Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Los medios mienten sobre el clima y los huracanes

Publicado en por Skiper

Los medios mienten sobre el clima y los huracanes

Fuente: https://michaelshellenberger.substack.com/p/media-lying-about-climate-and-hurricanes

Traducción, corrección de la traducción y subrayado del texto relevante: Skiper

Durante las últimas semanas, muchos de los principales medios de comunicación han afirmado que los huracanes son cada vez más costosos, más frecuentes y más intensos debido al cambio climático.

- El Financial Times informó que “la frecuencia de los huracanes está aumentando”.

- El New York Times afirmó que “las tormentas fuertes se están volviendo más comunes en el Océano Atlántico”.

- The Washington Post dijo que “el cambio climático está alimentando rápidamente a los súper huracanes”.

- ABC News declaró: “Así es como el cambio climático intensifica los huracanes”.

- Tanto el Financial Times  como el New York Times mostraron gráficos que pretendían mostrar el aumento de la frecuencia de los huracanes utilizando datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) del gobierno de EE. UU.

Todas esas afirmaciones son falsas.

El aumento del costo de los daños causados ​​por huracanes puede explicarse completamente por el aumento de personas y propiedades en peligroConsidere cuánto más desarrollada está Miami Beach hoy en día en comparación con hace un siglo. Una vez que se ajusta al aumento de la riqueza, no hay tendencia a aumentar el daño.

Las afirmaciones de que los huracanes son cada vez más frecuentes son igualmente erróneas. “Después de ajustar por un posible recuento insuficiente de huracanes en la era anterior a los satélites”, escribe la NOAA, “básicamente no hay una tendencia a largo plazo en el recuento de huracanes. La evidencia de una tendencia al alza es aún más débil si observamos los huracanes que tocan tierra en los EE.UU., que incluso muestran una ligera tendencia negativa a partir de 1900 o desde finales de 1800”. Además, la NOAA espera una  disminución del 25 %  en la frecuencia de los huracanes en el futuro.

¿Qué pasa con la intensidad?. La misma historia. NOAA Explica, "después de ajustar los cambios en las capacidades de observación (observaciones limitadas de barcos) en la era anterior a los satélites, no hay una tendencia significativa a largo plazo (desde la década de 1880) en la proporción de huracanes que se convierten en huracanes mayores". Concluimos que los datos no brindan evidencia convincente de un aumento sustancial a escala de siglo inducido por el calentamiento del efecto invernadero en: la frecuencia de tormentas tropicales, huracanes o huracanes importantes, o en la proporción de huracanes que se vuelven importantes.

De hecho, la NOAA predice un aumento del 5% en la intensidad de los huracanes para 2100, pero hoy en día no se detecta ningún aumento en la intensidadY la mejor ciencia disponible pronostica que el ligero aumento en la intensidad general de los huracanes en el futuro no se deberá a que haya huracanes más intensos, sino a que los huracanes en general disminuirán más  que los huracanes intensos (categorías 4 y 5). Como resultado, habrá una mayor  proporción de huracanes de categoría 4 y 5 que de categoría 1, 2 y 3.

En otras palabras, la intensidad relativa de los huracanes aumentará, incluso cuando la cantidad total de huracanes y la cantidad total de huracanes intensos disminuyan.

¿Por qué los medios difunden información obviamente inexacta y no informan los hechos básicos? ¿Son los periodistas simplemente ignorantes? ¿O está pasando algo más?.

Evidencia de engaño deliberado

¿Es posible que los periodistas simplemente ignoren la ciencia climática actual?. Quizás algunos lo hagan. Pero los principales medios de comunicación han estado cubriendo el cambio climático y los huracanes durante los últimos 20 años. Y la información sobre los costos, la frecuencia o la intensidad de los huracanes apenas se oculta. Se ha resumido en los informes del IPCC, más recientemente en 2021. Y la NOAA incluso  pone en negrita sus conclusiones clave.

El gráfico del New York Times (izquierda) selecciona inapropiadamente datos del período posterior a 1980, mientras que el gráfico del Financial Times (derecha) tergiversa la detección mejorada de huracanes como una frecuencia creciente de huracanes.

Considere cuatro de las formas principales en que los medios engañan al público sobre el cambio climático y los huracanes. Ellos:

1- Tergiversar datos que muestran observaciones mejoradas de huracanes (gracias en gran medida a satélites y otras tecnologías de detección de huracanes) como evidencia de huracanes más frecuentes;

2- Tergiversar las hipótesis  (p. ej., que algunos huracanes pueden volverse más intensos para el 2100) como hechos en el presente sin mencionar que las proyecciones medianas sugieren una disminución en todas las categorías de tormentas;

3- Seleccionar datos para presentar tendencias en un período relativamente reciente desde la década de 1980 e ignorar el hecho de que hay datos disponibles a mucho más largo plazo;

4- Confundir el aumento de los daños con el aumento de la incidencia o la intensidad, aun cuando existe un fuerte entendimiento de que lo que construimos y dónde construimos explica todos los daños crecientes por desastres.

