Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Túneles Subterráneos bajo los Andes

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.bolinfodecarlos.com.ar/310114_andes.htm

Hace ya algunos años comencé a interesarme en la figura de un estudioso de origen catalán Anselm Pi Rambla, que junto con su grupo Bohic Ruz, venía llevando a cabo una tarea notable centrada en la investigación de los misterios antiguos, teniendo al continente americano como base.

A pesar de sus actividades, Pi Rambla y su equipo supieron esquivar la atención pública y casi en silencio fueron construyendo los próximos pasos que más tarde derivarían en una de las noticias más sensacionales en el campo de la arqueología americana, y con amplia repercusión mundial. 

 

 

La declaración revolucionaria mencionaba el descubrimiento de un túnel que según se decía, extendíase bajo el Cuzco, pleno corazón de los andes peruanos. Aunque la existencia del túnel llevaba tiempo en la memoria popular formando parte del mito legendario por excelencia, creer en la posibilidad de su realidad no estaba en los planes de nadie, y por lo tanto nunca se hizo el menor intento por comprobar si aquella historia del pasado americano, podía contar con algún crédito de fiabilidad.

Por eso cuando el anuncio del hallazgo tomo estado público, un verdadero murmullo corrió por toda la cordillera incluso entre los academicistas más conservadores que no salían de su asombro. 

 

 

Sin embargo, poco tiempo después de conocerse la fantástica noticia, se inició una amarga controversia que derivó en el alejamiento de su descubridor Anselm Pi Rambla, obligado a suspender las excavaciones, que de darse a luz, podrían conducir la arqueología sudamericana hacia otro nivel.

El porque de este abrupto final llevó a esta escritora a buscar a su principal protagonista, quién por primera vez y en exclusiva para Crónica Subterránea, aceptó romper el silencio impuesto desde su salida de escena en el 2003, brindando detalles reveladores acerca de uno de los descubrimientos que de conocerse, se convertirá en un hito de la historia mundial.

Esta entrevista se le dedico a mi colega y amigo, Renato Longato, quién no solo me asesoró en su elaboración, sino que además fue una gran inspiración para llevar a buen puerto este reportaje que hoy ponemos a disposición de los lectores del blog.

 

 

Hablemos de sus inicios. Según se desprende de algunas entrevistas, 1982 parece marcar un año clave en su vida, signados por varios hechos significativos que fueron la antesala de su camino posterior. Como ejemplo podemos citar la fundación del colectivo Bohic Ruz, su arribo a Sudamérica y su acercamiento al primer misterio subterráneo tras los muros del Convento de Santo Domingo.

¿Coincide? Efectivamente, 1982 fue el año que empecé la exploración de uno de los misterios más fascinantes de nuestro planeta Tierra y sus antiguas civilizaciones. El propósito de esta exploración era hallar indicios reales sobre la existencia de una cultura madre desconocida, de una tierra sagrada original, mencionada en muchas leyendas y tradiciones por distintas razas y pueblos tanto de Oriente como de Occidente.

 

 

Debido a las investigaciones realizadas durante años anteriores con el maestro tibetano Kalou Kempo Rimpoché en el monasterio de Sonada (India), sobre la realidad de la existencia de esta tierra original llamada en sus tradiciones Shambhalla, y contrastando todas estas investigaciones con las tradiciones indoeuropeas que mencionan que esta cultura madre original estaba localizada en una región boreal o nórdico-boreal, pensé que debía iniciar su búsqueda hacia una dirección y planteamiento diferente de lo habitual.

 

 

Así empezó una larga expedición marítima hacia el continente Sudamericano que finalmente terminaría en Perú dónde nació el equipo Bohic Ruz. En esta tierra mítica, comprobé que existían muchos indicios y pruebas sobre la realidad de esta cultura madre hiperbórea, lo cual después de tres años de estudios y exploraciones me llevaron a descubrir y comprender el secreto de los túneles subterráneos. Una de las figuras más representativas asociadas a Bohic Ruz, fue el desaparecido investigador Andreas Faber Kaiser.

 

 

¿Cómo nació esa colaboración? 

Con Andreas Faber Kaiser tuvimos una gran amistad que duró trece años hasta su muerte en 1994. Esa amistad empezó cuando era director de Mundo Desconocido. Durante estos años compartimos muchas investigaciones y secretos relacionados con la búsqueda de esta tierra original hiperbórica. 

