Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Algo mas que un bunker nuclear: El Fort Knox Suizo

Publicado en por Skiper

Fuente: http://www.wired.co.uk/wired-magazine/archive/2010/11/features/20-thousand-terabytes-under-the-ground?page=1

Traducción y corrección de la traducción: Skiper

 

 

 

Muy adentro de los Alpes suizos, un búnker nuclear es ahora el último refugio de los secretos más sensibles del mundo. Con conexión por cable obtiene acceso a la red de servidores diseñados para sobrevivir a un ataque militar a gran escala.

La cabina color plata Christoph Oschwald del Audi A8 parece algo sobrenatural mientras se dirige con calma a través de la campiña suiza hacia nuestro destino. Wired ha recibido instrucciones de no revelar su paradero exacto. Es a finales de junio, "el día más largo del año", señala Oschwald. Debe haber 25 ° C fuera. En cambio, el lugar donde nos dirigimos es inusualmente frío y hacen como unos 12 ° C dentro. El pequeño pueblo de Saanen, en el cantón de Berna, se asienta bajo un cielo gris acero que le da un aire siniestro de lo que pudiera parecersese a un panorama de los alpes de una barra de chocolate de antigua.

El valle verde que acuna Saanen y cerca de la de ciudad de Gstaad, en el cantón de Berna acoge, de acuerdo con el diario local Der Bund, a la mayor concentración de millonarios en el mundo, lo cual es algo muy extraño. Sus chalets están ubicados por las laderas cubiertas de pinos.

Nuclear bunker houses world's toughest server farm

 

 Pero este también es el hogar de otra cosa muy diferente; un lugar que no encontrará en cualquiera de los numerosos mapas turísticos de la zona. Durante los últimos 18 años, Oschwald, de 53 años, un paracaidista suizo retirado convertido en contratista, y su socio, un ingeniero llamado Hanspeter Baumann, de 55 años, se han comprometido en un proyecto de miles de horas y millones de francos para la realización de su visión en el lugar que estamos a día de hoy.



Pasamos por una tienda de Tissot que linda un concesionario de tractores de carretera antes de las adentrarnos en el denso bosque y sigue una estrecha carretera sin transitar. Finalmente llegamos a nuestro destino. Al principio, parece ser nada más que un aserradero, una cantera o algo parecido, con grandescamiones en movimiento y las cargas útiles de madera alrededor de un claro de grava. Pero luego los vemos tres guardias vestidos con uniformes de color negro, boina ladeada, al lado de lo que parece ser una base enorme en el interior de la montaña.

 

 

 

 El follaje de los Alpes suizos termina abruptamente en una pared de roca desnuda pintada de camuflaje natural enmascarado con el entorno. Y tallada en la ladera de la montaña está nuestro destino: una puerta de metal pequeña, curtida por la intemperie y custodiada por dos guardias. Es la entrada de un gran bunker nuclear construido por el ejército suizo en el punto álgido de la Guerra Fría a mediados de los años 60, ahora es un portal en lo que sus creadores pretenden ser el depósito más seguro y reservado para la información digital en el mundo : el lugar que Oschwald ha bautizado como el Fort Knox Suizo.

 

"Hace dieciséis años, nadie nos tomaba en serio", dice Oschwald. "Nos dijeron: ¿Almacenamiento de datos en una montaña? ¿Por qué? "En el clima geopolítico más alegre de los años 90, era decididamente más fácil burlarse de el empresario suizo excéntrico, con su cabello peinado hacia atrás y su cegadora sonrisa blanca, cuando quiso destacar los beneficios de seguridad de los datos de su búnker fuera de servicio. Pero hoy con el terrorismo, los desastres ambientales y la crisis financiera en la agenda mundial, algunos de los mayores jugadores en la tecnología y las finanzas son los que hacen compras con la promesa de seguridad que ofrece la instalación. Oschwald pueda contar con empresas de primer orden, tales como Cisco Systems, Novartis, UBS y Deutsche Bank, entre otras que están ahora entre sus clientes.

 

 

 

 

Hay cinco zonas de seguridad, una fuente de alimentación autosuficiente, un sistema de enfriamiento que saca agua con con bombas introducidas en los glaciares de un lago subterráneo, dispositivos de grado militar y filtros de aire en previsión de amenazas atómicas, biológicas y químicas para limpiar las impurezas del aire, un hotel de emergencia, alimentos para varios meses, un sala de conferencias, y la seguridad de la base, incluidos los programas de vigilancia de reconocimiento facial, plásticos a prueba de balas y la bóveda acorazada de turismo con puertas de la industria bancaria suiza.

