antiguo Ministerio de Igualdad.Campañas como "Sácale tarjeta Roja al maltratador", "Ante el maltratador, tolerancia cero" o "Todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será mas que yo".

 

 

Fuentes del ministerio que dirige Ana Mato han señalado a la Ser que "no hay ningún motivo político detrás de la retirada de esas campañas" y añaden que "se volverán a colgar porque la página todavía esta en construcción. Se irán colgando porque no hay ninguna intencionalidad política".

Sin embargo, en la web figuran todas las campañas que lanzo el Plan Nacional sobre Drogas desde la década de los 90. También se mantienen todas las campañas que lanzo Sanidad desde el año 2005 contra el tabaquismo, el consumo de alcohol, la prevención del Sida, promoción de medicamentos genéricos, hábitos saludables, lesiones acuáticas, hidratación en verano, vacunación, obesidad infantil, prevención de enfermedades cardiovasculares y gripe A y todas las de consumo.

 

 

La nueva página solo publica en portada la campaña "No te saltes las señales. Elige vivir" que es la que Sanidad ha decidido reponer de forma indefinida tras el polémico recorte presupuestario del setenta por ciento en este tipo de acciones para la sensibilización de la población frente a la violencia machista. Hay que recordar que la ministra Mato criticó la propaganda que hizo el gobierno de Zapatero con el problema de la violencia de género.


Ver comentarios

Hombres: Pocos, pero también víctimas

Publicado en por Skiper

Fuente: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/06/09/actualidad/1339261089_947487.html

Fuente: elaboración propia.

 

 

 32 varones han muerto a manos de su pareja, femenina o masculina, en los últimos cinco años.

 Las mujeres condenadas rebajan la pena si sufrieron maltrato.

 

 

Son la excepción que confirma la regla. Pero están ahí. En los últimos cinco años, 32 hombres han perdido la vida a manos de sus parejas, frente a la abrumadora cifra de 335 feminicidios registrados. Apenas rondan el 9% de esta siniestra estadística. Y tal vez sea esa la razón que explica la ausencia de estudios sobre las víctimas masculinas e incluso una menor ayuda ante su desgracia.

Su ventaja, el hecho de ser minoría en el extendido mundo del maltrato doméstico, se vuelve en su contra: el entorno social no les anima a denunciar  -de las 130.000 denuncias de media anual el 2% corresponde al varón-  y los expertos recuerdan que para un hombre resulta aún más humillante que para una mujer reconocer que su pareja le pega, y que le tiene miedo.

¿Es diferente el maltrato en función del sexo de quien lo padece? ¿O reproduce los mismos roles de sumisión, desprecio y dominación?.

 

 

"Pobrecita. Me ha dicho que no me volverá a pegar y la creo", dice Aurelio.

Aurelio G., madrileño de 42 años, ha dado permiso a su abogado, Víctor Martínez Paton, para que relate su caso siempre que la identidad quede oculta y no se especifiquen su profesión o zona de residencia. Abogado y cliente comparten el mismo temor: que la esposa acabe con la vida de Aurelio. De momento, y en los cinco meses que llevan casados -ella es una fornida deportista y él un hombre enjuto- le ha propinado varias palizas.

En la última le fracturó la mano, que aún lleva escayolada. Al vecindario, a los compañeros de trabajo y a los médicos Aurelio les ha dicho que sufrió una mala caída. Su silencio, sus mentiras, recuerdan a los testimonios que cotidianamente relatan las mujeres maltratadas. “Pobrecita. Si ella es buena y me quiere. Bebe y tiene problemas. Pero me ha prometido que no me volverá a pegar y yo le creo”, dice Aurelio.

 

 

Es, sin distinción de sexo, la terrible justificación de la víctima hacia un agresor o agresora a quien quiere y teme, y que los profesionales de los juzgados de violencia de género saben que acabará inevitablemente en lesiones o muerte.

Aurelio no se atrevió a mentirle a su hermana. Fueron juntos a buscar a un abogado y después a comisaría. “En las seis o siete horas que empleamos en los trámites, la esposa llamó 31 veces al móvil de mi cliente. Las conté”, comenta el abogado. “Qué dónde estaba, con quién, que por qué tardaba tanto, que sus amigos no le gustan...”.

El hombre la despistó cuanto pudo pero el abogado cuenta que de tanto en tanto le rechinaban los dientes de puro pánico. “Cuando se entere de que la he denunciado me mata, seguro”, lamentaba Aurelio.

 

 

Martínez Paton se indigna: “Si Aurelio fuera mujer estaría a salvo en una casa de acogida, podría ir a juicio sabiendo que no peligra su vida y no sufriría tanto desamparo”. Además, este director de un despacho especializado en maltrato al hombre, aprovecha para recordar otra discriminación legislativa contraria a su cliente: las constantes amenazas de muerte que recibe de su pareja serían motivo suficiente para detenerla.

