Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Informe Lugano - Completo - Parte 1 de 2

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.fundacionproclade.org/spip.php?rubrique46&debut_articulos=5

Introduccion por Skiper:

El informe Lugano es un informe encargado por la élite global a una serie de expertos y de científicos en diversas áreas. A lo largo del informe se tratan las preguntas y problemas encargados por los solicitantes anónimos del informe. Entre los temas que se tratan se incluyen temas como: reducción de población mundial por diversas vias, eugenesia, uso de transgénicos para provocar hambrunas, especulación mediante guerras o desastres provocados para reducir la población global, etc.

El Informe Lugano es actual y más conciso y corto que el Informe de Iron Mountain y muchos de sus puntos y apartados están en vigor actualmente. 

 

 

Informe Lugano

Introducción 

Su autora, Susan George, unas de las voces más severas y críticas de la globalización nos revela cómo la situación actual marcada por una dictadura económica presenta al mercado como el gran legitimador de toda clase de conductas.

La globalización implica no sólo el objetivo de una gran mercado universal marcado por las pautas del liberalismo más salvaje, sino un control total de las conductas impidiendo la posibilidad de insinuar o practicar la disidencia.

El Informe supone las estrategias del neoliberalismo de cara a crear un entorno económico ideal para conseguir el éxito y la felicidad, salvaguardar un hábitat habitable por seres humanos y otras especies, perpetuar una sociedad civilizada y la cultura occidental. Esta finalidades sólo pueden alcanzarse mediante la economía de mercado y sus instrumentos derivados.

 

 

Los autores del Informe razonan según las necesidades de comprensión del neoliberalismo y se plantean el control de su propio sistema, la capacidad de respuesta de los antagonismos, incluso se plantean los riesgos derivados del descontrol demográfico de los pobres y del crecimiento de China como causa de futuros trastornos ecológicos.

El Informe Lugano ocupa un importantísimo lugar dentro de la sistematización de un saber real acerca del nuevo desorden y es una sabia falsa autorreflexión del sistema de dominación sobre si mismo.

 


icon_arrow.gif LOS PELIGROS 

 En primer lugar una catástrofe ecológica que se vaya fraguando lentamente, ya que a la naturaleza no se le puede tratar como un adversario, se convierte en el mayor obstáculo si no se la protege. Por ello hay que analizar las economías en términos de energía real o potencial y de energía agotada o disponible.

No se pueden negar las enormes presiones que ejercen sobre la naturaleza las economías capitalistas. Los cálculos económicos tratan el consumo de los recursos renovables y no renovables como si fuesen ingresos que contribuyen al crecimiento económico, que es considerado lo mismo que bienestar económico.

 

 

No se da importancia al suelo, aire y agua porque al ser bienes gratuitos no se los valora en función de su escasez. La disminución de estos bienes, así como todo tipo de recursos minerales, animales o vegetales se compensa con subvenciones a esos mismos productores que provocan su disminución. Esta es una actitud suicida si queremos que el liberalismo alcance el éxito a largo plazo, porque la economía está contenida en un mundo físico y finito ya que los recursos no se pueden ampliar.

 

 

Las técnicas actuales de contabilidad son inadecuadas, porque parten de la base de que la economía es independiente de la naturaleza. A principios del s.XXI la escala de la actividad económica va a ejercer una presión extrema sobre el planeta y su capacidad para poder sostener la vida. Tenemos ya varias señales que nos van anunciando este proceso: la destrucción de la capa de ozono, colapso en las zonas pesqueras, frecuencia en las tormentas tropicales, cambio climático, etc. Con el tiempo todos estos desastres provocan una sangría en el sector económico.

Todo esto dará lugar a tensiones ecológicas que se traducirán en una mayor inestabilidad política y en un aumento de los conflictos armados, el agua escasea y los ecoconflictos se producirán primero en Oriente Medio, el Sahel en África y en Asia.

 

 

Ni empresas, ni comunidades pueden librarse de las consecuencias de la degradación ecológica, son unos beneficiarios que no pueden proteger el sistema que les beneficia. El problema de fondo es que el usuario no paga por el servicio, sólo algunos pagarían los costes necesarios para invertir esta tendencia destructiva, pero todos se beneficiarían de ello, y nadie quiere ser el primero, es decir, una empresa ecológicamente responsable, a corto plazo, tiene las de perder ante otra que no respeta estos criterios y consigue mayores beneficios en menor tiempo. A esto hay que sumarle que los empresarios no quieren Estados poderosos que regulen la actividad empresarial e impongan normas, así pues, la destrucción continúa y nadie hace nada por frenarla, pero necesitamos el planeta para vivir.

 

 

El crecimiento pernicioso

Sabemos que el crecimiento es nuestro motor económico, pararse significa ser eliminado, aunque a veces parte de lo que se toma por crecimiento refleja tendencias dañinas y destructivas.

Es necesario diferenciar crecimiento de bienestar, ya que estos no vienen necesariamente unidos, cada vez más, el crecimiento económico está provocado por fenómenos sociales, de los que se podría prescindir, a saber: centros de rehabilitación para drogodependientes, construcción de prisiones, reparación de daños causados por atentados terroristas...

Seguramente la manera más eficaz de aumentar rápidamente el PIB sea librando una guerra. Así pues, deberíamos calcular este crecimiento en su coste total incluyendo los ecológicos y sociales.

 

 

Extremos sociales y extremismo

Según quién recibe los beneficios del crecimiento, así será el futuro del mercado; si los beneficios van a una población relativamente pobre, los dedicará al consumo; pero si se dirige a una población boyante, esta invertirá en mercados financieros en lugar de adquirir bienes y servicios, por lo que la demanda caerá, dando paso a la superproducción y al estancamiento. Por ello la naturaleza de la distribución de los ingresos es fundamental para el bienestar del sistema a largo plazo.

