Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Dos semanas para aplanar el mundo

Publicado en por Skiper

Dos semanas para aplanar el mundo

Fuente: https://off-guardian.org/2022/03/25/two-weeks-to-flatten-the-world/

Traducción y corrección de la traducción: Skiper

"Todo esto es una digresión. El verdadero poder, el poder por el que tenemos que luchar día y noche, no es el poder sobre las cosas, sino sobre los hombres. ¿Cómo un hombre hace valer su poder sobre otro?... Haciéndolo sufrir. La obediencia no es suficiente. A menos que él esté sufriendo, ¿Cómo puedes estar seguro de que está obedeciendo tu voluntad y no la suya?. El poder está en infligir dolor y humillación. El poder está en desgarrar las mentes humanas y unirlas de nuevo en nuevas formas de tu propia elección. ¿Empiezas a ver, entonces, qué tipo de mundo estamos creando?. — George Orwell, "1984"

"Nos convertimos en esclavos en el momento en que entregamos las llaves de la definición de la realidad por completo a otra persona, ya sea es un negocio, una teoría económica, un partido político, la Casa Blanca, News World o CNN". — B.W. Powe


El COVID-19 ha desaparecido mágicamente

Después de más de dos años de bombardeo continuo con "noticias" de Covid, no ha habido ninguna en los titulares principales durante más de una semana. Los medios dan y los medios quitan.

A través del borrado inmaculado de la 'Crisis de Covid', los responsables de estos daños están tratando de hacernos olvidar lo que nos hicieron a nosotros, a nuestras familias y el daño permanente que causaron a la sociedad. Piense en cómo era la vida hace dos años e imagine si alguien le dijera que una "emergencia de salud" requeriría tomar medidas enérgicas contra toda la vida social y económica.

Sorprendentemente, las órdenes de salud pública pasaron rápidamente de "aplanar la curva" y "ralentizar la propagación" a la contención, supresión, rastreo de contactos, aislamiento social, cuarentena, cubiertas faciales, arresto domiciliario de facto, también conocido como "encierros" (una prisión/campo de esclavos plazo) e inyecciones experimentales obligatorias.

Con el fin de "mantenernos a salvo", las políticas gubernamentales pasaron de instrucciones inocuas a decretos draconianos como: la limitación del derecho a realizar transacciones económicas básicas; la limitación del derecho a la libertad de circulación; limitaciones al derecho a practicar la religión; la suspensión del derecho a la educación; la negación del derecho a la subsistencia; la supresión del derecho a recibir o rechazar atención médica; la suspensión de reuniones públicas; suspensión de jurados; supresión del derecho a la libertad de expresión; negación del derecho de reunión; y mucho más se convirtió en los nuevos principios operativos de "The Covid World".

La institución de un estado policial de bioseguridad nació según las autoridades de salud y otros del poder de poner en cuarentena a alguien considerado "infectado" o simplemente haber estado en contacto con un supuesto "caso". Para hacer que esto pareciera necesario y aceptable, se implementó un asalto psicológico intensivo de espectro completo a nuestra sensibilidad. El Covid-19 fue promocionado como la 'Nueva Muerte Negra'.

Nos dijeron 'las personas que nos parecen importantes' morirán a millones, que el planeta entero está en peligro, que se requiere una respuesta global y todos deben ponerse en línea con el programa mientras los 'héroes' y los 'expertos' se hacen cargo de este nuevo mundo y la guerra global para mantenernos a salvo.

Los eslóganes ilógicos diseñados para hipnotizar al público en un estado mental maleable se repetían sin descanso una y otra vez en todos los medios de comunicación, en prácticamente todas las instituciones sociales y se pegaban en todos los ámbitos de la esfera pública.

"Aplanar la curva", "La nueva normalidad", "Distancia social" y "Sigue a la ciencia" se convirtieron en los lemas de Covid de la nación. Los megáfonos de los medios de comunicación implacablemente hicieron estallar el doble discurso en la psique pública. Los oxímorones y los eufemismos dominaron los contornos de todos y cada uno de los discursos "relacionados con Covid".

Tales manipulaciones lingüísticas fueron fácilmente absorbidas y adoptadas sin problemas por gran parte del público y se convirtieron en la fraseología de doble pensamiento de la era Covid. Los mantras de la Era Covid fueron seguidos por una flota de 'regulaciones', 'consejos' y 'directrices' arbitrarias y psicológicamente desorientadoras que se implementaron rápidamente, se aplicaron selectivamente y posteriormente se cambiaron. Nadie se salvó.

Los niños sufrieron ataques psicológicos sostenidos, fueron tildados de 'súper propagadores', y se les dijo que se mantuvieran alejados de los abuelos para que no "mataran a la abuela".

Operando en una niebla de trauma psicológico, todos se movieron a través de un mundo desprovisto de sonrisas y risas donde las caras estaban ocultas por mascarillas y cubiertas con ropa.

Este aluvión de manipulaciones brutales fue diseñado para condicionarnos a aceptar las imposiciones tiránicas de "La nueva normalidad". El coste emocional, debido al alarmismo Covid y la histeria de los medios, hizo que la ciudadanía se domesticara mentalmente como prisioneros institucionalizados que vendrían suplicando "una salida".

La salida predestinada y única "permitida" de esta pesadilla viral exigió que la sociedad abrazara la "cura" mágica de la inoculación "milagrosa". Un milagro médico que prometía ser tan efectivo que sería necesario año tras año tras año.