Pero las amenazas solo constituyen delito si quien las profiere es hombre. En caso contrario, están calificadas como falta. “Así que ahí le tenemos, compartiendo domicilio a la fuerza con su agresora porque no tiene adónde ir. Y aterrorizado”, dice Paton.

 

 

"Si mi cliente fuera clienta estaría a salvo", lamenta el abogado Paton.

Aurelio no reproduce solo el peligroso cóctel común en las mujeres maltratadas de “dominación, amor, sumisión y miedo”, sino que, al igual que cada año hace el 15% de ellas, está empeñado en retirar la denuncia.

 

Su caso parece la excepción de una situación de por sí excepcional. El informe del Observatorio de Violencia Doméstica del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre 2011 revela que fueron asesinadas 61 mujeres y siete varones, de los cuales dos perdieron la vida a manos de sus compañeros. Las cinco restantes son mujeres. Estas cifras de muerte masculina repiten las de 2010, en iguales parámetros: localidades de más de 500.000 habitantes y con el cuchillo como arma mayoritaria.

 

 

La presidenta del Observatorio, Inmaculada Montalbán, está convencida de que el maltrato doméstico es diferente según el género porque los hombres, a la hora de matar, “son mucho más violentos”. El relato del modus operandi del informe del CGPJ da cuenta de que de los dos varones agresores uno se suicidó y el otro casi lo logró tras tirotear a su novio en un gimnasio de Madrid.

De las cinco agresoras, una fue detenida por el envenenamiento de su pareja, dos confesaron el crimen nada más cometerlo; una cuarta llamó a emergencias sin reconocer la autoría y una última fue detenida tras sufrir un accidente de coche después de haber incendiado la vivienda con su ex pareja atrapada dentro. La quinta había denunciado a su compañero por malos tratos, un factor frecuente en las sentencias de las homicidas y rebaja considerablemente las penas, pues el miedo y la defensa propia son atenuantes.

 

 

Solo el 2% de las denuncias por violencia doméstica son de hombres.

Malos tratos previos es lo que han alegado también las presuntas autoras de las dos muertes masculinas ocurridas en lo que va de año (frente a 20 mujeres asesinadas). La colombiana Alba Mary se presentó en abril ante la Guardia Civil de Sant Antony de Portmany (Ibiza) diciendo: “He cortado el cuello a mi marido”. Lo hizo en el interior del coche de ambos para repeler, según ella, “la enésima agresión sexual” que sufría.

 

 

En Valladolid, el pasado febrero, Jesús María Canal Fernández, de 30 años, murió a manos de la pareja con la que convivía entre broncas y peleas. Canal, transportista de profesión, bajó desangrándose las escaleras desde el 4º piso de la avenida de Segovia, para desplomarse en la acera.

La Policía detuvo a Eva López Hernández, administrativa, actualmente en prisión preventiva. El hecho no pilló de sorpresa a los vecinos, al tanto de las discusiones frecuentes entre Eva y Jesús, que se juntaban y separaban de forma habitual. La mujer había denunciado telefónicamente a la víctima acusándola de malos tratos, denuncia archivada al negarse ambos a declarar.

 

 

Cuatro meses y medio después del suceso, M., un vecino del edificio que prefiere ocultar su nombre, recuerda que el día de los hechos encontró a la víctima hablando con la presunta agresora por el telefonillo del portal a quien decía, a voz en grito: “Ábreme, que sé que te estás metiendo un pico”, informa Francisco Cantalapiedra. Él había estado en el Proyecto Hombre de Zamora y ella visitaba la farmacia en busca de Colme, un medicamento para dejar las drogas. Ambos bajaban frecuentemente a por jeringuillas.

 

 

"Lo siento. Aquí solo atendemos a mujeres"

El primer paso en la rebelión contra el maltrato resulta algo más laboriosa para ellos.

Llamada al 016, la línea de atención permanente para víctimas del maltrato. “Lo siento. Aquí solo atendemos a mujeres. Diríjase al 010 y pregunte por servicios sociales”. En este departamento de la Comunidad de Madrid remiten a los centros de atención social más próximos al domicilio del denunciante.

Dos llamadas a los números facilitados quedan sin responder, pese a que el contestador asegura que están operativos de lunes a viernes. Tras la Ley contra la Violencia de Género se pena más la agresión del hombre a la mujer que a la inversa, una discriminación avalada en 2008 por una minuciosa sentencia el Tribunal Constitucional. Entre otros argumentos, adujo “razones “razones estadísticas e históricas”.