 

 

 

Y hay una cosa más. "Nosotros no iremos a cada parte de la base ubicada dentro de la montaña", me dice Oschwald , "porque de lo contrario, todavía estaríamos aquí toda la noche." Con eso, Oschwald murmura algunas cosas en alemán a un guardia, que saca un juego de llaves, abre la puerta de metal chirriante, y nosotros dos nos adentramos en la oscuridad. Estamos una especie de hangar o algo parecido; y a través de un túnel en curva de roca, se llena de luz incandescente. La acústica es como la de una sauna. Noto como el tono de voz de Oschwald  varía. Me cuenta de algo que hay en las paredes y la textura de la cueva, nos habla también de una noche, hace un par de años atrás, cuando algunos niños de la localidad fueron lo suficientemente tontos como para dejar un graffiti en la pared de roca en la parte delantera.

 

 

 

El crio quedó registrado en los espectros infrarrojos, ultravioleta y visibles. "Cuando regresaron a la ciudad, la policía ya estaban esperandoles", dice Oschwald. Fue lo más parecido a una "amenaza" que SFK ha tenido alguna vez, pero no hay planes de rebajar ninguna de las medidas de seguridad elaboradas hasta hoy día.Llegamos a una antesala donde dos guardias armados con gas pimienta y porras, comprueban nuestras bolsas; a los guardias no se les permite llevar armas de fuego ya que  las balas de un tiroteo volarian sin control y podrían ocasionar que los datos valiosos almacenados aqui se convirtiesen en gravísimos daños colaterales.

 

 El dúo de guardias nos acompañará a nuestro lado durante el resto de la visita. Un signo se puede encontrar en varios idiomas al lado de una enorme puerta amarilla, que Oschwald dice que es de 45 cm de espesor y pesa 3,5 toneladas. Las bisagras se han recubierto con teflón para que funcionen sin problemas, al abrirse, no hay ningún chillido como el que se oyó antes en la puerta de entrada. También, gracias a su uso original, el lugar se ha diseñado para ser impermeable a un ataque nuclear.


"Tuvimos un general de EE.UU. de cuatro estrellas que fue en parte responsable del programa de armas atómicas y fué el primero en venir aquí y nos dijo: "En Estados Unidos, tenemos un montón de espacio para construir y una gran cantidad de soldados. Sin embargo, he visitado muchos sitios y este es uno muy especial..."

"Cuando Oschwald habla, un Subaru se detiene y un hombre fornido de gafas de sol sale el vehículo. Transporta una caja de seguridad de color azul claro. Dice algunas palabras a uno de los guardias, tiene una de sus manos sobre sus productos y en la otra las llaves del coche. Oschwald parece imperturbable por el espectáculo. Él está acostumbrado a los clientes nerviosos que todavía prefieren la transferencia directa de datos física a la virtual.

"Normalmente tenemos los servicios de mensajería para llevar los repartos una vez al día," dice Oschwald. Sin embargo, esta entrega fué especial. "El punto en el que nos encontramos ahora, revela que los datos son más valiosos que el dinero porque el dinero es reemplazable, los datos no lo son. Lo que necesitamos es un banco de datos, y aquí es donde la tradición suiza entra en juego. El valor material de la caja azul, quizas es tal vez de mil dólares. Pero el valor de la información contenido dentro de la caja? Eso podría ser de miles de millones de dólares. "

 

 

El año pasado, Oschwald recibió una llamada telefónica de un profesor de software en la Universidad de Viena llamado Andreas Rauber. Quería saber si Oschwald almacenaría un recipiente de metal sellado dentro del cual había las herramientas necesarias para descifrar todos los formatos de archivos grandes que había por aquel entonces; lo que el tipo este queria poner a buen recaudo era una especie de piedra de Rosetta para la era digital.

El honor de Oschwald respondió a su pregunta: tendría un lugar allí para guardarlo.Y asi fue que en mayo pasado una fortaleza impenetrable subterránea excavada en la ladera de una montaña suiza se convirtió en el hogar del primer genoma digital del mundo.