Durante casi veinte años las actividades de Anselm Pi Rambla y su equipo quedan relegadas a la sombra, salvo por alguna noticia ocasional, así como rumores de expediciones a lugares enigmáticos. Sin embargo con la llegada del milenio, el ojo público se posa en el grupo, cuando noticias procedentes del Cuzco dan cuenta de excavaciones en uno de los lugares más sagrados de la cosmología inca, el Koricancha.

 

 

¿Por qué de ésta elección? 

Bueno como te decía, después de investigar a fondo esta tierra mítica peruana pude descifrar parte del secreto de los túneles andinos. En ese momento comprendí que el lugar perfecto para abrir una de las principales entradas de estos túneles era el Koricancha (Templo del Sol de los Incas, actual Convento de Santo Domingo) y también la zona arqueológica de Saqsaywaman en Cuzco tal como mencionaban todas las tradiciones de los amautas.

Tengo que mencionar que durante estas investigaciones tuve la suerte, cuando estábamos en plena exploración en Cuzco, de entrar en un área restringida del Koricancha, con un compañero del equipo Bohic Ruz y el Prior del Convento de Santo Domingo de aquel entonces, en una cripta del siglo XVII que había estado cerrada durante mas de 40 años según nos explicó el Prior. 

 

 

Al descender a la cripta pudimos observar a su lado izquierdo una entrada a un inmenso túnel que pudimos iluminar con linternas y que había sido bloqueado por los mismos dominicos para que nadie entrase y se perdiese. Este túnel (chinkana en quechua) conducía directamente a los laberintos de Saqsaywaman mencionados por Garcilaso de la Vega en sus Comentarios Reales y a las entradas al mundo subterráneo de los Andes.

En aquellos momentos pedimos permiso al Prior para abrir esta entrada bloqueada pero se negó rotundamente y nunca se efectuó la exploración del lugar. Hasta que llegó el año 2000 donde después de muchas negociaciones con el Gobierno Peruano y la Orden de los Dominicos del Cuzco pudimos llegar a un acuerdo para la exploración y excavación arqueológica de la zona.

En estos trabajos de excavación pudimos comprobar que el área donde se hallaba el túnel, durante estos años y por razones desconocidas, había sido totalmente tapada por algunos padres dominicos. 

 

 

Aunque desde tiempos inmemoriales se corría el rumor de túneles surcando los Andes, pocos se hubieran arriesgado a emprender una búsqueda en pleno corazón del Cuzco, teniendo en cuenta lo gigantesco de la empresa, y la problemática a enfrentar. No solo por las objeciones históricas, sino porque además hay inmensos obstáculos que se extienden desde lo político a lo religioso. Algunos dirían: “es como meter la cabeza en la boca del león”. Supongo estaría consciente de estos impedimentos. 

 

 

Así es, era consciente de todos estos impedimentos, pero desde un principio pude convencer a los dominicos y al gobierno de realizar el proyecto de excavación ya que aporté mucha documentación científica de la existencia de los túneles, fue un momento histórico. Tengo que mencionar que tuvimos otros impedimentos que no habíamos previsto por parte de algunos intelectuales de Cuzco con denuncias incluidas, como también muchos apoyos de parte de representantes de la tradición andina que vieron con buenos ojos nuestros trabajos.

 

 

Uno de los puntos que su actual investigación dejó en evidencia, fue la importancia de los cronistas coloniales, muchas veces cuestionados por los academicistas como fuentes de información relevante, y que definitivamente legaron pistas más que válidas en cuanto al estudio del pasado americano, entregando datos que generalmente suelen pasarse por alto al considerarlos frutos de las exageraciones del escriba, así como parte integrante de la mitología de la época. 

Realizamos un trabajo muy extenso recopilando mucha información de los siglos XVI, XVII y XVIII que no había sido debidamente investigada con la suficiente atención. El tema de los túneles la arqueología lo relega normalmente a la leyenda. En realidad nunca se había realizado un trabajo tan exhaustivo de investigación bibliográfica, así como la utilización de tecnología de última generación (teledetección mediante georadar) en las excavaciones. 

 

 

Pasemos a las excavaciones.