Cuando no se abrazara, se haría cumplir.

Una de las características sorprendentes de la guerra relámpago mediática en torno a la "pandemia" del Covid -o, para ser más precisos, la información sobre la "pandemia"- es cómo se parecía tan fácilmente a la "Guerra contra el terrorismo" o, de hecho, a cualquier guerra, cuando es considerada puramente en términos de su efectos.

El uso de mascarillas se convirtió en un deber patriótico. El "teatro de seguridad" se convirtió en una característica de la vida cotidiana. La gran carnicería de las políticas Covid se deshizo mágicamente y se le etiquetó como "daños colaterales".

Perdidos en el sonido y la furia de este bombardeo mediático estaban la evidencia, la observación y la medición, los tres pilares clave de la ciencia. Estos fueron reemplazados por pronósticos ficticios, estimaciones generadas por computadoras u otras 'métricas científicas' que no debían ser cuestionadas, ya que los hospitales serían desbordados, las funerarias se derramarían en las calles y los crematorios se quedarían sin combustible para deshacerse de todos los cuerpos...

Incluso cuando la observación directa y los datos científicos reales demostraron que nada de esto era cierto, el aparato de salud pública y el gigante de los medios de comunicación aseguraron que el público no estuviera expuesto a tales herejías.

Una cortina digital de censura masiva al estilo macartista descendió sobre este "Brave New World" de histeria y sin hechos.

Ninguna cantidad de evidencias pudo frenar la máquina de propaganda que permaneció a toda marcha escupiendo un torrente incesante de eslóganes mojigatos y recuentos de muertes exagerados.

El efecto buscado fue un pánico generalizado, que resultó en una psicosis colectiva que anuló todo pensamiento.
"¡No tenemos tiempo!"

"¡Debemos actuar ahora!"

"¡Escucha a los "expertos"!

"¡Sigue la ciencia!"

"¡No tenemos el "lujo" del pensamiento crítico!"

Y el más importante:

"Todos los que cuestionan la narrativa 'oficial' deben ser condenados".


En pocas palabras, el Covid-19 no fue un evento epidemiológico, fue una operación psicológica. Dos años más tarde, mientras los burócratas y los políticos eliminan las restricciones Covid para sofocar el creciente malestar de la ciudadanía, podemos estar seguros de que insistirán en retener el "derecho" de volver a imponerlas a voluntad.

Mientras "nuevas variantes acechen a la vuelta de la esquina", los burócratas de la salud pública y los especuladores de la pandemia pueden inventar la próxima "emergencia sanitaria" para imponer más cierres por cualquier "evento viral" que se adapte convenientemente a sus objetivos políticos y financieros.

Si bien la propaganda Covid se ha desvanecido, es imperativo que mantengamos la montaña de mentiras bajo escrutinio y sigamos revelando la corrupción masiva que define la "Era de Covid". Este es el único camino hacia la justicia y es necesario para defenderse de futuros episodios de histeria "pandémica".

En última instancia, no puede haber un debate exhaustivo y una comprensión completa de las devastadoras consecuencias de las políticas de la 'Crisis de Covid' sin un análisis histórico y actualizado del papel de la industria médica en impulsar las agendas socioeconómicas y políticas que benefician solo a las élites gobernantes.

Es vital comprender que la industria de la salud pública ahora está directamente vinculada a los mercados globales y opera en función de las demandas de esos conglomerados financieros. Las pandemias fabricadas son ahora enormes oportunidades de inversión que aumentan la riqueza de los multimillonarios y consolidan aún más su poder.

También es necesario reconocer que el objetivo principal de la industria médica ya no es el "arte de curar", sino que ahora es un instrumento financiero que beneficia a los inversores. 'Nosotros, el pueblo' también debemos reconocer que la industria médica ahora se ha armado completamente como un sistema punitivo diseñado para procesar, deshumanizar y controlar a cada persona dentro del sistema. Ante nuestros propios ojos, hemos visto de cerca cómo la mera existencia biológica es criminalizada por ese sistema.

El acto mágico de la desaparición del Covid de la vista de los medios de comunicación y la percepción pública no se debe a ningún milagro médico o a la trayectoria natural de un virus que pierde su potencia. Este truco de magia fue realizado por aquellos que fabricaron esta realidad y cometieron innumerables crímenes, ahora coordinados todos en un intento de escabullirse por la puerta de atrás, evitar una mayor investigación pública y escapar de cualquier consecuencia legal.

Aunque la historia del virus casi ha terminado, la hechicería que lo creó no ha sido exorcizada.

El mensaje urgente que debemos tomar de estos últimos dos años es que estamos bajo una guerra psicológica sostenida y lo hemos estado durante bastante tiempo.

Realmente no habremos ganado hasta que se establezca universalmente que la Libertad Médica no es un producto negociable controlado por burócratas estatales, oportunistas políticos o el cartel médico.

Nada se ha ganado hasta que la ideología de que el estado controla nuestra autonomía corporal haya sido completamente repudiada.

Esta historia no terminará hasta que las personas e instituciones que engañaron al público y censuraron y persiguieron las voces disidentes en los últimos dos años rindan cuentas públicamente.

Esta lucha no ha terminado.


Michael Bryant es un periodista/activista e investigador independiente que actualmente se enfoca principalmente en temas relacionados con la libertad de la salud. Su trabajo ha aparecido en HealthFreedomDefense.org

Comentar este post