"Sólo hay tres reglas antes de entrar aqui", me dice Oschwald, levantando un trío de dedos de bronceados. "Nada de fotografías, no queremos que nuestro personal pueda ser reconocido. Mi cara, puede fotografiarla si quiere, nadie tendria un problema si a mi me matan. Pero no queremos que la gente empiece a correr con las fotografías de los guardas o del personal de aquí, diciendo: "Estos son los chicos del bunker, vamos a tener una seria discusión con ellos."

La segunda cosa es que no queremos que gente fuera del bunker tengaun manual para saber cómo entrar al Fort Knox Suizo. Y cuando se visita una zona demarcada como área TI, podrás ver las direcciones IP y los nombres de los clientes; y ellos no desean bajo ningún concepto que nada de esto sea fotografiado."


263413



 "Toca esto", dice Oschwald, me coloca su gran mano sobre el lugar donde la puerta enorme se une al marco. "¿Qué sientes?" No es el más débil de los proyectos, y está hecha para no dejar escapar aire de la brecha de la rayita de la puerta. Esto, dice, es deliberado, sirviendo a un propósito muy particular. "El interior es de más presión. Usted tiene siempre fuera una presión diferente y un flujo de aire, pero esta estancia está diseñada para que nada pueda entrar en ella. No hay gas, no hay humo.

 

 

 "Los guardias nos asignan tarjetas de identificación y códigos de seis dígitos, que hay que teclear en un teclado y caminar a través de la puerta de la bóveda enorme sólo para ser saludado después por otro puesto de control y mas guardias. Aquí Oschwald me informa que el SFK está dividido en cinco zonas de seguridad y todavía estamos en la "Zona Cero". La Zona Cuatro una de las mas profundas dice, está reservada para unos 20 de sus clientes más privados y exclusivos. "Ni siquiera podemos ir allí."

 

263415

Plano del SFK 

 

 

 

Apenas nos hemos movido tres metros antes de estar obligados a teclear de nuevo nuestros códigos y entrar, uno por uno en lo que parece una cabina telefónica de plexiglás, que Oschwald dice que es "completamente impermeable a un rifle M16". Por un momento, ambos lados de dispositivos cerrados, nos dejan atrapados en un silencio total dentro de un tubo de 45 cm de ancho, rodeado por roca en los dos lados; el SFK podría amedrentar a los paranoicos, pero no es para un sitio para la claustrofobia. Los dispositivos de la puerta abierta acaban en un corredor aún más oscuro. El silencio es perforado por el sonido del agua que gotea distante. Oschwald nos conduce por el pasillo a otro puesto de control.

 


Relaciones
¿Cómo ha acabado aqui un Imogen Heap ventilador de un formato extraño fusionado como para crear su propia version de un reactor But antes de entrar?. Las pistas señalan a una puerta de metal gigante que parece ser anterior a su ocupación. Esto, me explica Oschwald, es porque cuando dicha parcela termina, comienza la parte del ejército suizo. Todavía no han vendido la última parte de su dominio anterior, y durante los últimos dos años ha estado tratando de llegar a un acuerdo con ellos para hacer su jurisdicción sobre el complejo completo.



"Lo que hay que tener en cuenta es que algunos de nuestros clientes vienen de países donde los gobiernos y los militares no son necesariamente sus amigos," me dice, "por lo que no quieren ponerse en contacto con cualquier gobierno o cosas públicas que estén a la vista de todos. "A medida que tecleamos nuestros códigos en el puesto de control, se abre la puerta amarilla en lo que parece ser una ciudad de torres de servidores. Sus luces LED verdes parpadeantes parecidas a un técnico enfundado en un mono blanco van seguidas de controles de diagnóstico del servidor. "En esta sala se dispone de datos de 10.000 clientes," dice Oschwald. Las amenazas físicas son sólo una parte del problema, dice Steven J. Murdoch, profesor e investigador en seguridad de datos en la Universidad de Cambridge. "SFK están ofreciendo un servicio de copias de seguridad, que tiene algunas características de protección de datos deseables, pero esto no es una solución total", dice.





