Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Alaska está almacenando comida para varios años en caso de deastres graves o corte de las líneas de suministros

Publicado en por Skiper

Fuente: http://nz.finance.yahoo.com/photos/remote-alaska-stockpile-food-just-photo-125356708.html

Traducción y corrección de la traducción: Skiper

Remota Alaska para almacenar comida, por si acaso

John Madden en el interior del Centro de control y Operaciones de emergencia. 

 

 

El plan es una forma de almacenar alimentos en la remota Alaska, en caso de desastres graves o de un corte en las líneas de suministros.

 

 

Alaska es conocida por ser pionera y sus autosuficientes residentes que están acostumbrados a vivir lugares remotos y en condiciones meteorológicas adversas. A pesar de ello, el gobernador Sean Parnell le preocupa que un gran terremoto o una erupción volcánica podría dejar a 720.000 residentes atrapados y separados de los alimentos y las líneas de suministro. Su respuesta: Construir almacenes gigantes llenos de alimentos y suministros de emergencia, por si acaso.

Para algunos de los 48 estados restantes, puede parecer una medida extrema. Pero Parnell dice que esto es sólo Alaska.

 

 

En muchos sentidos, el estado de Alaska no es diferente que el resto de América. La mayoría de la gente compra sus alimentos en las tiendas, y se basan en una red central de electricidad y calor. Pero, a diferencia del resto de los 48 estados, la ayuda no está a pocos kilómetros de distancia. Cuando una tormenta caída cortó Nome de la fuente de combustible el invierno pasado, un petrolero ruso pasó semanas rompiendo el hielo grueso para llegar a la remota ciudad.

 

 

El tiempo no es lo único que puede causar estragos en Alaska, donde los pequeños aviones son un medio de transporte preferido y la unidad de Seattle a Juneau requiere un viaje en ferry y 38 horas en un coche. El peor desastre natural en el estado fue en 1964, cuando un terremoto de magnitud 9.2 produjo un tsunami resultante mató a 131 personas e interrumpió los sistemas eléctricos, cañerías de agua y líneas de comunicación en Anchorage y otras ciudades.

"Tenemos una motivación diferente para hacer esto, porque la ayuda está muy lejos de distancia", dijo John Madden, director de manejo de emergencias Alaska.El estado planea dos reservas de alimentos cerca o en Fairbanks y Anchorage, dos ciudades que también tienen bases militares. La construcción de las dos instalaciones de almacenamiento comenzará este otoño, y las entregas de los primeros alimentos seran en diciembre.

 


El objetivo es tener comida suficiente para alimentar a 40.000 personas durante un máximo de una semana, incluyendo tres días diarias listas para consumir y cuatro días de alimentos a granel que pueden ser preparados y cocinados para grupos grandes de personas. Para poner ese número en perspectiva, la ciudad más grande de Alaska, Anchorage, tiene alrededor de 295.000 personas, según la Oficina del Censo de los EE.UU., y Juneau, más grande su tercera, alrededor de 31.000 habitantes.

 

 

No es inusual para los estados que habitualmente sufren huracanes u otros desastres a gran escala tener suministros como agua, alimentos listos para el consumo, camas y mantas. Pero Alaska está interesada en vender alimentos con al menos una vida útil de cinco años y que cumplan con los requisitos de nutrición, salud y culturales únicos de la demografía del estado.

Eso significa que, como parte del esfuerzo, tratando de incorporar alimentos culturales propios de región como el salmón consumido desde siempre por los nativos de Alaska, así como alimentos que serían más comunes en las zonas urbanas, dijo Jeremy Zidek portavoz del estado de gestión de emergencias.

 

 

Se estima que 90 por ciento de las mercancías que entran en Alaska se descargan a través del Puerto de Anchorage. El servicio aéreo es también un vínculo crítico con el mundo exterior y por lo general es la única manera de llegar a muchas comunidades rurales.

Una explosión volcánica que emitiese una gran cantidad de humo y cenizas podría interrumpir las líneas de suministro por aire y agua durante un período prolongado de tiempo, dijo Madden, y un terremoto podría eliminar pistas de aterrizaje de aeropuertos o puertos. Esos son sólo algunos de los desastres que podrían requerir suministros de emergencia.

 


Parnell ha hecho de la preparación para desastres la prioridad de su administración. Su portavoz dijo que ha experimentado de primera mano la devastación causada por los desastres naturales, como inundaciones que dejaron algunos edificios solo en sus cimientos en Eagle en 2009, cuando era teniente gobernador, y en Joplin, Missouri, cuando se produjo un tornado del año pasado. Parnell y su esposa visitaron Joplin con los miembros de la Organización de ayuda Samaritana.

 

 

Madden dijo que la preparación de Alaska ante ciertos eventos es mejor de lo que una vez  fue y sigue mejorando. Las autoridades estatales han estado trabajando para fomentar la responsabilidades individuales, con charlas en escuelas y reuniones públicas. Funcionarios en el control de emergencias planean tener un stand en la Feria del Estado de Alaska. Además un simulacro de desastre en todo el estado está previsto para octubre.

En el último año, el estado ha adquirido o comprado unidades de purificación de agua y generadores diseñados para trabajar en climas fríos, incluyendo las unidades y instalaciones que suministrarían energía a sitios como hospitales, dijo Madden. Los funcionarios también están determinando lo que el estado necesita en términos de suministros médicos de emergencia y refugios, dijo Madden.

 

 

La entrega de existencias de alimentos serían escalonadas y en un espacio de tres años. Los alimentosserían reemplazados después de que hayan sido usados o hayan caducao, y es muy posible que muchos de los alimentos no sean necesario usarlos. Aún no está claro lo que el Estado va a hacer con la comida caducada, sin uso. 

El proyecto cuenta con un presupuesto de alrededor de 4 millones de dólares y no ha generado ninguna controversia. 

Allen Geiger, ha disfrutando un martes de los perritos calientes de un vendedor ambulante en el parque de la ciudad de Anchorage Square y dijo que no tenía objeciones al plan. "Parece una buena idea", dijo Geiger. "La escala de la misma no es demasiado grande".


Comentar este post