 

 

Las economías competitivas benefician sobre todo al sector superior minoritario, mientras que los que están en peor situación son quienes más pierden. El punto medio está desapareciendo, los europeos quieren empleos, pero la clase media teme perder sus prestaciones sociales y como consecuencia su seguridad y la de sus hijos debido a la flexibilización del mercado laboral. Se señala a la globalización como la culpable de esta situación.

 

 

En todo el mundo crece el descontento y la ira de los pobres, mientras contemplan los programas televisivos que reflejan vidas opulentas acompañadas habitualmente de una conducta inmoral, creen que la riqueza es finita y que una minoría se ha apropiado injustamente de ella robando a la mayoría que la merece.

Esto genera situaciones de tensión y de violencia, la contigüidad física de ganadores y perdedores hace que los primeros tengan que vivir protegiéndose de los segundos y que su vida sea menos agradable de lo que por derecho debería ser.

 

 

Mientras, los políticos occidentales ensalzan los valores familiares pensando que estos van a mantener unidas a sociedades que cada vez sufren una tensión mayor debido a la privatización y reducción de los servicios que presta el Estado, además se espera de los ciudadanos que cada vez asuman más responsabilidades respecto de sus comunidades y se ocupen de los más desfavorecidos. Aunque es una conducta que no es fácil que se dé si tenemos en cuenta que estas personas deben competir y poner en primer lugar su propio interés durante toda su vida laboral, ya que se les está pidiendo que cambien radicalmente de mentalidad.

 

 

De la misma manera que los ciudadanos se distribuyen en el continuo seguridad - inseguridad y riqueza - pobreza, las regiones geográficas pueden dividirse en ganadoras o perdedoras y en esta escala África puede considerarse la perdedora por excelencia.

Los perdedores son siempre desestabilizadores, independientemente de que sean individuales o colectivos con el tiempo tratarán de compensar sus diferencias, causarán problemas al sistema que gobierne. Las protestas deben tomarse en serio y es preciso preverlas desde todos los frentes, incluido el militar.

Así pues, el futuro S. XXI tiene que mantener un equilibrio, si quiere preservar el sistema, entre la conservación de la libertad de mercado y la prevención de los efectos sociales que esta libertad engendra, si no, los costes serán en breve muy superiores a los beneficios.

 

 

Capitalismo gansteril

La delincuencia organizada a gran escala puede destruir las bases de la economía legítima. Estas delincuencias basadas en el narcotráfico, las armas, el blanqueo de dinero... mueven millones de dólares y cada vez amplían más su campo; el dinero y la política van detrás de ellas, debido a la enorme tasa de desempleo pueden contratar toda la mano de obra que deseen, incluso ejércitos privados.

Este capitalismo gansteril paralelo al legítimo puede ser un explosivo si logra suplantarlo, porque dejarían de existir las normas de la competencia tradicionales, que serían sustituidas por el terrorismo empresarial, convertido en una guerra entre personas, empresas y naciones.

 

 

El accidente nuclear financiero

La volatilidad inherente de los mercados financieros es una grave amenaza para la economía de mercado. Los índices de los mercados de valores, que descansan en 50 ó 60 transnacionales, tienen un margen muy pequeño y pese a la sabiduría que lo acompaña el mercado sufre crisis que ponen en peligro todo el sistema.

 

 

Poner de relieve las contradicciones

Todas las amenazas para este sistema financiero contienen aspectos paradójicos que no auguran nada bueno para la seguridad futura del sistema:

El mercado es el juez más sabio del valor de la economía humana, pero no dice cuándo traspasamos el umbral ecológico hasta que es demasiado tarde.

El crecimiento es el alma de la economía, pero el bienestar general ya no guarda necesariamente relación con él, de modo que en muchos casos se convierte en algo contraproducente al generar empobrecimiento en lugar de enriquecimiento.

La economía está en el centro de la sociedad, las empresas deben tener libertad para invertir, pero las personas que dejarán atrás se comportarán de forma desestabilizadora. Visto esto hay que evitar la regulación excesiva, pero un mercado totalmente desregulado generará más excluidos que incluidos.

Las economías gansteriles que generan alianzas entre bandas y Estados delincuentes podrían provocar trastornos geopolíticos que destruirían el clima empresarial normal.

Los mercados financieros son inherentemente inestables y no se puede esperar que se comporten con una racionalidad perfecta, por lo que pueden generar perdedores a una escala inimaginable.

 

 

icon_arrow.gif EL CONTROL

En primer lugar una catástrofe ecológica que se vaya fraguando lentamente, ya que a la naturaleza no se le puede tratar como un adversario, se convierte en el mayor obstáculo si no se la protege. Por ello hay que analizar las economías en términos de energía real o potencial y de energía agotada o disponible.

No se pueden negar las enormes presiones que ejercen sobre la naturaleza las economías capitalistas. Los cálculos económicos tratan el consumo de los recursos renovables y no renovables como si fuesen ingresos que contribuyen al crecimiento económico, que es considerado lo mismo que bienestar económico.

 

 

No se da importancia al suelo, aire y agua porque al ser bienes gratuitos no se los valora en función de su escasez. La disminución de estos bienes, así como todo tipo de recursos minerales, animales o vegetales se compensa con subvenciones a esos mismos productores que provocan su disminución. Esta es una actitud suicida si queremos que el liberalismo alcance el éxito a largo plazo, porque la economía está contenida en un mundo físico y finito ya que los recursos no se pueden ampliar.

 

 

Las técnicas actuales de contabilidad son inadecuadas, porque parten de la base de que la economía es independiente de la naturaleza. A principios del s.XXI la escala de la actividad económica va a ejercer una presión extrema sobre el planeta y su capacidad para poder sostener la vida.

Tenemos ya varias señales que nos van anunciando este proceso: la destrucción de la capa de ozono, colapso en las zonas pesqueras, frecuencia en las tormentas tropicales, cambio climático, etc. Con el tiempo todos estos desastres provocan una sangría en el sector económico.

Todo esto dará lugar a tensiones ecológicas que se traducirán en una mayor inestabilidad política y en un aumento de los conflictos armados, el agua escasea y los ecoconflictos se producirán primero en Oriente Medio, el Sahel en África y en Asia.