Formalmente las obras se pusieron en marcha a mediados del 2000, luego de conseguirse un permiso histórico que por primera vez contaba con la aprobación oficial del gobierno, así como de los frailes dominicos, dueños actuales del Koricancha, instancia única, que para otros investigadores hubiera resultado inalcanzable. Desde este punto de vista “Proyecto Koricancha” resulta un hito difícil de repetir, y de consecuencias insospechadas.

A este logro sucede otro de capital importancia, como es la autorización para excavar en Sacsahuamán, trabajando en la zona conocida como Chinkana Grande. ¿Cuáles cree fueron los factores que influyeron en la obtención de un escenario tan propicio, que durante casi 500 años se consideró una quimera lograr? ¿Y cómo se estructuraron los equipos de trabajo? 

 

 

Al principio durante las obras en el Koricancha se generaron muchas expectativas y convencimos al Instituto Nacional de Cultura del Cuzco que era un momento propicio para excavar también en la zona de la Piedra Cansada de Saqsaywaman, y analizar de una vez por todas, si debajo de la Piedra Cansada existía la famosa Chinkana Grande que conecta Saqsaywaman con el Koricancha mencionada por tantos cronistas e investigadores.

Se dispuso 20 excavadores en esta zona y pudimos comprobar que la Chinkana Grande mencionada en las crónicas no está debajo de la gran Piedra Cansada, pero tuvimos la suerte de descubrir la verdadera función de esta área arqueológica, hallamos estructuras contiguas que nos indicaron que el lugar era una de las principales huacas del Cuzco perteneciente a uno de los soberanos incas.

Asimismo gracias a estas obras pudimos averiguar donde se hallaban las verdaderas entradas a la Chinkana Grande dentro del Parque Arqueológico. 

 

 

En su site se menciona la existencia de un túnel que corre desde Sacsahuamán, el centro de la ciudad, hasta el templo del Koricancha, basado en un rastreo satelital realizado por su equipo. Por otra parte, expertos del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico del Perú dijeron en 14/04/09 luego de realizar un estudio geo-tectónico, que se trataría de una falla geológica que atraviesa la ciudad.

La pregunta que sobrevuela es: ¿estamos frente a una falla geológica, o es un túnel construido por los arquitectos incas? Si es que no se trata de una cultura aún más anterior. 

 

 

Tu pregunta es realmente importante ya que si existe una falla geológica que atraviesa la ciudad, como también existe un túnel totalmente rectilíneo construido por los incas que recorre una zona muy concreta de Cuzco, y que pasa por debajo de importantes palacios incaicos y que además está totalmente alineado con los dos suyus incaicos NO / SE (ángulo de 45º).

Este túnel inca llamado Chinkana Grande, cuando desemboca en un punto dentro de las murallas de Saqsaywaman conecta con otras estructuras subterráneas que no son de construcción inca, sino que pertenecen a una cultura muy anterior no especificada y que se adentran en el interior de los Andes. Deducimos que los incas construyeron este túnel para unir estos dos espacios sagrados en este axis mundi andino.

Paralelamente a este túnel principal los incas construyeron también un acueducto que se dirigía y regaba los jardines del Koricancha, y que actualmente se puede ver parte de su recorrido en la ciudad del Cuzco. 

 

 

Si se pudiera comprobar la existencia de un túnel de estas características, estaríamos ante un nuevo paradigma histórico, ya que hasta el momento la arqueología niega la existencia de una cultura en América con ese grado de adelanto. Se supone que las civilizaciones de este continente no fueron tan avanzadas, en comparación con otras más conocidas, caso Egipto o Sumeria, según sugieren los estudiosos locales.

A eso debemos sumar la ausencia de escritura, que dicen no logró desarrollarse, un detalle no menor si pensamos que para construir un complejo subterráneo como el buscado, la lengua escrita debió ocupar un papel fundamental. Digamos quién localice esta construcción deberá enfrentarse a feroces debates y oposiciones encarnizadas, por los dilemas que plantea, y sus implicancias en la historia tal como la conocemos.

 

 

¿Se siente preparado para asumir esta responsabilidad? 

En principio hay que decir que todos los conocimientos científicos de las altas culturas americanas fueron degradados, primero por los conquistadores y cronistas que no llegaron a comprenderlos, y luego por los investigadores "científicos", los cuales se formaron una falsa idea sobre el origen de las civilizaciones indígenas, suponiendo que las mismas se habían desarrollado en completo aislamiento con un nivel cultural primitivo similar al Neolítico del Viejo Mundo.