Ver comentarios

Una jueza denuncia que ya hay españoles en la cárcel sólo por decir a sus mujeres: “Vete a la mierda”

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.aplicc.es/cgi-bin/aplicc.cgi?ver=noticias;noticia=noticia_0018

Ya existen españoles con penas de seis meses de cárcel sólo por decir a sus mujeres “vete a la mierda”. Así lo revela la magistrada María Sanahuja, ex decana de los jueces de Barcelona. Sanahuja emplaza a los escépticos a que acudan a los juzgados de lo penal a comprobar ese dato y denuncia que en España se vulnera la presunción de inocencia de los varones.

 

 

Como viene siendo habitual cada vez que Sanahuja ofrece datos demoledores que ponen en entredicho las bondades de la ideología de género, las feministas han vuelto a arremeter contra ella y contrala generalidad de jueces que han recurrido algunos de los artículos de la polémica Ley de Igualdad y de Violencia de Género, impulsada por una ministra, Leire Pajín, con el mismo curriculum académico que Paquirrín. Es decir, ninguno.

 

 

Pajín ha respondido a la ex decana de los jueces barceloneses afirmando que las mujeres parten de una situación de desigualdad y que, por ese motivo, “no es igual el maltrato a un hombre que a una mujer”. Debe ser que la ministra encuadra a los varones españoles en una especie aún sin catalogar o simplemente que no se haya leido el artículo 14 de la Constitución Española, capítulo segundo – derechos y libertades, que señala: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra concidición o circustancia personal o social”.

 

 

Este principio constitucional colisiona sin embargo con los articulados de la Ley de Violencia de Género. Estos son algunos de los casos:

Art: 153.1:”El que por cualquier medio o procedimiento causare a otro menoscabo psíquico o una lesión no definidos como delito en este Código, o golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ocheta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación para el ejercicio de patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.

 

 

Art: 57.2: “Cuando un Juez que esté conociendo de un procedimiento civil tuviese la noticia de la posible comisión de un acto de volencia de género, que no haya dado lugar a la iniciación de un proceso penal, ni a dictar una orden de protección, tras verificar que concurren los requisitos del párrafo tercero del artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, deberá inmediatamente citar a las partes a una comparecencia con el Ministerio Fiscal que se celebrará en las siguientes 24 horas a fin de que éste tome conocimiento de cuantos datos sean relevantes sobre los hechos acaecidos. Tras ella, el Fiscal, de manera inmediata, habrá de decidir si procede, en las 24 horas siguientes, a denunciar los actos de violencia de género o a solicitar orden de protección ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer que resulte competente”.

 

 

Art: 171.4: “El que DE MODO LEVE amenace a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajo en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curantela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.

 

 

Art: 172.2: “El que DE MODO LEVE coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres año, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.

 

 

Por consiguiente, se deduce que tanto el Gobierno socialista como las feministas creen que la violencia doméstica sólo existe si es el hombre quien presuntamente agrede a su pareja, nunca al revés. En su forma de ver las cosas, los hombres nunca son los maltratados, aunque las estadísticas sostengan lo contrario.

Algunos jueces sensatos ya han advertido de que, con la citada ley, cualquier hombre podría ser condenado si al calor de una discusión se le escapa alguna expresión no apta para oidos tan castos como el de la ministra Pajín. Ellas en cambio sí tienen ‘barra libre’ para verter los insultos que quieran. En este sistema tan democrático, unas son más iguales que otros.

 

 

Envalentonadas por esta clara arbitrariedad legal, algunas feministas ya han declarado en medios como la cadena Ser que “habría que empezar a hablar de violencia psicológica a las claras e imponer penas”. Claro que matizando a continuación que “sólo cuando la sufran las mujeres”. Recuerde, lector, aquello de: “Vinieron por mi vecino y no me preocupé…. Hoy, sin embargo, vienen por mi”.

Ver comentarios

Violencia de género: ¿La sociedad se está volcando a la misandría?

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.urgente24.com/noticias/val/10074-142/misandria-la-otra-cara-de-la-violencia-de-genero-.html

La legislación contra la violencia de género está apuntada a defender a mujeres y hombres de sus propias parejas en caso de existir agresiones físicas o psicológicas en el ámbito doméstico. Sin embargo, parece que los medios de comunicación han olvidado la violencia contra el hombre y dedican sus páginas casi exclusivamente a las mujeres, lo que podría terminar desembocando en un sentimiento de misandría dentro de la sociedad.

Día a día los medios presentan casos en que la violencia de género está representada exclusivamente desde hombres a mujeres y, si bien los casos de denuncias de mujeres maltratadas supera ampliamente los casos de hombres, no significa que no represente una porción del problema que parece estar siendo dejada de lado.