 

 

Ni empresas, ni comunidades pueden librarse de las consecuencias de la degradación ecológica, son unos beneficiarios que no pueden proteger el sistema que les beneficia. El problema de fondo es que el usuario no paga por el servicio, sólo algunos pagarían los costes necesarios para invertir esta tendencia destructiva, pero todos se beneficiarían de ello, y nadie quiere ser el primero, es decir, una empresa ecológicamente responsable, a corto plazo, tiene las de perder ante otra que no respeta estos criterios y consigue mayores beneficios en menor tiempo.

A esto hay que sumarle que los empresarios no quieren Estados poderosos que regulen la actividad empresarial e impongan normas, así pues, la destrucción continúa y nadie hace nada por frenarla, pero necesitamos el planeta para vivir.

 

 

El crecimiento pernicioso

Sabemos que el crecimiento es nuestro motor económico, pararse significa ser eliminado, aunque a veces parte de lo que se toma por crecimiento refleja tendencias dañinas y destructivas.

Es necesario diferenciar crecimiento de bienestar, ya que estos no vienen necesariamente unidos, cada vez más, el crecimiento económico está provocado por fenómenos sociales, de los que se podría prescindir, a saber: centros de rehabilitación para drogodependientes, construcción de prisiones, reparación de daños causados por atentados terroristas... Seguramente la manera más eficaz de aumentar rápidamente el PIB sea librando una guerra. Así pues, deberíamos calcular este crecimiento en su coste total incluyendo los ecológicos y sociales.

 

 

Extremos sociales y extremismo

Según quién recibe los beneficios del crecimiento, así será el futuro del mercado; si los beneficios van a una población relativamente pobre, los dedicará al consumo; pero si se dirige a una población boyante, esta invertirá en mercados financieros en lugar de adquirir bienes y servicios, por lo que la demanda caerá, dando paso a la superproducción y al estancamiento. Por ello la naturaleza de la distribución de los ingresos es fundamental para el bienestar del sistema a largo plazo.

 

 

Las economías competitivas benefician sobre todo al sector superior minoritario, mientras que los que están en peor situación son quienes más pierden. El punto medio está desapareciendo, los europeos quieren empleos, pero la clase media teme perder sus prestaciones sociales y como consecuencia su seguridad y la de sus hijos debido a la flexibilización del mercado laboral. Se señala a la globalización como la culpable de esta situación.

 

En todo el mundo crece el descontento y la ira de los pobres, mientras contemplan los programas televisivos que reflejan vidas opulentas acompañadas habitualmente de una conducta inmoral, creen que la riqueza es finita y que una minoría se ha apropiado injustamente de ella robando a la mayoría que la merece. Esto genera situaciones de tensión y de violencia, la contigüidad física de ganadores y perdedores hace que los primeros tengan que vivir protegiéndose de los segundos y que su vida sea menos agradable de lo que por derecho debería ser.

 

 

Mientras, los políticos occidentales ensalzan los valores familiares pensando que estos van a mantener unidas a sociedades que cada vez sufren una tensión mayor debido a la privatización y reducción de los servicios que presta el Estado, además se espera de los ciudadanos que cada vez asuman más responsabilidades respecto de sus comunidades y se ocupen de los más desfavorecidos.

Aunque es una conducta que no es fácil que se dé si tenemos en cuenta que estas personas deben competir y poner en primer lugar su propio interés durante toda su vida laboral, ya que se les está pidiendo que cambien radicalmente de mentalidad.

 

De la misma manera que los ciudadanos se distribuyen en el continuo seguridad - inseguridad y riqueza - pobreza, las regiones geográficas pueden dividirse en ganadoras o perdedoras y en esta escala África puede considerarse la perdedora por excelencia.

Los perdedores son siempre desestabilizadores, independientemente de que sean individuales o colectivos con el tiempo tratarán de compensar sus diferencias, causarán problemas al sistema que gobierne. Las protestas deben tomarse en serio y es preciso preverlas desde todos los frentes, incluido el militar.

Así pues, el futuro S. XXI tiene que mantener un equilibrio, si quiere preservar el sistema, entre la conservación de la libertad de mercado y la prevención de los efectos sociales que esta libertad engendra, si no, los costes serán en breve muy superiores a los beneficios.

 

 

Capitalismo gansteril

La delincuencia organizada a gran escala puede destruir las bases de la economía legítima. Estas delincuencias basadas en el narcotráfico, las armas, el blanqueo de dinero... mueven millones de dólares y cada vez amplían más su campo; el dinero y la política van detrás de ellas, debido a la enorme tasa de desempleo pueden contratar toda la mano de obra que deseen, incluso ejércitos privados.

Este capitalismo gansteril paralelo al legítimo puede ser un explosivo si logra suplantarlo, porque dejarían de existir las normas de la competencia tradicionales, que serían sustituidas por el terrorismo empresarial, convertido en una guerra entre personas, empresas y naciones.

 

 

El accidente nuclear financiero

La volatilidad inherente de los mercados financieros es una grave amenaza para la economía de mercado. Los índices de los mercados de valores, que descansan en 50 ó 60 transnacionales, tienen un margen muy pequeño y pese a la sabiduría que lo acompaña el mercado sufre crisis que ponen en peligro todo el sistema.

 

 

Poner de relieve las contradicciones

Todas las amenazas para este sistema financiero contienen aspectos paradójicos que no auguran nada bueno para la seguridad futura del sistema:

El mercado es el juez más sabio del valor de la economía humana, pero no dice cuándo traspasamos el umbral ecológico hasta que es demasiado tarde.

El crecimiento es el alma de la economía, pero el bienestar general ya no guarda necesariamente relación con él, de modo que en muchos casos se convierte en algo contraproducente al generar empobrecimiento en lugar de enriquecimiento.