¿Es posible que la reportera del Financial Times Aime Williams y sus editores sacaran los datos del sitio web de la NOAA para hacer su gráfico y afirmaran erróneamente que muestra huracanes más frecuentes, pero no leyeron el sitio web y su advertencia explícita de que "Después de ajustar por un posible recuento insuficiente de huracanes en la era anterior a los satélites, esencialmente no hay una tendencia a largo plazo en el recuento de huracanes”?.

Si eso es realmente lo que ocurrió, entonces Williams y el Financial Times son culpables de negligencia periodística del más alto nivel. Pero hay pocas razones para pensar que eso fue lo que sucedió. La NOAA hizo su advertencia relativamente temprano en su página web y la repite varias veces. Y el Financial Times, como todos los demás, ha estado cubriendo este tema durante décadas, no años.

Le pregunté a Williams en un correo electrónico por qué informó que los huracanes estaban aumentando en frecuencia e intensidad, en contra de la mejor ciencia disponible, y no respondióCualquiera que sea el caso, el Financial Times debería emitir una retractación o una corrección.

Los reporteros del Washington Post, Scott Dance y Kasha Patel, afirman que "las tormentas clasificadas como de categoría 4 o más fuertes... han aumentado en número en las últimas décadas" y su titular dice: "el cambio climático está alimentando rápidamente a los súper huracanes".

Esas afirmaciones son, respectivamente, engañosas e incorrectas. Según la NOAA, 15 huracanes de categoría 4 o más fuertes tocaron tierra en Florida desde 1919, 10 de ellos ocurrieron antes de 1960 (más de 42 años) y 5 desde entonces (más de 62 años).

Hay pruebas de que Dance y Patel sabían que estaban engañando. Considere la siguiente frase de su artículo: “Un período comparable de actividad de huracanes fue de 1945 a 1950, cuando cinco huracanes de categoría 4 azotaron Florida en seis años, lo que hizo que el investigador de huracanes Philip Klotzbach se mostrara reacio a llamar a la serie de tormentas intensas desde 2017 sin precedentes...”

La palabra "renuente" suaviza el significado. “Rehúsa” sería una palabra más precisa. Y Philip Klotzbach se niega a decir que las tormentas no tienen precedentes porque, como reconocen Dance y Patel, no lo son.

Vale la pena detenerse un momento en este punto. Klotzbach explicó claramente los datos a Dance y Patel. Ambos lo entendieron claramente. Y, sin embargo, suavizaron y enterraron la desacreditación de Kotzbach de su afirmación principal como si fuera una objeción.

Envié un correo electrónico a Dance y Patel y les pregunté sobre sus decisiones de informes, y un  portavoz del Washington Post respondió con un correo electrónico que decía:

“Respetamos nuestros informes sobre la cantidad inusualmente alta de huracanes importantes que tocaron tierra en los EE UU. en los últimos años y qué experiencia intensificación rápida, a veces poco antes de tocar tierra. Los estudios a los que se hace referencia en el artículo, incluido el análisis del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, así como el trabajo de la NOAA , han declarado que el aumento de los eventos de intensificación rápida en las últimas tres o cuatro décadas probablemente no pueda explicarse solo por la variabilidad natural.

Pero lo que dijo no tiene sentido y contradice la mejor ciencia disponible. Hace cuatro décadas, la década de 1980, fue un período de mínimos históricosY el consenso científico es que la variabilidad natural, de hecho, explica el aumento posterior a 1980

“Después de la homogeneización”, escribió un equipo de científicos el año pasado, “los aumentos en la actividad de huracanes y huracanes importantes en toda la cuenca desde la década de 1970 no son parte de un aumento a escala de un siglo, sino una recuperación desde un mínimo profundo en las décadas de 1960 y 1980Sugerimos variabilidad climática interna (p. ej., multidecadal del Atlántico) y las reducciones de la frecuencia de los grandes huracanes inducidas por aerosoles de mediados a finales del siglo XX probablemente hayan enmascarado las contribuciones del calentamiento de los gases de efecto invernadero a escala de siglo a la frecuencia de los grandes huracanes del Atlántico Norte”. [énfasis en negrita añadido]

Ya sea que se trate de un mal periodismo o de un engaño deliberado, The Washington Post debería publicar una retractación o una corrección.

¿Qué pasa con el artículo de The New York Times, firmado por David Leonhardt, que afirma que "las tormentas fuertes se están volviendo más comunes en el Océano Atlántico"? ¿Qué pasa con su gráfico, que muestra una tendencia de tormentas de categoría 4 y 5 en aumento a partir de ¿1980?