Para mencionar un solo ejemplo destacamos que la ciencia astronómica y calendárica de estos pueblos, había superado a los conocimientos existentes en la Europa Antigua, como también a los de la época del descubrimiento y conquista de América. Debemos señalar que cada día son más los investigadores que aprueban la existencia de una antigua escritura en la zona andina, como también un sistema de medidas muy desarrollado.

En cuanto si me siento preparado para asumir la responsabilidad de un descubrimiento de esta naturaleza, pienso que sí, aunque nadie sabe cuando y quién abrirá este importante secreto. 

 

 

En concordancia con lo anterior, durante su exposición del Proyecto Wiracocha del 08-03-03 ante el Comisión de Patrimonio y Cultura del Congreso de la República del Perú, declaró lo siguiente sobre Sacsahuamán: "…los estudios astronómicos van a ser muy revolucionarios, en el primer nivel de la muralla, vamos a tener grandes sorpresas por que la construcción interna puede ser tan importante o tan grande como la externa ..."Agregando sobre el Templo del Koricancha: "...realmente es extraño encontrar esto en ese sector, y además de la época pre-inca.

Por que no había ese tipo de corte en los templos, no esta conceptuado históricamente esto ... por que rompe un poco con todo lo que sabemos … existen otros templos antiguos importantes con cortes de piedras que casi diría cuando más tiramos para atrás ... mejor! Mas bien cortados en sus bases..." Lo cual lleva a preguntarle:

 

 

¿Cuáles fueron las pruebas obtenidas para hacer una declaración tan audaz, que conduce nuevamente el tema, hacia la existencia de una cultura pretérita desconocida e ignorada en Sudamérica, por los historiadores locales? 

Voy a responderle una cuestión que aún no he publicado en ningún medio de comunicación. En las excavaciones en el Koricancha descubrimos el emplazamiento exacto del Salón del Sol, el más importante lugar del Koricancha y que investigadores como John Rowe querían localizar pero nunca lo consiguieron. Este templo fue totalmente destruido en el siglo XVI por los dominicos, y no existía ningún rastro del mismo.

Al excavar una zona muy crítica de la actual iglesia hallamos las bases originales del Salón Solar (disponemos de las pruebas fotográficas y de filmación). La sorpresa fue enorme al comprobar que estas bases son de diorita verde de un tamaño descomunal, con un corte muy alisado y de una época anterior a los incas.

O sea que el Koricancha se edificó sobre un antiguo templo preinca de una antigüedad incierta hasta la fecha. Debido al cierre forzoso por parte del Gobierno y de los Dominicos del Proyecto Koricancha en su última etapa, acordamos con el Instituto Nacional de Cultura del Cuzco que está zona quedara protegida y resguardada para futuras excavaciones. 

 

 

Solo cinco meses después de estas declaraciones tan prometedoras, el 23-08-03 son cancelados por el gobierno peruano los permisos de excavación, lo cual obliga a detener las obras en el Koricancha, acusándose a Bohic Ruz Explorer de “poner en peligro las estructuras de la Iglesia”, y dando inicio a una amarga controversia que persiste hasta hoy día. Innecesario es preguntar que grado de responsabilidad le cabe a la Orden Dominica en la obstrucción de los trabajos, así como la posibilidad de una conspiración, aunque esta palabra pueda alterar a los puristas, mecanismo que se activa cada vez que se están por revelar ciertos misterios históricos, que tienen al continente americano como su máximo exponente.

Otro tema que pareció inquietar a las altas esferas, es si la búsqueda de Bohic Ruz Explorer, tenía como objetivo final encontrar el tesoro de Atahualpa que muchos piensan está escondido en ese recinto subterráneo. Se habló de “cazafortunas”, así como también de ciertas desprolijidades ocurridas durante la excavación, que enfurecieron a los locales.

 

 

¿Qué evaluación hace de lo ocurrido? 

Bueno se publicaron muchas tonterías en la prensa, que habíamos venido a robar el oro de los incas y cosas así. Tal como he explicado nuestro principal interés era hallar las estructuras subterráneas del Koricancha, y las entradas a los grandes túneles del Cuzco. Este descubrimiento es mucho más valioso que el mismo oro que existía en el Koricancha, y que pudo ser escondido dentro de los grandes laberintos de Saqsaywaman.