La economía está en el centro de la sociedad, las empresas deben tener libertad para invertir, pero las personas que dejarán atrás se comportarán de forma desestabilizadora. Visto esto hay que evitar la regulación excesiva, pero un mercado totalmente desregulado generará más excluidos que incluidos.

Las economías gansteriles que generan alianzas entre bandas y Estados delincuentes podrían provocar trastornos geopolíticos que destruirían el clima empresarial normal.

Los mercados financieros son inherentemente inestables y no se puede esperar que se comporten con una racionalidad perfecta, por lo que pueden generar perdedores a una escala inimaginable.

 


icon_arrow.gif EL IMPACTO

Si se acepta que la economía de mercado es un subsistema que opera dentro del sistema total o natural, esta ecuación indica los peligros que nos acechan. Ya que un futuro económico dentro de las restricciones de la biosfera depende de:

El número de habitantes del mundo.

La cantidad, calidad y naturaleza del consumo.

La tecnología empleada para producir lo que consumen y para deshacerse de los residuos que generan.

El consumo

 

 

Esta variable es especialmente sensible a los ingresos. Las organizaciones humanitarias expresan su indignación ante las acusadas diferencias Norte - Sur, pero esta indignación está mal dirigida, si elegimos dos países: Suiza y Nigeria, un ciudadano suizo puede que consuma 17 veces más que un nigeriano, pero los suizos son productivos, su población es estable y tienen una tasa elevada de ahorro, y no se puede culpar de su suerte a la rapiña o al colonialismo. Pero si los nigerianos no eligen ahorrar, invertir y mejorar su productividad, la única forma que tienen de hacerse más ricos y consumir más es que haya menos nigerianos. Por ello la conducta de los primeros no es causa directa de las privaciones de los segundos.

 

Con gran frecuencia los humanitarios instan a los occidentales a “vivir más sencillamente para que otros puedan sencillamente vivir”, fomentando que se compartan los bienes por encima de las fronteras. Suiza siempre puede enviar ayuda a Nigeria, pero esto ¿hasta qué punto es eficiente en términos económicos medioambientales?

A lo largo del tiempo la ayuda oficial al desarrollo ha sido incapaz de reducir la brecha que separa al Norte del Sur, al contrario las diferencias han aumentado desde la Segunda Guerra Mundial, asimismo desde que terminó la Guerra Fría la ayuda ha disminuido drásticamente, pero durante su apogeo esta ayuda fue recibida por parte de los ya acomodados del Tercer Mundo.

Sin embargo desde principios de los años 90, las organizaciones benéficas privadas han sobrepasado la ayuda oficial en los envíos a África, a pesar de ello la suma de las ayudas oficiales y privadas son muy insuficientes para permitir que un gran número de personas puedan sencillamente vivir.

 

 

Por todo esto la reducción del consumo en el Norte no se puede transformar en un aumento de consumo en el Sur, porque los alimentos son un artículo, dejar de consumir algunas variantes de ellos no significa que los otros lleguen al Tercer Mundo, porque si se reduce la demanda de cereales o de animales se cultivarán menos cereales y se criarán menos animales.

La beneficencia en escala mundial es una especialidad del Norte; en el sur no se encuentra ninguna tradición religiosa, ni laica de compartir bienes con personas alejadas geográficamente o culturalmente distantes.

Las restricciones autoimpuestas encauzadas a través de organizaciones benéficas, pueden aliviar individualmente pero nunca alcanzarán la igualdad de consumo entre los acomodados y los desaventajados, ni alterarán el impacto sobre el planeta, puesto que los países de ingresos elevados consumen tres veces y media más energía per cápita que los países de ingresos bajos. El consumo mundial de carne y de energía está destinado a aumentar.

 

 

En todo caso la opción moral y la limosna para los menos afortunados no van a lograr que se equilibren los ingresos ni que contrarresten un aumento inexorable del número de consumidores más acomodados.

La tecnología

El impacto humano sobre el medioambiente varía en función de la naturaleza física de los bienes consumidos y de la tecnología. La energía de los pobres como el carbón sulfuroso de baja calidad causa más contaminación directa que la energía nuclear. Sin embargo esta podría generar más anhídrido carbónico que el carbón si se tiene en cuenta todo su ciclo incluido la gestión de los residuos.

Sin embargo, en el otro extremo del consumo, las personas que utilizan herramientas primitivas para cortar árboles y convertirlos en combustible podrían contribuir a la liberación de anhídrido carbónico en la atmósfera menos que los habitantes del Norte que queman petróleo o gas, pero en cambio están destruyendo enormes franjas de bosques que absorberían anhídrido carbónico e impedirían la erosión del suelo. La madera representa en África entre el 50 % y el 90 % de toda la energía que se consume.

 

Pero aunque la tecnología mejore no puede garantizar la reducción del impacto sobre el planeta. Existen ya multitud de tecnologías alternativas, baratas, de bajo impacto medioambiental que se podrían desarrollar, pero cualquier intento de promover cambios rápidos y masivos en economías basadas en combustibles fósiles, acero, etc, provocaría las represalias de las industrias afectadas, pues para ellas es más provechoso ceñirse a lo que han aprendido, desarrollado y amortizado que probar nuevos caminos.

 

Del mismo modo, faltan incentivos para adoptar tecnologías más limpias, de menor impacto y más eficientes porque son los consumidores y los contribuyentes los que pagan los impuestos que van a parar a estas tecnologías sucias e ineficientes y no las empresas. De tal manera que cuanto más pobre sea el país, más probabilidades tendrá de depender de industrias anticuadas y más sucias y menos eficientes serán sus tecnologías.

La OMC valiosa desde el punto de vista de la regulación, casi ha consagrado las tecnologías contaminantes al negarse a permitir la discriminación entre productos sobre la base de Procesos y Métodos de Producción. Significa esto que ningún país puede rechazar los productos de otro aunque hayan sido producidos a costa de una importante destrucción ecológica.

Una vez más, debido a la escasez de los incentivos económicos para reducir residuos y contaminación, las recompensas del comercio están programadas para que fluyan hacia los productores más sucios y menos responsables del Sur y a los más expertos en repercutir afuera los costes del Norte.