Se entiende que las décadas de 1970 y 1980 fueron el punto más bajo en la actividad de huracanes en el siglo XX. En un artículo titulado "Cambios en la frecuencia de los principales huracanes del Atlántico desde finales del siglo XIX", que  Nature Communications  publicó el año pasado, los científicos escribieron que "el período inactivo a fines del siglo XX puede haber sido el período más inactivo en los últimos siglos". Entonces, por supuesto, una serie de tiempo que comienza en 1980 mostrará una mayor actividad.Eso es una elección obviamente deliberada y notoriamente poco profesional.

Conozco a David desde hace más de una década y sé que puede ser un reportero cuidadoso cuando decide serlo. Hizo algunos de los reportajes más honestos para The New York Times sobre el Covid. Ganó Pulitzers en 2010 y 2011. Le envié un correo electrónico a David para preguntarle qué lo hizo decidir elegir esas fechas. No he recibido respuestaEn cualquier caso, The New York Times  debería retractarse o corregir el artículo.

Es notable que los periodistas se conviertan en pretzels para crear la impresión de que los huracanes están aumentando en frecuencia e intensidad sin siquiera reconocer los datos que muestran que no es así. Un gráfico simple de las llegadas a tierra en EE.UU. lo muestra. Y, sin embargo, ningún medio de comunicación importante lo ha publicado nunca, que yo sepa.

Considere mi interacción en línea con Ginger Zee, meteoróloga jefe y editora gerente de la unidad climática de ABC News. En un tuit, escribí: “No he visto ni un solo medio de comunicación importante mencionar nada de esto”, en referencia al pronóstico de la NOAA sobre la disminución de la frecuencia y aumento de la intensidad de los huracanes.

Zee respondió: “¡La Tenemos!. Baja la frecuencia global de los ciclones, los estudios muestran que necesita la diferencia entre el frío y el calor a medida que sube, y todo el calentamiento, por lo que comienzan menos ciclones (ciclón es un término general para huracán/tifón), SIN EMBARGO, una vez que comienzan, hay más posibilidades de que comiencen rápidamente intensificándose con aguas oceánicas más cálidas”.

Le respondí: "Ginger, ¿Cómo justificas el titular de ABC dada la declaración explícita de la NOAA de que "los datos en esta etapa no brindan evidencia convincente de un aumento sustancial a escala de siglo inducido por el calentamiento del efecto invernadero en... la proporción de huracanes que se convierten en huracanes mayores"? 

Ella respondió: “Ese artículo hace referencia a este estudio de Noaa: https://gfdl.noaa.gov/global-warming-and-hurricanes/… ,  @KentonGewecke  y  @RobMarciano cubrieron este fin de semana en GMA… También somos conscientes de la confianza en relación con CC.”

Le respondí: “Gracias, Ginger, pero eso no responde a mi pregunta. ¿Crees que el titular de ABC, que implica que los huracanes *se* están intensificando, es correcto, dada la insistencia de NOAA de que no se pueden hacer tales afirmaciones?

Ella no respondió. Sin embargo, Zee aclaró que ella y sus colegas Kenton Gewecke y Rob Marciano conocían la página web de la NOAA que advierte que no hay evidencia de un aumento en la frecuencia o intensidad de los huracanes.

La forma en que respondió después de eso pareció indicar gran parte de la cobertura de los medios, que es alejarse de los hechos fríos y duros y presentar especulaciones e hipótesis como ciertasY, de hecho, cuando uno lee la cobertura de los medios sobre el cambio climático, a menudo encuentra que los reporteros enfatizan que no pueden atribuir completamente ningún huracán al cambio climático, solo que "el cambio climático hace que tales eventos sean más probables".

Pero tales declaraciones son una evasión. La razón por la que no podemos atribuir las tendencias de los huracanes al cambio climático es que desde que se comenzaron a mantener registros confiables, los datos indican que los huracanes no están aumentando ni en frecuencia ni en intensidad, punto finalSugerir que “el cambio climático hace que los huracanes más fuertes sean más probables o frecuentes” indebidamente induce a error a los oyentes y lectores a creer que los huracanes son cada vez más probables o frecuentes.  

Como tales, está claro que los reporteros buscan convencer deliberadamente a sus lectores y oyentes de la falsa impresión de que los huracanes son cada vez más frecuentes e intensos. Muchos reporteros lo hacen de manera sutil, como Zee de ABC, mientras que otros son más directos al respecto, como Williams de Financial Times.

Además, estos “errores” están ocurriendo dentro de un contexto más amplio de exclusión de información relevante, incluyendo lo que considero los tres hallazgos más importantes sobre la relación entre el cambio climático y los desastres:

1. las muertes por desastres naturales han disminuido drásticamente durante muchas décadas;

2. los costos de los desastres naturales también han disminuido como proporción de nuestra exposición;

3. la frecuencia de los desastres naturales está disminuyendo este siglo.