 

 



Adriana Silva, asesora consultora en violencia familiar e institucional afirmaba en 2004 a La Nación: "Nosotros asumimos que porque el hombre es más fuerte debería poder defenderse más fácil. La realidad es que la fortaleza física, si no va acompañada de una cierta fuerza emocional, no funciona. La incapacidad es exactamente la misma que tiene la mujer. El hombre no puede reaccionar porque su autoestima está bajísima".

 

En este sentido, Silva consideró que en la falta de reacción del varón ante la agresión de su pareja intervienen también valores culturales relacionados con el mundo masculino como la "prohibición" de levantarle la mano a una mujer; la obligación de protegerla o el temor a lastimarla.

Una avalancha de reportes exponen todos los días al hombre como el único actor dentro de la violencia de género. De hecho, las búsquedas en Google de frases como "mujer ataca a hombre" o similares, siempre terminan arrojando resultados en los que es el hombre el que ha atacado a una mujer.

Un informe realizado el año pasado por la cadena ABC News muestra cómo las reacciones de las personas frente a las agresiones de una mujer para con su pareja difieren mucho de las reacciones que suscita una situación inversa.
Otro video, perdido en Youtube, teoriza acerca de la posibilidad de que la violencia de género termine llevando a la sociedad a un sentimiento de misandría (odio hacia los hombres). El tema es digno de debate y se desarrolla en numerosos ámbitos de la sociedad.

Ver comentarios

Francisco Serrano, un juez decente: «Nadie habla de los hombres que son asesinados por sus parejas»

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.alertadigital.com/2011/08/02/juez-francisco-serrano-%c2%abnadie-habla-de-los-hombres-asesinados-por-sus-parejas%c2%bb/

Si por algo se caracteriza Francisco Serrano es por ser franco y directo en sus declaraciones, algunas de las cuales han provocado urticaria entre políticos, jueces, abogados y colectivos feministas. Tanta que han conseguido de momento apartarlo de la carrera judicial. Él sin embargo parece tranquilo. Sabe que España está a las puertas de un cambio de ciclo social y que cuenta con el apoyo y el sincero afecto de españoles de todas las condiciones, explicitados estos días en actos de apoyo celebrados en toda España.

 

 

El exjuez de Familia 7 de Sevilla cree que «hay un 10% de denuncias de maltrato que sí son reales» y «lo que nos tiene que preocupar -dice- es ese maltrato solapado de mujeres que no se atreven a denunciar, que acuden al juzgado de Familia para separarse, pero no al de Violencia de Género. Son señoras maltratadas que no quieren denunciar porque tienen miedo, ya que están en una situación de desigualdad respecto a sus parejas. El sistema no les da confianza porque no es lo mismo proteger a cien mujeres que proteger a las diez o quince que realmente están en situación de maltrato».

 

 

Serrano está donde está por promover una batalla en defensa de los hombres en la política de violencia de género. «Dicen que no hay estigmatización del hombre, pero contaré un caso que ilustra lo contrario: un ecuatoriano es denunciado por malos tratos y se le detiene inmediatamente. Se le juzga y absuelve porque los hechos no están acreditados. Ese ecuatoriano pidió la nacionalidad, pero se le denegó con el argumento de que había participado en un maltrato… aunque fue absuelto». De igual forma, recuerda que «si un padre pide la custodia compartida, como haya una denuncia admitida de maltrato no se le da, aunque después sea archivada. ¿No puede ser eso maltrato institucional?».

 

 

«Como es políticamente incorrecto decir que hay denuncias falsas, al hombre que se le absuelve en estos procesos, el 70% de los casos, se le dice que no es que sea inocente, sino que no se ha podido probar su culpabilidad», protesta este juez.

 

 

«Para que haya maltratado tiene que haber una relación de miedo, de anulación de voluntad, de dependencia afectiva y emocional, donde el maltratador es el dominador, el que genera esa situación. En más del 80% de las denuncias

-afirma- no se cumplen esos requisitos, simplemente hay conflictividad propia de la relación de pareja».

Asimismo, protesta porque «la Ley dice que toda mujer, por el hecho de ser mujer, está en una situación de desigualdad, inferioridad, sumisión respecto a su pareja, lo cual es mentira. Partimos de una ideología falsa de discriminación de la mujer por el hecho de ser mujer».

 

 

 

“¿Cuántos hombres han sido asesinados por sus parejas este año? Ya van algunos y de eso nadie se entera. ¿No es eso violencia de género? Hasta ahora, cuando una mujer era asesinada por su pareja se decía que ‘algo habría hecho ella’. Ahora, cuando un hombre es asesinado por una mujer se dice que ‘seguro que se lo merecía’ o que lo había hecho en legítima defensa».

Serrano va más allá al decir que «hasta el año 2006 había una estadística de más de 630 hombres que habían suidado cuando estaban en una situación de crisis de pareja. El INE dejó de publicar esa estadística porque cantaba mucho la gallina».

Ver comentarios