 

 

La población

La ecuación I = C x T x P, depende de manera esencial del factor P. Actualmente viven en la tierra el doble de personas que en 1970. Cada año hay alrededor de 133 millones de nacimientos vivos. La mortandad en el mundo se cifra en 52 millones de fallecimientos al año, lo que supone que actualmente (1995) el aumento de la población es de 81 millones de personas al año.

Esto indica que cada día nacen una media de 360.000 bebés, más del 90 % de ellos en el Tercer Mundo; en contraste mueren al día 142.000 personas, muchas de ellas han superado su edad fértil.

Hoy en día la fertilidad supera a la mortandad en más de un 250 %, además la mortandad infantil sigue disminuyendo y la esperanza de vida aumentando. Sin embargo aun cuando la fertilidad disminuya notablemente, como ocurre en varios países, la población seguirá aumentando debido al impacto basado en las estructuras de la edad. Por tanto, en el año 2008 la población mundial alcanzará los 7.000 millones y en 2020 los 8.000 millones.

La hipótesis más optimistas de estabilización global reconocen que se nivelará la población en un nivel sumamente alto, entre los 10.000 y los 12.000 millones de habitantes, pero que esa nivelación no ocurrirá hasta el periodo comprendido entre 2050 y 2075.

 

 

La medición del impacto

Un método nuevo aunque controvertido de predecir el bienestar futuro es el de la huella ecológica que mide la cantidad y la calidad de los recursos ecológicos necesarios para sostener a una determinada población en un determinado nivel de consumo y tecnología.

Este método divide la superficie del ecosistema terrestre productivo entre la población mundial, el término productivo comprende incluso las regiones salvajes que deben permanecer por derecho intocables. Por tanto la huella mide la oferta y la demanda más básicas. La oferta la da la biosfera, que está tendiendo a disminuir conforme avanzan la desertización, erosión etc, que siguen reduciendo la masa de tierra productiva. La demanda varía con el clima, la estación, las preferencias culturales y sobre todo en función de la riqueza.

 

 

Desde el punto de vista metodológico la huella es una mejora en la evaluación de la capacidad de sostenimiento local, porque calcula los flujos totales de materia y energía necesarios para sostener una determinada población en un determinado nivel de consumo, por tanto incorpora factores como comercio y urbanización y convierte la geografía en una ciencia globalizada.

Asimismo demuestra que quien tenga un tren de vida razonablemente digno, toma más de la parte justa que le corresponde aunque pague un precio justo que determina el mercado por ese privilegio.

De tal manera que a medida que el Sur prospere aumentará su consumo y con ello su propia huella ecológica. A medida que aumente el dinero aumentará la demanda de viviendas, carreteras, etc, desviando así ecosistemas de uso productivo como el cultivo de cereales para consumo humano o animal.

 

 

Aunque la escasez de cualquier clase siempre ha estimulado el ingenio humano, se cuestiona que este ingenio pueda sustituir unos recursos físicos tangibles, como también negamos que a finales del S.XX los seres humanos hayan logrado independizarse de la naturaleza. Como conclusión sea cual fuere el método de valoración que se utilice no cabe la menor duda de que el consumo mundial va a aumentar y las tecnologías no van a cambiar a grandes velocidades.

 

 

Población y libre mercado

Los enormes aumentos anuales de población cuestionan las bases teóricas de la sociedad liberal según las cuales las decisiones individuales en el mercado tienen resultados benignos para el conjunto de la sociedad.

Sin embargo, los pobres de las sociedades más pobres, son los que más hijos tienen por interese económicos individuales, ya que ayudan en el medio rural y en el urbano colaboran a la supervivencia de la familia. In extremis pueden ser vendidos, cuidan de los más ancianos, etc. Pero en Occidente, un hijo es una tarea costosa que no produce beneficios económicos.

 

 

Así pues, las decisiones racionales de la doctrinas liberal de aumentar la economía propia mediante la descendencia, no es un buen resultado para el conjunto de la sociedad. La conducta de los pobres de crear riqueza propia a través de su descendencia es contraproducente, de inmediato su nivel de vida baja y quedan bajo el control de la élite. El camino correcto, si requiere que dejen de crear bienes económico en forma de hijos, pasaría por redistribuir otros bienes y compartir la educación, las infraestructuras, la capacidad adquisitiva, etc. Esto estabilizaría la población, pero la riqueza y los bienes que la producen se concentran cada vez más en la parte superior de la escala social.

 

 

Las consecuencias de la libertad de reproducción

Si no se imponen y toman medidas para una conservación ecológica y una redistribución económica es primordial cuestionar la libertad de reproducción.

Frente a los argumentos de cada gobierno, que en los últimos dos siglos era responsable de alimentar a su pueblo, la globalización ha cambiado la naturaleza de los controles de población, que se hacen ahora a nivel mundial.

El informe advierte que en actual mundo globalizado el poder de la población de traducirá en conductas depredadoras contra quienes han acumulado riquezas, estas poblaciones tratarán de apoderarse de los bienes porque se verán incitadas y obligadas a hacerlo por sus líderes.

La población crece en los países subdesarrollados un 2,6 % anual, y la mayor parte de los alimentos se produce en los desarrollados que sólo crece un 0,3 % anual.

 


icon_arrow.gif LAS METAS

Según la primera meta hay que determinar cuáles son las condiciones para garantizar el mayor bienestar posible para el mayor número de personas. El mercado global, según la ley de la competencia, toma lo mejor y deja el resto, pero ese resto es más numeroso que todo lo que está dentro del sistema.

La segunda meta que se propone es similar al pensamiento del movimiento de la “Ecología Profunda”: el fortalecimiento de la vida y de la cultura humana tiene que ir acompañado de una disminución sustancial de la población humana. El problema radica en cómo se logra esa disminución.