La guerra de los alarmistas climáticos contra los científicos

La prueba final de que los periodistas son conscientes del hecho de que los huracanes no se están volviendo ni más frecuentes ni más intensos proviene de la feroz guerra librada contra el científico más importante y franco en el campo, Roger Pielke, Jr.

En 2018, John Podesta (izquierda) y su Center for American Progress lanzaron una campaña de difamación contra el destacado investigador climático y de huracanes Roger Pielke, Jr. (derecha)

El científico de la Universidad de Colorado, Pielke, Jr., a fines de la década de 1990, inventó literalmente el método de "normalizar" el costo de los huracanes para tener en cuenta el aumento de la población, los edificios y la riqueza como factores capaces de explicar  todo  el aumento del costo de los huracanes, lo que significó que él y sus colegas descubrieron que no había evidencia de que el cambio climático fuera hasta ahora detectable en los crecientes costos de los desastres causados ​​por huracanes.

Pielke, Jr. ha sido durante un cuarto de siglo un fuerte defensor de la acción enérgica contra el cambio climático. Pero debido a que su trabajo científico sobre los huracanes socava el actual alarmismo climático, los activistas progresistas y los demócratas en el Congreso y la Casa Blanca lo han vilipendiado. En 2008, el Centro para el Progreso Estadounidense, dirigido por John Podesta, exjefe de personal de Bill Clinton y presidente de campaña de la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016, se unió a una serie de ataques sorprendentemente crueles y personales contra Pielke, incluida la afirmación falsa de que él fue financiado por los intereses de los combustibles fósiles.

Todos estos esfuerzos estaban claramente destinados a desacreditar a Pielke, Jr., ante los periodistas. Desencadenaron una enorme cantidad de cobertura mediática que culminó en un esfuerzo de CAP en 2014 para que Pielke, Jr. fuera despedido como columnista del sitio web de Nate Silver, fivethirtyeight.com, después de que publicara un artículo de Pielke, Jr. que resumía la ciencia que no mostraba aumento en la frecuencia o intensidad de los huracanes.

Pielke, Jr. luego escribió sobre la experiencia de ser censurado por fivethirtyeight.com en The Wall Street Journal  en 2016. Escribí sobre los ataques en Apocalypse Never, en un artículo viral que escribí al presentar el libro, y nuevamente la semana pasada. Todos los editores, productores o reporteros sénior que trabajan en un importante medio de comunicación conocen el debate sobre el trabajo de Pielke, Jr. y la base de hechos detrás de él.

Roger ha respondido a estos ataques, que han socavado su carrera profesional e intimidado a sus compañeros, muchos de los cuales se comportaron con la cobardía propia de los académicos de hoy, con gracia y dignidad. Roger es un modelo de valentía en la vida pública. Puede apoyarlo tomándose un momento ahora para suscribirse a su excelente Substack de lectura obligada.

Le pregunté a Roger si pensaba que la mayoría de los reporteros sabían que los huracanes no están aumentando en frecuencia e intensidad, y estaban eligiendo presentar información destinada a dar a los lectores la impresión opuesta. Señaló los gráficos que no muestran cambios, e incluso una ligera disminución, en los huracanes que tocan tierra y en los grandes huracanes.

Deberíamos preguntarnos por qué los datos de estos gráficos nunca han aparecido en los principales medios de comunicación, dijo. Los periodistas deben entender que al tratar las cosas con claridad con sus lectores y el público, se gana más confianza en su trabajo y en la ciencia del clima en general. Las personas no son tontas y no serán engañadas por mucho tiempo. La buena ciencia siempre gana al final, incluso si toma un poco de tiempo”.

Una cosa es que un periodista acuse a sus colegas periodistas de hacer algo mal y otra muy distinta es acusarlos de engañar deliberadamente al público. Lo primero es comprensible y perdonable. Todos cometemos errores. Pero engañar deliberadamente al público es una violación del deber del periodista de informar con precisión los hechos básicos. Acusar a un periodista de engañar deliberadamente al público es acusarlo de mentir. Reconozco que es un cargo muy serio.

Pero es hora de decir lo obvio. Los medios están engañando consciente y deliberadamente al público sobre la relación entre el cambio climático y los huracanes. Eso significa que están mintiendoLos principales reporteros de noticias y sus editores en The Financial Times, New York Times, el Washington Post, ABC News y otros medios saben perfectamente que los huracanes no están aumentando ni en frecuencia ni en intensidad y han decidido engañar a los lectores y televidentes haciéndoles creer que sucede lo opuesto.

Es hora de que eso cambie.

Comentar este post