Es evidente que si ese oro existe es un gran descubrimiento para el Perú, pero aún lo es más el misterio de los túneles, su significado y función, ya que ellos nos conducen al secreto de la existencia de una antiquísima civilización en los Andes. A pesar de todos estos contratiempos, Bohic Ruz Explorer está actualmente en actividad, continuando la tarea iniciada en el 2000, demostrando que el compromiso es firme y sin claudicar ante la adversidad. 

 

 

Por lo cual vale inquirir: ¿qué anuncios podemos esperar a futuro, y cómo está hoy día, la relación con la Iglesia y el gobierno peruanos? 

Gracias a los trabajos en el Koricancha y Saqsaywaman, poseemos una información científica única sobre el lugar exacto donde están ubicados estos túneles. Nosotros nunca hemos pensado retirarnos de estas investigaciones tanto en Cuzco como en otras áreas de los Andes. Estamos pues abiertos, si es posible y las condiciones se dan, de llegar a un nuevo acuerdo con el Gobierno Peruano para reemprender las obras y abrir las zonas críticas.

Con respecto a los Dominicos será imposible una nueva coordinación de trabajos dentro del Koricancha, ya que las cosas se complicaron demasiado con la Orden y existe todo un tema político-religioso que impide cualquier avance en esta dirección.

No obstante hay que mencionar que actualmente debido a los trabajos realizados por Bohic Ruz no es necesario excavar dentro del recinto del Koricancha, ya que pueden empezarse las obras de apertura de los túneles desde fuera del Convento de Santo Domingo. 

 

 

Un tema que no quiero dejar pasar, y que en lo personal tiene una significación muy especial, es acerca de sus investigaciones sobre la Cueva de los Tayos, que muchos señalan como una de las entradas al “mundo subterráneo”. ¿Cómo y porqué inicia el estudio, de uno de los socavones más famosos? 

Esta investigación se produjo debido a los trabajos que realizó Andreas Faber Kaiser al lugar y los resultados que consiguió. Recordemos que Andreas no incursionó en las cuevas ya que hizo una expedición en solitario, y no pudo descender a las mismas. Al regresar a Barcelona comentamos todo lo sucedido con Juan Moricz y algunas otras desagradables circunstancias que le acontecieron y que no quiso explicar.

Con todo ello dos miembros del equipo Bohic Ruz, Francisco Serrat y Angela de Dalmau, decidieron realizar una expedición a la cueva de los Tayos con los datos de Andreas más las investigaciones realizadas en Ecuador por ellos mismos. Se internaron en la selva y Francisco ayudado por los nativos shuaras descendió a las Cuevas de los Tayos en el mismo lugar donde bajaron Juan Moricz, y las otras expediciones anteriores. 

Hay quiénes creen que los Andes se están convirtiendo en el polo espiritual del planeta, reemplazando al Tíbet, que una vez supo liderar esta corriente. Se hablan de grandes cambios que desde el continente sudamericano revolucionarán al mundo, en especial a nivel histórico, por los descubrimientos que están por salir a luz.

 

 

¿Percibe que su trabajo actual se inscribe dentro de esta corriente, o es solo una sensación, alentada por los místicos y esotéricos, ante la proximidad del 2012? 

La apertura de los túneles de Cuzco, podemos suponer que es uno de los descubrimientos que está relacionado con el nuevo Pachacuti (vuelco del tiempo o nueva era) mencionado por la Tradición Andina, y que está pronto por llegar. Esto puede ser entendido debido a que este lugar representa el verdadero Axis Mundi Andino (Qosqo, el ombligo del Mundo), que a su vez encierra en su interior todo el secreto de la tradición incaica y preincaica, así como los objetos más sagrados existentes en el Koricancha y en el mismo Saqsaywaman.

Menciona también la tradición que con la llegada de este Pachacuti habrá grandes cambios en los Andes y el regreso de Inkarri (el nuevo Inca o Señor de los Andes). 

 

 

Todas estas tradiciones no provienen de los místicos y esotéricos actuales y de las corrientes intelectuales de esta nueva era, sino que son tradiciones muy antiguas respetadas por todos los pueblos andinos.

Esto está evidentemente relacionado con el esoterismo andino y no sabemos a ciencia cierta si puede referirse exactamente a la llegada de este 2012 mencionado en el calendario maya. Pero lo que si es cierto es que los Andes representan para nuestra forma de entender uno de los principales polos espirituales del planeta tierra.


Comentar este post