La tercera meta de perpetuidad de cultura y civilización occidentales, en la actualidad iría unido a cómo hacer para alcanzar una reducción drástica de la población, los consejos serían: Las estrategias modernas de reducción de la población deben ser baratas, y no deben necesitar equipos especiales ni apenas recursos humanos.

 

 

La selección de las víctimas debe quedar en manos de ellas mismas, que se seleccionarán con las características de los perdedores: pobreza, ignorancia, delincuencia, etc.

El Estado deberá tener pocas obligaciones que cumplir (servicios sociales, penitenciarías, desempleo...) por tanto tiene que reducir su papel en los asuntos ciudadanos y seguir el ejemplo del sector privado, también en el control demográfico.

Para la percepción pública se recomiendan dos estrategias: Preventiva: prevención de nacimientos, visible e incorporado a la política normal.

Curativa: se ocupará de los ya nacidos, pero aparentemente no dependerá de ningún organismo concreto.

Estas estrategias planeadas pueden ser exitosas contando con el compromiso y la energía de los solicitantes del informe y sus aliados.

El sistema liberal de mercado debe elegir en el s. XXI entre los fines y el Fin.

 

 

Poblaciones actuales y objetivos futuros

El objetivo primero es cuál es el nivel de población idóneo que simultanee de la forma menos conflictiva el funcionamiento del mercado global, la armonía ecológica y social y el bienestar para la mayoría.

Ya sabemos que según la ONU, la población aumenta en 81 millones de personas al año. La previsión para el 2020 es de 8.000 millones; de ellos 7.000 millones corresponderán a las regiones menos desarrolladas, en las que la degradación del medioambiente aumentará vertiginosamente.

Las estructuras de la edad tendrán una profunda influencia: en el mundo desarrollado la cuarta parte de la población será mayor de 60 años, con lo cual gran parte del poder político se concentrará en manos de personas relativamente ancianas, y las de edad productiva serán muy inferiores a la mitad de los habitantes, estas personas tendrán que luchar por poder cursar unos estudios superiores más prolongados para tener éxito en ese mundo globalizado y competitivo. En el mundo menos desarrollado la proporción de jóvenes será de un 46 %; en este mundo pobre ellos esperarán que sus gobiernos y el mundo atienda y solucione sus demandas.

 

 

En opinión de los informantes, el objetivo para el año 2020 debe ser reducir en una tercera parte el número actual de habitantes, de 6.000 millones a 4.000 millones, para que en ese año la estimación de habitantes según la ONU quede reducida a la mitad. Cualquiera que sea la fórmula a aplicar, el esfuerzo es fundamental, pues para llegar a ese número de habitantes deben disminuir los habitantes durante dos décadas en cien millones de personas al año.

Por ello hay que hacer un esfuerzo para que aumente la mortandad, al mismo tiempo debe disminuir la fertilidad, dependiendo del momento y del azar. Para ello harán falta todos los medios de los que dispongan los solicitantes del informe.

 


icon_arrow.gif CONCLUSIONES

Sin embargo, nosotros sostenemos que el neoliberalismo global no puede abarcar a todos ni siquiera en las naciones más prósperas. En esta era de la globalización la economía depende de lo que se va restando, las ganancias se incrementan reduciendo los elementos (especialmente mano de obra) más que los otros competidores, ya que cuanto menor sean estos costes más alta será la tasa de rendimiento. Se deduce por tanto, que cuantas menos personas compartan la riqueza, mayores serán los beneficios a repartir, por tanto las empresas pertenecen a sus inversores, no a sus empleados, pueblo o país donde este su sede.

En las naciones más pobres las poblaciones sufrirán hambrunas y desempleo creando un ambiente explosivo. Tanto en estos países pobres como en los ricos, los excluidos darán origen al terrorismo, delincuencia, migraciones, etc, que se escaparán al control del Estado.

 

 

¿Crecimiento legítimo de la población?

Cuando se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, los firmantes no pensaron que existiera la posibilidad de elección entre una libertad de reproducción ilimitada y un orden social internacional y ecológico, al borde del colapso en la actualidad. El aumento de la población y los derechos humanos tal como la conciben los firmantes de la Declaración Universal, son incompatibles entre sí, pero esta no va acompañada de una autoridad global que pueda intervenir legítimamente para reducir la población. Algunos Estados fomentan la libertad de reproducción pensando que esto les hará más poderosos, sin embargo en el sur muchos Estados no tienen presupuestos para sanidad y planificación familiar porque dedican esos fondos para atender el pago de la deuda y la disciplina económica.

 

 

En el Norte también existe una crisis de población a causa de la inmigración, estos inmigrantes son más prolíficos y los países a los que llegan no les ofrecen programas específicos de planificación familiar; son familias más numerosas y más pobres, víctimas de un nivel cultural más bajo, y de tasas de desempleo que les conducen al tráfico ilegal, a las bandas, a la delincuencia y a veces al terrorismo. Aunque la mayoría están dispuestos a trabajar en la economía sumergida, tolerada por algunos gobiernos para que sus empresas sigan siendo competitivas.

Estos inmigrantes, de difícil asimilación social en los Estados del Norte son una pequeña muestra de los que llegarán en el futuro, conforme sus sociedades se vean sumergidas en crisis políticas, económicas y ecológicas. Esto causará graves enfrentamientos culturales.

 

 

La cultura capitalista es predominantemente occidental y se caracteriza por su competencia y consumismo, cuando los que llegan no cuentan con una gama de instituciones sociales para asimilar e integrarse en la cultura del país, esta asimilación suele realizarse a través de la publicidad, televisión y consumismo local. Este tipo de asimilación necesita disponer de suficientes ingresos para participar en esta cultura mercantil, a la que se les incita constantemente con imágenes de consumo. Se produce entonces una constante frustración por no poder participar de esta cultura que deriva en una implosión cultural, en venganzas, patologías destructivas, etc.

 

 

Todo esto es contrario a las condiciones que deben darse para sostener el sistema liberal global en el s. XXI. Estas condiciones serían:

Garantizar empleos solventes y bien remunerados.