"Por ejemplo, la amenaza de que un hacker o alguién parecido con conocimiento de sistemas engañosos pueda entrar en los servidores y borrar todos los datos porque sabe que están a punto de ser despedido es un problema muy serio, como lo es también, un EMP, un pulso electromagnético o una guerra. El hecho de que el centro de hospedaje de datos se encuentre en una montaña no detiene que el administrador encargado del sistema de corrupción evite que sea dañada la copia de seguridad de los archivos almacenados allí. "Sin embargo, un número creciente de empresas de copias de seguridad seguras figuran en nuestra lista; algunas como IDrive, Carbonite, SOS, Mozy y la línea ascendente de HP ofrecen similares servicios de protección de datos, pero sin la espectacular ubicación de que goza Mount10, la empresa Oschwald que es responsable de proteger a los miles de terabytes en el Fort Knox Suizo seria otra historia bien diferente...





 

Estamos en un túnel de luz tenue al lado de lo que parece una puerta de metal esculpido en la ladera de la roca. "Estas son las salas de ampliación en caso de tener una explosión atómica fuera", dice Oschwald. La idea es que detrás de las habitaciones, es que si hubiera una explosión nuclear, la corriente de aire de alta presión llenaria los túneles de presión y calor a través de respiraderos en el lado opuesto. Entonces, las rejillas de ventilación se cierran de golpe, atrapando el aire antes de que tuviera oportunidad de dañar la fortaleza. "Hay una gran cantidad de protección aqui que usted no puede ni ver", me dice. Damos un paseo por delante de una intrincada red de tuberías aisladas que llevan agua desde del lago glaciar subterráneo para el sistema de refrigeración.

 

En otra habitación hay dos artilugios, unos enormes tambores o tanques purificadores, Oschwald explica que son de grado militar "ABQ". Filtros capaces de eliminar impurezas atómicas, biológicas y químicas del suministro de aire de SFK. Entonces entramos en una zona que él se refiere como el "hotel de emergencia". Se parece a los alojamientos de la tripulación de un submarino. Pero al principio del pasillo, surje un espectáculo inesperado: una sala de conferencias. Sus paredes están pintadas en un tono suave de color amarillo, y hay una máquina de café en la esquina. Oschwald ha previsto esto como el tipo de lugar en el que sus clientes corporativos pueden utilizarlo para mantener reuniones secretas en el caso de una crisis, alejados de la prensa. Pero nunca se puso de moda. "Se ha probado, pero nunca se llevó a cabo en la realidad."

 

 

Los cuatro "hoteles" habitaciones, a los que Oschwald en broma se refiere como "hoteles de cero a una estrella", están compuestos por dos literas, una estructura metálica y un lavabo. Cada habitación está decorada con una imagen de un paisaje alpino. Oschwald dice que se quedó aquí durante una semana mientras que los sistemas de las instalaciones se estaban estableciendo.

  263412

"Pero no es realmente lo que quieres. Creo que si hay un peligro y una nube atómica viene a continuación, ya sabes por qué estás dentro de dicha instalación. Pero si usted tiene sol fuera y aire limpio afuera, entonces definitivamente usted no querrá estar aquí." La estética espartana de la que está dotada Fort Knox Suizo, la podría hacer el lugar más seguro del mundo para pasar una noche.





¿Tienen los políticos, consejeros delegados, banqueros, millonarios y celebridades famosas conocimiento de todo esto?, y si es asi: ¿tal vez ya se han aprovechado ya de la privacidad que ofrece el bunker? Para estas preguntas, Oschwald sólo puede decirme: "Si eso fuera cierto, yo no podría hablarle de ello. Lo que podría decirle, sin embargo, es que "Phil Collins es un amigo de Fort Knox."

Y cuando, en nuestra manera de recorrer las habitaciones, pasamos por una estancia fuera de lugar con fotrografías que no son de oficiales del ejército suizo y una fotografía que parece ser la foto de Tina Turner, Oschwald levanta las manos y me dice medio en broma: "Realmente no puedo decirle más sobre eso, ya que me podrían matar."





Oschwald nos insta a salir del "hotel", entramos en un último punto de control. Nos desemboca en un pasillo con varias puertas de color amarillo, cada una numerada en una escala de 3 y 4, dependiendo de su nivel de seguridad. El "4" son para los clientes que no pagan más a nadie sino a sí mismos. Oschwald mantiene la puerta abierta para revelar lo que hay dentro: cuatro cajas de seguridad masivas de metal de color arcilla.

"En una de ellas, y no voy a decir cual, está la cápsula de tiempo digital que contiene la información del genoma humano." Sellada en cera, a la espera de los próximos 50 años de innovación humanos en la oscuridad con una temperatura controlada.



Comentar este post