Disminuir las distancias que separan los salarios por el mismo trabajo en todo el mundo.

Socializar a las generaciones jóvenes en la cultura del libre mercado, educación especializada para la productividad de los más inteligentes. Empleo no especializado para los menos inteligentes. Los suministros de alimentos, agua y energía deben de seguir teniendo un precio razonable.

El Estado tiene que facilitar infraestructura básica y seguridad física a los ciudadanos.

La forma de llevar a cabo la regulación internacional es creando instituciones al servicio de la empresa privada.

Según vayan participando más los ciudadanos prósperos en las finanzas, tendrán que comprar seguros anti - crack.

Hay que hacer que las religiones y la expresión religiosa queden confinadas a su ámbito.

Tiene que terminar la difusión de la economía ilegal.

Estas condiciones son las mínimas para el éxito del capitalismo global, pero ninguna de ellas puede darse con la actual demografía. Por tanto no se puede sostener el sistema liberal de libre mercado y a la vez seguir tolerando la presencia de miles de millones de personas superfluas.

La única forma de garantizar la felicidad y el bienestar de la inmensa mayoría, es que la población total de habitantes de la tierra sea proporcionalmente más pequeña.

 


icon_arrow.gif LOS ROMPECABEZAS

El rompecabezas chino

China es uno de los mayores obstáculos para la reducción de la población, uno de cada cinco habitantes de la tierra es chino. Ineludiblemente, debe someterse de alguna manera a las ERP, pues su población de 1.200 millones debe pasar a 800 millones.

No es probable que sucumba a la guerra porque no tiene conflictos civiles ni étnicos, podría haber un conflicto si las regiones musulmanas y budistas pidieran la independencia, pero no es probable. Tampoco una hambruna es verosímil al ser ahora uno de los mayores productores de cereales que a su vez necesita las exportaciones de alimentos de occidente, lo que supondría una importante baza a occidente para la negociación.

 

 

Sin embargo tiene en la actualidad una cuarta parte de todos los casos de tuberculosis del mundo, pero utiliza incentivos económicos para combatir la enfermedad (un dólar por caso identificado y 5 dólares por caso superado). La elevada tasa de infección por tuberculosis será una ventaja porque apenas se ha reconocido aún el SIDA y este se propagará antes de que el gobierno admita que es un problema.

Claro que el factor más importante sin duda de las ERP será el desastre ecológico. Llegan informes sobre contaminación grave de la tierra, el aire y el agua, con efectos nocivos para la salud. Sin embargo hasta que este nivel de envenenamiento no alcance proporciones críticas, el gobierno no actuará porque cualquier mejora en el medioambiente tendrá consecuentemente pérdidas de puestos de trabajo que se convertirían en conflictos sociales.

 

 

Actualmente una cuarta parte de las muertes se deben a enfermedades respiratorias que se verán aumentadas y agravadas por el consumo de tabaco. En cuanto a la población la cifra oficial de 1.200 millones podría ser inferios a la real, puesto que muchas familias campesinas hacen caso omiso a la política de un solo hijo.

A medida que se extienda la globalización y se apliquen las reglas ganador - perdedor, inclusión - exclusión, millones de chinos se encontrarán sin empleo. Ellos piensan que encontrarán la salvación en la economía de servicios, pero la mayoría se convertirán en vagabundos, pues pocos serán los que lo logren.

El mundo rico puede facilitar técnicas y dinero para resolver problemas que preocupan a ambas partes, y uno importante es la reducción del enorme número de chinos, si esto no se logra lo pagaremos caro nosotros y el clima mundial.

En el caso de que China se niegue a cooperar con las ERP tendrá que buscar un territorio adicional para seguir existiendo y manteniendo su nivel de bienestar. Es de suponer que los especialistas militares conocen los peligros de expansionismo chino, por tanto se insta a que se de a conocer a las autoridades chinas que esta acción no es aconsejable, sin embargo sí lo es que cooperen con las ERP, por ello las estrategias diplomáticas deben ir dirigidas a comprender esta realidad por parte de dichas autoridades, alentarlas y ayudarlas.

 

 

El rompecabezas del agua

Según el Banco Mundial 80 países, donde vive el 40 % de la población mundial, sufren escasez de agua. Esta circunstancia asegura una fuente de conflictos, además del acceso a la comida el acceso al agua se ha convertido en un factor que limita la existencia humana, aunque ningún organismo de la ONU ha definido la seguridad del agua.

Desde 1940 la población se ha triplicado y el consumo de agua se ha cuadruplicado. La única fuente nueva de agua es dejar de derrocharla, por ello debe ser gestionada profesionalmente por una empresa privada, y ser vendida a precios acordes con los costes de mantenimiento y suministro. El precio servirá para racionarla, de tal modo que los que no puedan permitírselo tendrá que arreglárselas con agua sin tratar.

Recomendamos la elaboración de un mapa con puntos álgidos del agua que pondría de relieve las zonas donde la guerra, el hambre y las enfermedades podrán desarrollar todas sus posibilidades.

 

 

El rompecabezas de la droga

Creemos que todas las drogas, duras y blandas deben ser legalizadas. El volumen de venta de las drogas representa el 13 % del valor del comercio mundial, si este negocio fuera una economía nacional ocuparía el décimo puesto en el mundo.

Estos ingresos no deben seguir enriqueciendo a delincuentes y a elementos indeseables de la sociedad occidental, sería deseable sacarlo a la luz y someterlo a controles legales y fiscales. Las empresas farmacéuticas o las de medios de comunicación estarían en condiciones buenas para asumir la producción y comercialización de las drogas legalizadas.

Este informe recomienda que se calculen las ventajas que tendrá esta legalización para la economía mundial. En la actualidad son demasiado costosas en términos económicos, sociales, militares y políticos, y están desviando recursos que escasean de áreas donde podrían ser de más utilidad.

Si la gente quiere matarse con una sobredosis hay que dejar que lo haga, pues este tipo de personas estarían prestando un servicio a la sociedad desde el punto de vista de las ERP.

 

 

icon_arrow.gif LA PREVENCIÓN

Esterilia está gobernada por una élite comerciante y mercantil que establece como prioritario un programa de planificación familiar apoyado por las instituciones. De este modo se establecen el aborto y la esterilización libres y sin riesgos, los niños nacidos son valorados y deseados.

La población en edad escolar se mantiene estable, el sistema educativo ha mejorado notablemente desde que se marcharon los colonizadores, sus ciudadanos son cultos y competentes, los ahorros y la inversión han permitido la modernización, buena asistencia sanitaria y mejoras infraestructurales, la emigración a la ciudad es moderada y la situación en la ciudad manejable.

 

 

Fertilia está gobernada por grandes terratenientes, aunque el poder real lo ejerce un clero tradicionalista. Cuatro décadas después de la independencia, la población en edad laboral se ha cuadriplicado, su población aumenta un 2% al año, pero no así las escuelas, médicos, hospitales, maestros, equipos industriales, etc. Por su parte las tierras no aumentaron tampoco la producción a este ritmo, consecuencia de ello el desempleo rural crónico y la emigración masiva a una ciudad llena de delincuencia.

Al no poder producir cosechas suficientes para alimentar a todos sus ciudadanos, cada año ha tenido que importar más alimentos, por lo que tienen una gran deuda externa y la vida es desastrosa.

El objetivo del informe es ayudar a los países a ser como Esterilia y preservar así el libre mercado. Para mejorar la vida, las estrategias de ERP tendrán que realizar una labor de persuasión y coacción para que la reproducción se atenga a pautas que favorezcan una mejor existencia civilizada.

 

 

La aritmética de la reproducción

En el Tercer Mundo actualmente 120 millones de parejas que desean espaciar sus hijos o no tener más descendencia no utilizan ningún tipo de IR. Otros 300 millones utilizan métodos IR poco fiables que se traducen en 30 millones de embarazos no deseados, cada año se practican una media de entre 30 y 40 millones de abortos.

Las consecuencias de todo esto son: 175 millones de embarazos anuales, menos 42 millones de abortos, da lugar a 133 millones de nacimientos vivos. De ellos 13 millones (el 9,8 %) se producen en los países desarrollados y 120 millones (el 90,2 %) en los subdesarrollados. Si las tasas de nacimiento fueran las mismas aquí que en el mundo desarrollado todas las mujeres del Tercer Mundo tendrían 53 millones de hijos al año en lugar de 120 millones. Del mismo modo que si las muertes anuales aumentasen sólo la tercera parte, la población comenzaría a disminuir de inmediato.

 

 

El aborto

Según la ONU se practican al año una media de 45 millones de abortos, estos para las ERP son una causa insignificante de mortandad entre las mujeres; cuestan demasiado caros en términos económicos y es ineficaz porque se puede producir otro embarazo. Por su coste se podrían proporcionar servicios anticonceptivos y de esterilización IR a un enorme número de hombres y mujeres.

 

 

La esterilización

Se recomienda captar a las organizaciones antiabortistas estadounidenses para que participen y financien campañas de esterilización en el Tercer Mundo, ya que la esterilización es una garantía absoluta contra el aborto. Actualmente China e India son los primeros países del mundo en número de esterilizaciones.

La OMS insiste en que al ser permanente, la esterilización se debe practicar con conocimiento de causa y libre de alicientes, sin embargo, sugerimos que deberían atraerse mujeres pobres y prolíficas con alicientes y generalizarse esta práctica, así como crear servicios integrados para que las mujeres puedan obtener la esterilización con o sin el consentimiento de sus maridos.

 

 

La anticoncepción

Las presiones sociales y las necesidades de las mujeres de los países pobres y de los países populosos deben dirigirnos hacia la anticoncepción, lamentablemente la realidad es que millones de mujeres, sobre todo pobres, tienen muy poco control sobre su vida y sus cuerpos, con el añadido de que la infertilidad sería su final desastroso, abandonadas por sus maridos y rechazadas por sus propias familias. Estas mujeres del Tercer Mundo, para practicar la anticoncepción o la esterilización necesitan tres elementos de los que ahora carecen: conocimientos, medios y poder.

Una vez que se han analizado los diversos tipos de anticonceptivos se llega a la conclusión de que el anticonceptivo ideal sería: De acción prolongada, entre 5 y 7 años.

Reversible.

No produciría efectos secundarios. Podría ingerirse, inyectarse o implantarse sin riesgos. Sería asequible y fiable.

Recomendacione.

Puesto que la imposición masiva y externa de la IR es imposible, hay que pensar en las vacunas inmunológicas, conocidas también como vacunas antifertilidad cuya reacción inmunológica podría ser antiesperma o antióvulo, de esta manera se prepara el sistema inmunológico de la mujer para que reacciones ante e embarazo y la implantación del feto.

Estos anticonceptivos podrían administrarse en escala masiva, con o sin el consentimiento y conocimiento de la persona interesada, dado que el sistema de recepción será inyección, píldora o sustancia bebible.

A pesar de todo esto, el mejor método sería la educación masiva de la mujer, aumentando los años de escolarización y su formación permanente.

 

 

Los hombres

Tienen miedos irracionales a que la vasectomía perjudique su potencia sexual. La OMS está desarrollando un anticonceptivo hormonal para hombres que reduce el número de espermatozoides a niveles indetectables.

Recomendamos una financiación mucho más generosa para las investigaciones médicas y sociológicas e incentivar de la misma manera a auxiliares sanitarios para cumplir los cupos de IR, tanto en los barrios marginales del Norte como en el Tercer Mundo. Asimismo es necesario hacer depender las ayudas económicas que reciben los países por parte del FMI, de su eficacia para reducir las tasas de crecimiento de la población, de modo que cuando no cumplan con los objetivos habrá que recortarles dichas ayudas. En líneas generales hay que tomar medidas para recompensar a las parejas por tener un solo hijo

Comentar este post